Reflexiones sobre la nueva clasificación diagnóstica del duelo (II)

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

FMLCEn nuestro anterior artículo hablábamos de cómo la nueva edición del  Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-V) retira la exclusión del diagnóstico de depresión en los casos donde la persona está atravesando también un duelo y han pasado menos de dos meses desde el fallecimiento del ser querido, por lo que parece que se abandona el intento de definir y establecer un diagnóstico diferencial con respecto a otras entidades o trastornos.

Lo cierto es que todavía no existen evidencias acerca de cómo va a afectar esta modificación a los criterios diagnósticos de las personas que están en duelo, pero cabe suponer que, si los psiquiatras no van a tener en cuenta que los síntomas depresivos pueden estar motivados por un proceso natural como el duelo, se van a patologizar procesos que son normales.

Esto a su vez va a contribuir a medicalizar procesos que no sólo no requieren medicación, sino que tampoco presentan ninguna mejoría en comparación con otros casos que tan sólo han recibido ayuda terapéutica, según indican los estudios. Y lo que es peor: van a dificultar la resolución de procesos que el ser humano está preparado para superar de forma natural.

Duelo versus depresión

Aunque el clínico  se vuelque menos en la teoría que el teórico puro, la teorización de los trastornos mentales no es un asunto baladí y, de alguna manera, condiciona la intervención de quien hace un trabajo específicamente clínico. Lo ideal sería que teóricos y clínicos pudieran ir de alguna manera de la mano.

En ocasiones nos encontramos en la clínica con personas que vienen derivadas de especialistas con un diagnóstico de depresión severa resistente. Dada la similitud entre los síntomas depresivos y los signos del duelo, cuando identificamos un duelo no resuelto lo tratamos como duelo.

A menudo ocurre que, tras trabajar el duelo, estas personas mejoran y se recuperan. Resulta complicado vencer las resistencias de los pacientes que vienen con un diagnóstico tan claro, por lo que parte del trabajo irá encaminado a fundamentar y justificar la necesidad de trabajar el duelo.

Continue reading

Para qué sirven las teorías sobre el duelo

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

FMLCResulta complicado abordar la práctica clínica del duelo sin tener en cuenta las teorías explicativas sobre el mismo. Esto es así, a pesar de que siempre hacemos hincapié en el hecho de que cada duelo es distinto y único.

A la hora de impartir una terapia, no podemos tomar tan sólo la casuística como referencia, sino que resulta imprescindible tener formación y conocer el duelo a nivel teórico. El hecho de que los pacientes conozcan la teoría del duelo, aunque sea a grandes rasgos, resulta incluso terapéutico.

Las primeras teorías sobre el duelo

Cada teoría sobre el duelo ha aportado luz a un momento puntual. Ninguna es enteramente válida, pero ninguna es enteramente errónea. Los paradigmas del duelo han tratado de hacer comprensibles a los dolientes y a los profesionales una realidad que  era rechazada socialmente y de la que se sabía poco. Guían al doliente a la hora de atravesar el proceso de duelo, aportando datos sobre lo que hace la población media en esa misma situación y tratando de comprender las reacciones del duelo.

Las primeras teorías sobre el duelo, desde Parkes y Lindemann, tuvieron el acierto de ser las primeras en interesarse por esta realidad, y por tratar de arrojar luz sobre la muerte y cómo afecta a los seres más queridos. El inconveniente que tuvieron estas primeras teorías es que estaban basadas sobre todo en entrevistas  a viudas. Por ese motivo, eran sesgadas a un solo género -el femenino- y a atendían a las emociones que generaba la muerte en los supervivientes -en este caso en las viudas-, dejando de lado otras realidades.

Los síntomas “normales” del duelo

Estas primeras teorías describían los distintos momentos o fases que era “normal” atravesar en el duelo, asumiendo que la normalidad era puramente un dato estadístico. Así, si el estudio hubiera estado enmarcado -por ejemplo- en las vivencias de espías rusos o en una catástrofe de dimensiones mundiales, los resultados hubieran sido distintos. En este contexto, la pregunta que subyace es hasta qué punto son generalizables estos resultados a la población en general.

Continue reading

Algunas películas para reflexionar sobre el duelo (II)

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

© DisneyEn artículos anteriores hablábamos de la potencia que tienen las películas que abordan el tema del duelo para ilustrar tanto la formación de profesionales sanitarios, como en el ámbito clínico. Y es que, de algún modo, la ficción dulcifica y crea la distancia necesaria para poder hablar del dolor por la muerte de un ser querido sin afectar demasiado al espectador.

