Carta a un recién licenciado en Psicología

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

No nos conocemos, pero sé que acabas de terminar tu carrera de Psicología, o tu máster, y estás pensando en ejercer tu profesión en clínica.

Piensas que es sencillo y que tienes en tu poder todas las herramientas para ayudar a mucha gente. Y no te faltan aptitudes, pero es necesario que antes seas consciente de algunas cosas que no te han contado durante tu etapa formativa.

Esta es la carta que a mí me hubiera gustado recibir cuando comencé a trabajar en terapia de duelo. Me hubiera gustado que alguien me hablase claramente de la realidad de este tipo de terapia, lo que no se dice en los cursos y las dificultades con las que me iba a encontrar, pero también de lo bonito que iba a ser.

Recomendaciones para ejercer la psicología clínica

-No gastes toda tu energía al principio, esta profesión es más una carrera de fondo que una maratón.

Ve aceptando casos poco a poco. No te fuerces ni te presiones: si te sientes incómodo o cansado haciendo terapia, tus pacientes lo notarán.

Rodéate de un equipo que pueda apoyarte y con quien puedas desahogarte.

-Combina tu trabajo con una formación contínua. Esto te dará soltura y te ayudará a incorporar nuevas herramientas a tus intervenciones. Las formaciones son un lugar estupendo para entablar contacto con personas de tu mismo sector y trabajar en red.

-Supervísate, al menos al principio. Poder contrastar con otro profesional el enfoque que le estás dando a una intervención concreta puede hacerte sentir mucho más seguro.

-No tengas miedo de no tener todas las claves de una intervención. Los profesionales con experiencia también tenemos dudas, trabajamos con la hipótesis más probable.

-Confía mucho en el potencial del ser humano. Los profesionales no somos imprescindibles, establecer un vínculo con el paciente es la mitad de la terapia o quizás más.

-Llena tu vida de cosas que te alimenten y que puedan contrarrestar el desgaste que a menudo conlleva la terapia. Acompañamos a las personas en un momento difícil de sus vidas y eso impacta. Continue reading

¿Puede ayudarnos a superar el duelo conocer la teoría de este proceso?

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

A lo largo de mi trayectoria profesional, a menudo mis pacientes me han comentado que tengo ventaja porque el hecho conocer el proceso de duelo me puede beneficiar, en el sentido de que sería algo así como tratarme a mí misma. Existe incluso bibliografía que aborda este tema: si conocer las teorías del duelo o las características del proceso puede ayudarnos a manejar o gestionar el dolor.

Si esta pregunta pudiera responderse con un simple «Sí» o «No», la respuesta más fácil sería que sí. Obviamente conocer las teorías del duelo ayuda, estar trabajando todo el día en contacto con este proceso te pone sobre aviso.

De hecho, una parte importante de la terapia tiene que ver con la psicoeducación en duelo, es decir: ofrecer una breve explicación acerca de cómo funciona el duelo y cómo resolverlo. Con respecto a eso los expertos en duelo llevamos esa parte aprendida, es verdad.

La teoría del duelo frente a las emociones

Ahora bien, el hecho de conocer tan fondo el proceso de duelo puede hacer que éste se quede en un discurso racional, en lo teórico. Saber de duelo no nos exime de sentirlo, igual que ser experto en Oncología no me exime de padecer cáncer.

No somos inmunes al dolor de la pérdida ni conocerlo nos blinda frente al dolor. El conocimiento puede servirnos para legitimar, para normalizar el dolor… pero, si nos quedamos en lo racional o teórico, el proceso puede bloquearse, dado que el duelo tiene un componente más racional y otro emocional.

Dificultades de los profesionales en duelo

A menudo esta situación puede convertirse en una dificultad por los siguientes motivos:

– Un psicólogo experto en duelo que vaya a terapia probablemente reciba lo que podríamos denominar un “tratamiento VIP”. En estos tratamientos, el profesional que le atiende tal vez lo haga dando por supuesto muchas cosas, algo así como “tú de esto ya sabes”. Eso impide que lo vea como a un paciente real. Las sesiones se acortan en el tiempo tratando de hacerle un favor y que le cueste menos dinero.

– A veces puede ocurrir que el profesional que está tratando a otro profesional se sienta juzgado o evaluado, cayendo en pensamientos del tipo: “Puede darse cuenta de que no sé tanto como él”. Hay casos en lo que esto deja de ser una preocupación en abstracto y se convierte en un problema real, dado que el experto que requiere ayuda cuestiona y trata de participar en el tratamiento que va a recibir.

