Qué ocurre cuando el duelo infantil tarda en manifestarse

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

Una cuestión que comento a menudo a los padres cuando me consultan sobre el duelo infantil es que éste es como un boomerang: que lo lanzas y no sabes cuándo va a volver. Si tiene que salir, sale, pero no necesariamente en el momento, sino cuando puede salir.

En ocasiones hay muertes que hacen que el niño o el adolescente no reaccione.

A veces el menor no es ni consciente del proceso que se inicia y otras tiene tantas demandas o hay tantas limitaciones en ese momento que no puede vivir el duelo.

Situaciones en las que el duelo infantil no se manifiesta

Continue reading

Explicaciones erróneas que damos a a los niños cuando alguien fallece (II)

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

© Malagón

En un artículo anterior hablábamos de cómo la sobreprotección de los niños frente a las emociones dolorosas por parte de los adultos genera cada vez menos tolerancia a la frustración en los menores, incapaces de hacer frente a situaciones dolorosas o problemáticas a lo largo de su vida.

Hoy seguimos abordando más tipologías de explicaciones erróneas sobre la muerte que, al ser planteadas a los niños, pueden dificultar su duelo en lugar de ayudarles.

Explicaciones sobre la muerte que alejan a los niños de la realidad

  • “Aunque no puedas verle, él te ve siempre”.
  • -“Siempre te va a acompañar hagas lo que hagas”.
  • -“Te quiere mucho y siempre estará cerca de ti”.
  • -“Puedes hablar con él siempre que lo necesites”.
  • -“Es lo mejor, porque ha dejado de sufrir”.

Existen muchos tipos de explicaciones que van en esta línea y que mantienen al niño en la esperanza de un posible reencuentro, o al menos de contacto, con el ser querido que ha muerto.

A la vez, estas explicaciones suelen causar muchísimo miedo a los menores, ya que a menudo no entienden que esta forma de hablar es un modo de apelar al recuerdo del ser querido, lo que suele generarles enfado porque el fallecido no los ve, o bien miedo por la situación.

También puede ocurrir que estas explicaciones contribuyan a dejar de lado a terceras personas que sí están presentes en la vida del niño, para otorgar un lugar principal al fallecido y secundario a aquellos que en realidad sí están y cuidan del menor. Continue reading

Los profesores y el duelo infantil: ¿Qué hacer cuando fallece un alumno?

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

Hace poco nos sorprendíamos con la noticia del fallecimiento de varios menores en España por diversas circunstancias. Aunque es poco habitual, en ocasiones ocurre que los niños son víctimas de accidentes trágicos o de acciones violentas.

En esos momentos, resulta difícil dar una explicación a sus compañeros de clase, que tienen noticia de los sucesos que acaban con la vida de sus amigos sin entender muy bien todas las dimensiones de la muerte y cómo enfrentarse a ella.

En este último mes se ha producido en Madrid la muerte de un menor al que le cayó un árbol accidentalmente, también recibimos la noticia de un niño atropellado mientras estaba de vacaciones, asesinados por alguien muy cercano a su familiaSe trata de situaciones muy desagradables que, si bien no son habituales, exigen explicaciones que se alejan de los razonamientos normales y naturales para tratar la muerte.

Cuando fallece un compañero de clase

En nuestra entidad es habitual que, cuando se produce una situación de este tipo, los orientadores de los centros educativos nos llamen para saber qué hacer con los compañeros de los menores fallecidos. También nos consultan a menudo los padres que niños que tenían una relación cercana con ellos y compartían muchos espacios comunes de juego, ocio y amistad, con el fin de saber cómo abordar el tema de forma adecuada para que más adelante no haya problemas derivados de ese abordaje.