Aunque ya hemos mencionado varias películas de calidad que abordan el duelo, hoy os recomendaremos algunos títulos “imprescindibles” que no pueden faltar en esta lista:

«Up»: Adaptarse a la vida sin el ser querido

Esta película de animación de Disney, en colaboración con Pixar, habla de la relación que se crea entre dos personajes, Russell, un pequeño boy-scout y el señor Friedericksen, un anciano gruñón que ha perdido a su mujer recientemente. «Up» enfoca el duelo desde cuatro ángulos diferentes: el duelo del protagonista por la pérdida de su esposa, el duelo como la pérdida de la maternidad, el duelo por la pérdida de reconocimiento y de prestigio, y el duelo por la pérdida del amor paterno.

El mayor mérito de la película reside en el hecho de ser una obra de animación, así como en los toques de humor que contribuyen a que sea más fácil abordar en profundidad determinadas emociones y momentos vitales que, de otra forma, tal vez hubieran tenido demasiada carga emocional.

«Feliz cumpleaños, amor mío»: Aprender a vivir con la pérdida

Esta película, dirigida por David E. Kelly, narra la historia de un viudo que, dos años después de la muerte de su esposa, sigue “viéndola”. La historia nos ofrece una visión diferente sobre cómo el amor perdura más allá de la muerte y cómo el protagonista aprende a vivir con su pérdida.

Continue reading

Lecturas recomendadas para reflexionar sobre el duelo

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

FMLCResulta reconfortante escuchar vivencias de otras personas que han atravesado experiencias parecidas a las nuestras. Sentirse acompañado en el dolor es una de las potencias de los grupos de terapia de duelo y también es uno de los motivos por los que, en ocasiones, recurrimos a libros que nos acercan al conocimiento o a la experiencia de duelo de los demás.

A menudo, en la lectura de un libro encontramos las palabras que describen lo que no somos capaces de verbalizar, o que nos ayudan a poner claridad y entender el proceso de duelo, gracias a las teorías que exponen los expertos.

En el artículo de hoy proponemos una serie de libros, tanto de experiencias personales de duelo como de teoría sobre el mismo, que pueden servir de ayuda a los dolientes y a todo aquel que desee saber más acerca de este proceso.

‘La mujer que me escucha’: superar la pérdida de un hijo

Pedro Alcalá comparte en este libro la vivencia en primera persona de su duelo, su proceso de elaboración del dolor y la superación de la muerte de su hijo pequeño.

Con frecuencia hablamos de la particularidad del duelo, de cómo en cada persona es distinto y de cómo cada individuo avanza de forma distinta por este proceso. Pero sin duda la transparencia, profundidad y sensibilidad del camino andado por Pedro sirve de ayuda y de inspiración tanto para dolientes como para los profesionales que están en contacto con aquellos que sufren.

Atreviéndose a poner en papel su vivencia desde la autenticidad, Pedro Alcalá explora su proceso interno y va respondiendo a una serie de preguntas que, en su resolución (por parte de cada doliente, de manera individual) van anticipando la elaboración del duelo.

El camino de las lágrimas: un mapa del proceso de duelo

Con su habitual modo de comunicarse con el lector, a través de cuentos y metáforas, Jorge Bucay traza un mapa del camino del duelo que se produce por la muerte de un ser querido y por otras pérdidas. Pone especial énfasis en el contacto con el dolor como camino indispensable para la elaboración del proceso.

Continue reading

Algunas películas para reflexionar sobre el duelo (I)

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

Dicen que la realidad supera a la ficción y es cierto que a veces sucede, pero también es verdad que, de algún modo, la ficción se nutre de las experiencias que vivimos y, en muchas ocasiones, se basa en hechos reales. En este artículo haremos una breve semblanza de varias películas que versan sobre el duelo. Es útil conocerlas, porque dan pie para reflexionar y ahondar en un tema que hoy en día sigue siendo tabú en muchas esferas.

Habitualmente estas películas sirven para dar formación sobre el duelo, proyectándolas y promoviendo un coloquio tras el visionado. En otros casos, se utilizan para facilitar el desbloqueo de alguna emoción, o simplemente para poder hablar de la muerte. Estas son algunas películas destacables sobre el duelo:

‘La habitación del hijo’: el duelo en la familia

Narra la historia de una familia, compuesta por el padre, la madre y dos hijos, uno de los cuales fallece mientras bucea. La película realiza un retrato de las emociones que experimenta cada uno de los miembros y cómo cada uno se adapta al dolor de la mejor manera posible.