– Por otro lado -y aunque no debería ser así- puede suceder que en el transcurso de la terapia aparezcan temas delicados. Ante la posibilidad de sentirse juzgado, lo más probable es que el paciente -profesional que pide ayuda- omita informaciones relevantes o trate de aparentar estar mejor de lo que está, para no dar la impresión de que no está capacitado para atender pacientes por si esa esa idea se extiende y pierde clientes.

Bloqueo del duelo pese a conocer la teoría

De todo lo anterior puede deducirse que un experto en duelo no está blindado en ningún caso frente al dolor que produce la pérdida, toda vez que es un ser humano. Conocer las teorías del duelo puede ayudarle a comprender lo que le está sucediendo, pero no tanto a resolverlo, dado que puede limitar su acceso a una terapia profunda y prolongada durante el tiempo que sea necesario.

El hecho de esforzarse mucho en hacer “bien” el proceso puede también bloquearlo, dado que es un proceso espontáneo que fluye y ese esfuerzo especial dinamita la espontaneidad del duelo. Todo esto será así en caso de que nos encontremos ante un duelo complicado. También puede ocurrir que el psicólogo atraviese uno sano y no requiera de ningún tipo de intervención psicológica ni médica.

Estas claves pretenden servir de orientación a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido o intentan ayudar a una persona doliente de su entorno. Para saber más o para solicitar ayuda psicológica gratuita, no dudes en consultar nuestra página web:

   www. fundacionmlc.org

Superar el duelo: Qué hacer si mi pareja no me entiende (I)

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

Muchos de los pacientes que asisten a nuestras terapias de duelo están casados o tienen pareja. Por eso, en ocasiones una parte de la terapia consiste en analizar cómo se ve afectada la relación entre ellos durante el duelo.

El proceso de duelo puede generar más unión entre los dos o puede conducir a un distanciamiento. La forma que tiene cada uno de afrontar la pérdida marcará la tendencia dentro de la pareja. A menudo hemos dicho que este proceso, en líneas muy generales, tiene que ver con la satisfacción de necesidades: necesidades que están íntimamente relacionadas con el duelo y el dolor.

Al final nos encontramos ante un proceso que fluye si le damos lo que necesita y se estanca si no se lo damos. La dificultad estriba en ese punto: en identificar qué es lo que necesita cada uno.

Cómo identificar las necesidades durante el duelo

Si tomamos como ejemplo la teoría del psicólogo Abraham Maslow, una persona puede tener necesidades fisiológicas, o necesidad de seguridad, de afecto… y, a medida que esas necesidades se van satisfaciendo, la necesidad que estaba en primer plano desaparece y aparece otra, generándose un flujo continuo que termina cuando finaliza el proceso.

También podemos identificar las necesidades de una manera más concreta, en relación a lo cotidiano. Las necesidades de cada persona son siempre distintas porque no existe un duelo igual a otro, de modo que tampoco hay necesidades iguales. Hay personas que necesitan estar acompañadas y otras que necesitan ratos para estar a solas. Hay a quien le viene bien hacer ejercicio o quien prefiere dedicar su tiempo a ayudar a otros, para no pensar en lo que le ocurre. Continue reading

Cuando las recomendaciones médicas bloquean el duelo

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

A menudo escuchamos que, en materia de salud, trabajar en red es lo mejor, que los fenómenos son multicausales y, por tanto, la resolución de los problemas debe permitir la entrada de distintos especialistas. Esto quiere decir que habitualmente encontramos que la realidad es poliédrica, compleja y que cualquier problema que pueda traernos un paciente a la consulta tiene más de una causa.

Por eso, lo ideal es que en un caso médico pueda intervenir más de un profesional, con distintas visiones del problema y distintos enfoques que permitan abordarlo de una manera holística. Esto es lo ideal, aunque a veces en el día a día tropezamos con dificultades para trabajar en red.

El duelo en Atención Primaria

Hay casos clínicos que pertenecen claramente a una especialidad, por ejemplo: en caso de sordera acudiremos al otorrino y en caso de psoriasis, al dermatólogo. Pero hay otros menos claros, como ocurre con el duelo. En estos casos es habitual encontrar síntomas físicos relacionados con el proceso de adaptación a la pérdida.

A menudo esos síntomas físicos son la expresión de un dolor emocional y lo emocional interfiere en lo físico, por lo que se hace un abordaje integral: un médico de cabecera controla los síntomas y un psicólogo se ocupa de la parte emocional o psicológica.