Os dejamos algunas recomendaciones básicas para tratar de abordar estas cuestiones tan complejas y dolorosas en la comunidad educativa. Continue reading

Cómo conseguir que los niños nos pregunten sus dudas sobre el duelo y la muerte

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

Seamos sinceros: los niños y sus preguntas en ocasiones pueden llegar a asustarnos. A determinadas edades se sumergen en una cadena de preguntas infinitas, pero además ocurre que preguntan cosas que nosotros jamás nos hemos planteado y que a ellos les parecen normales. Por eso, cuando vienen con su retahíla de preguntas, nos solemos hacer algo más pequeños que de costumbre y nos ponemos una especie de armadura que se resume en la frase: “A ver por dónde me sale éste”.

Con frecuencia ocurre que, para evitar que los niños nos pongan en esa situación incómoda de la que ya hemos salido escaldados en alguna ocasión anterior, intentamos escurrirnos cual pastilla de jabón mojada y hacemos todo lo posible para transmitirles que no va a haber turno de preguntas.

El problema viene al enfrentarnos a la muerte: antes o después nos va a tocar responder a las preguntas de los niños y, además, es un tema que por desgracia no les deja indiferentes, todo lo contrario: les genera una curiosidad excesiva que, unida al pensamiento mágico, puede formar un cóctel explosivo.

Explicar la muerte a los niños

Hay varias cosas que podemos hacer para que los niños se sientan cómodos y nos pregunten las cosas que temen, les interesan o les preocupan, o bien aquellas relacionadas con un tema doloroso:

1.Mantenerlos siempre informados. Deben sentir que forman parte del proceso de la muerte, de los ritos funerarios, de la unidad familiar… para que vayan familiarizándose con los términos asociados a la muerte y puedan ir comprendiendo las cosas. Continue reading

El duelo infantil: Cuando las explicaciones sobre la muerte se complican

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

Explicar la muerte a los niños es complicado, no lo vamos a negar. Los adultos encontramos muchas dificultades a la hora de escoger las palabras adecuadas y nos bloqueamos pensando que no lo van a entender, que se les va a quedar grande, que vamos a hacerles daño y muchos otros miedos similares.

A veces buscamos explicaciones que basamos en fantasías, o en frases hechas, pensando que los más pequeños de la casa las entenderán. Pero, en su lugar, a menudo nos vemos en serias dificultades que nos llevan a callejones sin salida y que, más que solucionar el problema, lo que hacen es meternos de cabeza en otro mayor.

Comunicar una pérdida a los niños

A continuación exponemos varios ejemplos de conversaciones reales compartidas por nuestros pacientes y que sirven para mostrar qué clase de explicaciones pueden complicar el duelo infantil y dificultar nuestro diálogo con los niños:

  • – Cariño, el abuelito ha subido al cielo.
  • – En serio, ¿cómo ha subido?
  • – Ha subido en ascensor.
  • – Corre, mamá, vamos a subir nosotros también con el abuelo.
  • – No podemos, cielo, el ascensor es sólo de subida.
  • – Ah, bueno, entonces llévame a ver el ascensor en el que ha subido el abuelo.
  • – Cariño, no puedes ver el ascensor.
  • – ¿Por qué?

Este es el momento en el que, o bien le damos otra explicación más veraz al niño, o nos escapamos por la puerta de atrás. Continue reading

Cómo saber si mi hijo está bien tras la muerte de un ser querido

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

En este artículo abordamos el gran miedo, la gran pregunta que los padres nos plantean con mayor frecuencia en las consultas que recibimos.

Tras la pérdida de un ser querido –y, en la mayoría de los casos, cuando el fallecido es uno de los padres-, además del dolor, el progenitor superviviente sufre la angustia por una duda a la que es difícil dar solución y que a veces ocupa el primer plano del dolor que se vive tras la pérdida de un ser querido: “¿Están mis hijos bien? ¿Les pasará algo?”.

El duelo se vive con temor a que el dolor propio haga que el ajeno pase desapercibido. Se duerme con la preocupación de intentar distinguir si los hijos fingen estar bien para no preocupar a nadie o si las emociones que viven son las adecuadas y reales. A menudo se piensa que no se les presta suficiente atención en su duelo, se duda de todo… porque uno de los pilares de la vida ya no está, porque aquel o aquella con quien se compartían esas preocupaciones se ha muerto y ya no va a participar del proyecto educativo de ambos.

Reacciones de los niños durante el duelo

Lo habitual es que al principio todas las reacciones se pueden considerar normales, aunque solemos prestar atención especial a los niños, ya que su mundo está lleno de requerimientos y así, en caso de darse una pena grande, estaremos cerca para proporcionarles la atención necesaria.

Es frecuente que al principio el niño no sepa qué reacciones son normales o cómo debe comportarse, así que es probable que oscilen entre:

  • – Un humor o una tristeza excesivos.
  • – Enfados sin motivo o desproporcionados.
  • – Mucha afectación o comportarse como si no hubiera pasado nada.
  • – Exceso o defecto de actividad.
  • – Gran implicación en las cosas familiares o del hogar, o desentenderse de ellas.
  • – Exceso de responsabilidad o reacciones irresponsables.

Continue reading

Cosas que no hay que decir a los niños en duelo (II)

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

En un artículo anterior os contábamos que, cuando se produce una pérdida en una familia, muchos adultos tienen la tendencia de dar a los niños determinados tipos de mensajes que, en lugar de ayudarles a sobrellevar su duelo, no hacen más que complicarlo.

A continuación os damos algunos mensajes más que también HAY QUE EVITAR a la hora de orientar o consolar a los niños que han sufrido la pérdida de un ser querido.

No hablar del Cielo sin explicar la muerte

Una cosa muy común que se les dice a los niños es el de: «El abuelo está en el cielo« (o papá, mamá, la abuelita, el hermanito…). Con este mensaje englobamos todos los que están en la línea de “está en el cielo”: “Subió al cielo”, “Está en un lugar mejor”, “Se fue de viaje”, etc.

Al darle este tipo de mensajes al niño, lejos de tranquilizarle, le generamos un sinfín de dudas, la primera de ellas si existe la posibilidad de ver al fallecido, si ha subido puede bajar y así cantidad de preguntas que el niño querrá matizar. No es raro que pasen horas mirando el cielo a ver si lo encuentran. O que pregunten si en ese «lugar mejor» hace frío o calor, o si va a ver bien porque no lleva sus gafas…

Hace tiempo una madre nos contó que le había dicho a su hijo que el abuelo había subido al cielo. El niño le respondió que eso era guay, que cómo había subido, y ella le dijo que en ascensor. Así que el niño preguntó que cuándo bajaba y si vendría a la hora de cenar. La madre le dijo que no podía bajar y el niño propuso que fueran al ascensor y subieran ellos. Su madre le dijo que el ascensor era sólo de subida y que ya no se podía bajar, de modo que el niño dijo que al menos quería ver el ascensor. Entonces la madre tuvo que explicarle que el ascensor sólo lo veían las personas que…

A estas alturas os habréis dado cuenta de que la explicación que le dio al niño no sólo no le dejó tranquilo, sino que acrecentó sus dudas y al final obtuvo el resultado idéntico de tener que explicarle a su hijo que el abuelo había muerto, después de haberle mentido.

No comparar dormir con morir

Otra explicación lamentablemente muy extendida es: «Se quedó muy tranquilo dormido y se murió«. Es mejor que evitemos equiparar la muerte al sueño, aunque sea tentador. Nadie se muere por dormir, al menos hasta la fecha, otra cosa es que los lunes estemos muertos de sueño, pero esa es otra cuestión.

Continue reading

Cosas que no hay que decir a los niños en duelo (I)

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

Como dicen las abuelas en su sabiduría popular, más vale prevenir que curar. Por eso, este artículo y su continuación tienen la intención de ayudar a los adultos a evitar algunas actitudes en las que solemos caer a menudo a la hora de orientar o consolar a los niños que han sufrido la pérdida de un ser querido.

Todos los adultos tenemos la necesidad de decir algo a las personas en duelo, especialmente si se trata de niños o adolescentes. Es como si pensásemos que nuestra experiencia o nuestra edad pueden aportar una visión basada en nuestras vivencias que, sí o sí, ayudará a los niños a llevar mejor el duelo.