Habitualmente tanto uno como otro profesional estarán alineados en sus consejos y prescripciones, pero puede suceder que alguna de las recomendaciones vaya en contra de las prescripciones del otro profesional. Para explicarme mejor expondré un caso propio visto en consulta. Continue reading

La filosofía del acompañamiento en duelo

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

El duelo es un proceso natural de la vida. Cuando fallece alguien a quien amamos, nuestro corazón se duele y se abre este camino de dolor y amor, de aceptación y rebeldía, de miedo y crecimiento.

Cuando nos sentamos frente a alguien que atraviesa un proceso de duelo, estamos ante una persona que está recorriendo un proceso natural que está hecho de mucha sensibilidad, que mezcla la vida y la muerte. Como profesionales, necesitamos una especie de médula espinal hecha de teoría y técnica que nos dé la solidez y el conocimiento. Pero no sólo necesitamos esa médula espinal que sea el eje de una espalda fuerte, también necesitamos un corazón abierto a toda esa sensibilidad y complejidad que abarca el duelo.

Esta frase de Jung siempre me ronda por la mente cuando pienso en la interacción terapeuta-cliente: ”Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas un alma humana”. Creo que no hay mejor guía que esta frase para todo profesional de la salud que trabaje con personas en duelo.

La relación entre terapeuta y doliente

Con esta mirada hacia la intervención y la interacción que se da entre el terapeuta y el cliente, no se trata tanto de un protocolo a seguir con una persona que demanda ayuda para su proceso de duelo, sino más bien de acompañar: ésta es la actitud que mejor se ajusta a lo que requiere el duelo. Este acompañamiento es una actitud y una filosofía, no es una técnica.

Esto implica que el terapeuta no sólo está atento a la otra persona, sino también a sí mismo: por un lado, por el trabajo personal que implica el adoptar esta forma de trabajar; por otro, porque estar presente a lo que en uno pasa en el momento de la terapia -bien como experiencia propia, donde algo de nosotros mismos se revela, bien porque eso que estamos sintiendo es parte de la experiencia que se está dando en el aquí y ahora con el doliente- y, por tanto, poder escucharlo y transformarlo en palabras, aporta luz en el camino. Continue reading

Cuidando al cuidador profesional: La fatiga compasiva (II)

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

Estoy convencida de que la mejor herramienta que tenemos como cuidadores profesionales somos nosotros mismos, es decir: toda la formación, las horas de estudio, las lecturas… están al servicio de nuestra persona. La formación más importante es la mía propia, la que conlleva madurez, crecimiento y solidez.

Si yo estoy “afinada”, las herramientas que utilizo funcionan mejor porque las aplico mejor, con mayor congruencia, más ajustadamente, en el momento más adecuado y de manera más flexible y apropiada. No sólo eso, hay algo más importante: es mi presencia.

Presencia y escucha en duelo

Cuando estoy en presencia (presente, conectada, alineada, centrada) estoy en mi centro y puedo escuchar y aludir al centro del otro. Estoy más en silencio interno, no hay tanto ruido (ni el crítico interno me genera inseguridad, ni el terapeuta interno me mete prisa por ver cambios y, si lo hacen, puedo darles un espacio y acogerlos) por lo que puedo escuchar en mayor profundidad, captando con mayor amplitud y con confianza. Desde ahí puedo estar sobre todo en la interacción del momento, en el presente.

Pero estar así requiere autocuidado y cultivo constante, compromiso conmigo. Evidentemente el llamamiento que hacemos es al autocuidado y parece que a algo más… ¿Qué significa cuidarnos? Parece que a veces esta tarea es especialmente difícil para los cuidadores profesionales. Continue reading

¿Puede el duelo hacerme más vulnerable a la enfermedad?

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

A muchas de las personas que asisten a nuestros grupos de terapia de duelo les preocupa cómo puede afectar este proceso a su salud. Se trata de una de las preguntas más repetidas en nuestra consulta: ¿Puedo enfermar a causa del duelo por la muerte de un ser querido? Resulta complicado dar una única respuesta a una pregunta tan compleja. Pero sí que podemos poner sobre la mesa algunas reflexiones generales.

Tras la pérdida de un ser querido, se ha registrado que entre los dolientes se produce un aumento de hasta un 80% en las consultas al médico de Atención Primaria. Esto se explica en parte porque el fallecimiento de un ser querido pone de manifiesto que la muerte es algo que puede suceder en cualquier momento y no algo que sólo suceda a los imprudentes o a quienes no se cuidan.

El duelo y el miedo a la muerte

La muerte está presente desde el instante en que nacemos y es universal, nos afecta a todos. Tomar conciencia de esto puede desencadenar un miedo que hace que el doliente reinterprete en clave de enfermedad algunas sensaciones o síntomas que antes hubiera considerado normales. Así, las visitas al médico van dirigidas a descartar alguna posible dolencia y, sobre todo, ponen de manifiesto el miedo del doliente a morir o a que le ocurra algo grave.