La experiencia de duelo es única

Sin embargo, hay que tener en cuenta que aunque algunas cosas nos hayan sido útiles en el pasado, lejos de servirles, a los niños puede complicarles la existencia. Las cosas que nos consuelan a nosotros no tienen por qué consolar a los demás.

Por este motivo, hay determinados tipos de mensajes que, en lugar de ayudar a los menores a sobrellevar su duelo, no hacen más que complicarlo. A continuación explicamos algunos de ellos.

No abrumar al menor con responsabilidades que no le corresponden

Ahora tienes que ser fuerte, eres el hombre de la casa, tienes que ser un apoyo para tus hermanos, tienes que dar ejemplo de valentía…” son mensajes que limitan la expresión emocional de los niños y los adolescentes.

Se pone sobre sus hombros la responsabilidad de garantizar el bienestar emocional de su familia y se les obliga a fingir una fortaleza y unas emociones que nada tienen que ver con la valentía y la superación.

Continue reading

Navidades vacías: Cuando los niños han perdido a un ser querido

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

Si hay alguien que disfruta especialmente de las fiestas navideñas son los niños. La Navidad tiene algo mágico y especial que hace que muchos pequeños las esperen con ilusión y cierta ansiedad. Pero las navidades también pueden ser un arma de doble filo para las familias que han perdido a uno de sus miembros y afrontan por primera vez estas fiestas, que muchos consideran “familiares”.

Como es de imaginar, estas fiestas provocan sentimientos de cierta angustia en los adultos que afrontan por primera vez una pérdida significativa, por lo que no es de extrañar que los niños manifiesten reacciones similares.

El duelo infantil en Navidad

A medida que estas fechas se van acercando, es normal que los niños muestren cierto temor por las novedades y cambios que se van a producir, que pueden manifestar de distintas formas:

  • Preguntando repetidamente sobre las tradiciones: De esa forma intentan reafirmar la seguridad en torno a los aspectos inalterables de la Navidad.
  • Diferentes miedos que aparecen ante la ansiedad de enfrentarse a cosas nuevas.
  • Desilusión ante las fiestas y las tradiciones cuando antes se mostraban entusiasmados.
  • Negativa a ver a determinados familiares con los que anteriormente se reunían.
  • Hacer como si no hubiera pasado nada y tratar de mantenerlo todo igual.
  • Mostrar una excesiva ilusión que puede tener como objetivo contagiar ese sentimiento a las personas de su entorno en las que percibe tristeza.

Continue reading

Duelo infantil: Cómo hablar a un niño del hermano que no ha conocido

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

La situación que abordamos en este artículo es más habitual de lo que pensamos, ya sea porque un hijo no ha llegado a nacer y ha fallecido en las últimas semanas de gestación, o bien porque debido a una muerte súbita, o una enfermedad, falleció antes de que naciesen el resto de sus hermanos.

La situación que planteamos es la de unos padres que perdieron a un hijo y luego tuvieron más; de modo que el nuevo hijo, y en ocasiones único, no conoció a su hermano.

Ante estas circunstancias, muchos padres nos preguntan si es mejor ocultar la situación, o expresan su preocupación por no saber hablarle al nuevo hijo sobre la existencia de otro hermano fallecido y poder transmitirle así el recuerdo de un hijo que vivió poco.

Transmitir el recuerdo de un hermano que no está

La realidad es que son hermanos y eso debe saberlo. También tiene que saber que ha habido un hermano que ha fallecido, así que lo ideal es intentar transmitirle un recuerdo de este hermano que no conoció, o que apenas pudo llegar a conocer a causa de su muerte prematura.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el niño superviviente no puede crecer a la sombra del hermano fallecido: no valen las comparaciones, cada hijo es -o ha sido- único y así hay que transmitírselo. No importa lo ideal que fuera el hijo fallecido, esa idea es del adulto y no es bueno para el hijo superviviente tener celos de un hermano muerto o que no ha conocido.

Continue reading