Si el médico no atiende ese miedo que subyace al fondo, puede suceder que el doliente entre en un bucle cada vez más intenso de comprobaciones. A veces ocurre que la persona siente que tiene los mismos síntomas que el ser querido que murió. En este momento vital el doliente es más vulnerable a presentar síntomas de hipocondría. Continue reading

El miedo en el duelo

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

El miedo es una emoción que está muy presente durante el proceso de duelo, sin embargo, no se la suele esperar. Vivir el fallecimiento de una persona a la que queremos nos enfrenta no sólo a un camino emocionalmente duro de elaboración y aceptación, sino también al hecho de experimentar en primera persona de la inevitabilidad de la muerte, la enfermedad, la pérdida repentina o la alteración del aparente orden lógico de la vida.

Muchos de nuestros esquemas mentales y vitales son confrontados, por eso es común sentir miedo durante ese proceso de adaptación y aceptación. Cuando nos enfrentamos a estas verdades en mayúsculas, nuestro interior tiembla y se abren viejas heridas de inseguridad, de falta de control, de falta de capacidad. En ocasiones también abre un espacio de vacío, de sensación de falta de rumbo interno o de sentirse perdidos.

El bloqueo en el duelo

Durante un proceso de crisis, dificultad y dolor como es el duelo, en el que el doliente se siente vulnerable y frágil, es muy normal que junto a esa sensación de vulnerabilidad y fragilidad aparezca miedo. Parece como si nos sintiéramos pequeños frente a la vida y sus retos. El miedo es una emoción poderosa, que tiende a inundar y arrollar, y que casi siempre paraliza.

Del miedo surgen automensajes a través de los cuales nos generamos más miedos (“Esto nunca se me va a pasar”, “Sólo me ocurren cosas malas”), y parece que entramos en un círculo del miedo del que surge más temor, más sensación de vulnerabilidad, la voz del miedo habla cada vez más y más alto. Parece que esa parte de nosotros que está asustada lo abarca todo.

El duelo como proceso de introspección

Existe un componente importante de la experiencia emocional y de la gestión de la misma, que consiste en tomar consciencia. Quizá un gran primer paso sea detectar cómo es mi miedo, cómo me hace sentir, qué automensajes me lanzo desde el propio miedo y cómo me hacen reaccionar y manejarme en el día a día.

El miedo en el proceso de duelo se puede manifestar de muchas maneras, pero estas dos son las más frecuentes:

-El miedo a estar mejor: A menudo viene camuflado con una sensación de culpa. Esa sensación de estar haciendo algo mal por atreverse a dar pasos hacia la vida, para estar mejor, más tranquilo, más seguro. Muchas veces esa culpa que siente el doliente hunde sus raíces en una emoción más profunda y primaria, como es el miedo. De hecho, estas dos emociones suelen ir entrelazadas habitualmente. Continue reading

Recursos para trabajar el duelo en grupo: El camino del duelo

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

Cuando un doliente participa en un grupo de duelo se encuentra con muchos elementos favorecedores, que resultan de gran ayuda en su proceso.

En el grupo, el doliente se siente comprendido, escuchado, es un entorno donde no se enjuicia y en el que puede compartir su experiencia, que al mismo tiempo está siendo vivida también por el resto de los participantes, con las diferentes particularidades de cada caso.

A todos ellos les une una fuerte experiencia común: la pérdida de un ser querido y el dolor que conlleva. El grupo permite ver otras formas de manejar el proceso: existen tantas formas de experimentar el duelo como personas y el hecho de poder compartirlo es de gran riqueza.

Aspectos positivos de los grupos de duelo

Desde una perspectiva profesional, cuando facilitamos grupos, a nosotras siempre nos queda una sensación de haber sido testigos y parte de un encuentro muy especial, casi sagrado. Tenemos la sensación de que lo que se comparte en el grupo de duelo viene de un lugar de mucha intimidad, como es el dolor.

A medida que se van creando los lazos de confianza, compasión, empatía y aceptación necesarios para que el participante sienta que el grupo es un lugar seguro, donde es libre de decir aquello que quizá expresa por primera vez, el doliente se va atreviendo a compartir, a abrir su corazón a sí mismo y a los demás.

El grupo entero va profundizando más y más, como si el proceso fuese una espiral. Elaborar el duelo en grupo conecta con dos fuerzas muy presentes en el ser humano: las del autoconocimiento y la autocomprensión, y las de interrelación e interconexión.

El papel del psicólogo en el grupo de duelo

La función del facilitador del grupo es favorecer que se puedan desarrollar estas dos vías: por un lado atender la parte intraindividual de cada participante, atendiendo a su mundo interno; por otro lado, favorecer la parte relacional, la de interrelación, la de humanidad compartida. Continue reading

El uso del eneagrama en el proceso de duelo (II)

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

El eneagrama es un mapa, pero el mapa no es el territorio, es decir, que el eneagrama es una manera de acercarnos a lo que verdaderamente somos: una guía, una ayuda que nos ofrece una orientación dentro del confuso mundo interno.

Entendemos el duelo como un proceso activo que implica la intención de elaborarlo y atravesarlo. Durante este proceso de transitar el dolor y la ausencia, en el que se desvela la crudeza de la vida, estamos llamados a hacer una revisión, mirar a nuestro interior para buscar ahí qué dirección tomar y cómo hacerlo, así como encontrar también la seguridad para poder afrontar lo que trae el camino.

La introspección en el duelo

La manera que cada uno tiene de elaborar su duelo es totalmente personal y, por lo tanto, implica aprender a escucharnos, a reconocer a ese experto interno que todos tenemos. Esa experiencia de escucha profunda se da en esa zona de vulnerabilidad donde, paradójicamente, también encontramos la fortaleza y la sabiduría. En este punto, cuando hemos decidido emprender esta búsqueda, el mapa que nos ofrece el eneagrama puede resultarnos útil.

El proceso de duelo implica afrontar emociones, situaciones que cierran procesos y nos abren a otros. Implica ir también quitándole capas a la cebolla de nuestro interior. Es decir: ir quitando el velo para encontrarnos con lo nuclear, con lo que verdaderamente necesita ser explorado, expresado, llorado, comprendido, aceptado.

Las claves del eneagrama

El eneagrama de la personalidad se basa en la psicología transpersonal, que entiende que la integración psíquica y la comprensión espiritual no son procesos separados, sino que uno y otro están entrelazados y se necesitan mutuamente. Desde esta mirada transpersonal, el núcleo de la comprensión de la estructura de la personalidad y de lo que va conformando el eneatipo* es que nuestro eneatipo revela los mecanismos por los cuales olvidamos nuestra verdadera naturaleza, nuestra esencia, nos revela el modo en que nos “abandonamos”.

Esto quiere decir que la personalidad va creando capas de protección alrededor de nuestra esencia más auténtica, capas que se van haciendo más rígidas, que nos llevan a automatismos y con las que nos vamos identificando, olvidando que somos mucho más que tendencias de carácter, inseguridades, miedos, etc.

Comprender entonces nuestro tipo de personalidad y su dinámica es una manera de acceder a todas estas capas de cebolla. Estas se mantienen en el plano más inconsciente hasta que ponemos luz en ellas. Acceder a nuestras heridas y nuestros mecanismos de compensación es el camino para poder transformarlos.

Los automatismos que revela el eneagrama

Cada tipo de personalidad tiene un miedo básico -del que huimos y que explica la gama de reacciones de nuestra personalidad- y un deseo básico -que buscamos desesperadamente, a veces de manera equivocada y exagerada, si no somos conscientes de ello-. Alrededor de ellos crecen esas capas de cebolla que constituyen nuestra personalidad. En realidad, nuestra personalidad es una forma de proteger lo que en el fondo sentimos vulnerable, frágil y muy valioso. Es una protección que es el resultado de una búsqueda por sobrevivir.

Para trabajar todo este material que nos muestra el eneagrama y que puede ayudarnos a transitar en profundidad por el proceso de duelo, necesitamos hacerlo con comprensión y compasión hacia nosotros mismos. Sería una tortura acercarnos a toda esta intimidad con una mirada juiciosa, crítica o analítica. Por lo tanto, el eneagrama es un camino que necesita de autocuidado, amor a uno mismo y respeto. Los grandes cambios vienen desde ahí, no desde la lucha o la confrontación.

Partiendo de esa base, de la luz que puede aportar el eneagrama y de la disposición necesaria para emprender este proceso, el camino se va marcando. Es un camino no exento de dolor, pero sí con más luz. El primer paso es empezar a desaprender y abrirnos a escuchar el corazón y nuestro cuerpo, observándonos y estando presentes en nosotros mismos.

Estas claves pretenden servir de orientación a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido o intentan ayudar a una persona doliente de su entorno. Para saber más o para solicitar ayuda psicológica gratuita, no dudes en consultar nuestra página web:

   www. fundacionmlc.org


*Eneatipo: Cada uno de los perfiles básicos de la personalidad que describe el eneagrama.