‘Despedidas’: La importancia de los ritos funerarios

Este largometraje japonés narra la historia de Diago Kabayoshi, un violonchelista que, tras perder su trabajo en la orquesta donde tocaba, regresa con su esposa a su ciudad natal, donde responde a una oferta de empleo en lo que él cree que es una agencia de viajes. Nada más lejos de la realidad: el anuncio pertenece a una funeraria donde Diago volverá a trabajar, ocupándose de la ceremonia del amortajamiento de los difuntos, de darles la última despedida.

Continue reading

Factores determinantes en el proceso de duelo (I)

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

FMLCEl estudio del proceso de duelo desde la Psicología ha desarrollado teorías que explican tanto el proceso en sí, como sus determinantes. El acercamiento al duelo se hace desde la teoría, que orienta y habla desde la generalidad. Atenderemos cada caso concreto, a cada persona, conociendo las generalidades que explican el proceso, pero conscientes al mismo tiempo de que cada caso es único y de que, en el duelo, no existen las universalidades.

Lo que sabemos acerca del duelo se refiere a la evolución, las emociones, incluso a los procesos mentales implicados. Conocer la teoría nos ayuda a orientarnos dentro del proceso, pero sus matices – el “cómo”- es único en cada doliente. En este artículo nos vamos a acercar a esas “generalidades” para profundizar en el conocimiento del duelo y los factores que lo complican, pero tratándolos con precaución, como guía y orientación, no como certezas universales.

Esto no quiere decir que el duelo se vaya a complicar inevitablemente solo por poseer un factor de riesgo. Este dato puede alertarnos y explorar más en profundidad un duelo concreto para observar su evolución, así como la influencia de ese factor.

Factores de riesgo y de protección

Existen multitud de circunstancias alrededor de una pérdida y del proceso de duelo que se desencadena posteriormente, que determinan de qué manera se desarrollará previsiblemente el duelo. Dentro de estas circunstancias hay que distinguir entre los factores de riesgo y los factores de protección.

Los factores de riesgo son aquellos que, si están presentes en el doliente, aumentan las posibilidades de que el duelo se complique. Por el contrario,  los factores de protección son aquellos cuya presencia puede facilitar que el duelo se desarrolle sin complicación.

Continue reading

Superar el duelo: cuándo pedir ayuda

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

FMLC

Lo primero que explica la definición del duelo es que se trata de un proceso normal. Y con normal nos referimos a que es esperable y sano que exista dolor y tristeza, tras el fallecimiento de una persona a la que hemos estado vinculados.

Es imposible no sentir cierto nivel de dolor cuando fallece alguien de nuestro entorno, por lo que es perfectamente normal  que, tras la muerte, se desencadene el duelo.

Aunque es un proceso natural, como todo proceso, puede complicarse. Lo más habitual es que el duelo se afronte sin necesidad de ayuda profesional especializada, pero si no sigue el curso esperado (duelo complicado) e interfiere en el funcionamiento de la persona, comprometiendo su salud, la psicoterapia especializada en duelo resulta imprescindible.

Cómo saber que un duelo se ha complicado

Pistas que pueden ayudarnos a saber cuándo solicitar ayuda  a un profesional especializado:

  • • Sentirse bloqueado en el proceso.
  • • Sensaciones físicas vagas, difusas, o parecidas a las que experimentaba el fallecido durante un periodo de tiempo • largo (Somatizaciones contrastadas médicamente).
  • • Sentirse incapaz de afrontar la vida sin el fallecido.
  • • No sentir nada.
  • • Dificultad para asumir la realidad de la muerte.
  • • Sentir una emoción muy intensa al hablar del fallecido, aun habiendo pasado al menos seis meses después de su muerte.

Diferencias entre duelo normal y complicado

Como hemos comentado en post anteriores, la diferencia entre duelo normal y duelo complicado viene en gran parte delimitada por la intensidad y duración de las manifestaciones del duelo.

Esta distinción a menudo resulta muy difícil de matizar: por un lado, debido a la confusión que existe a nivel académico con respecto a la definición de duelo complicado; y por otro, a que el duelo normal y el complicado se mueven en un continuo de intensidad, por lo que su diferenciación es compleja.

El diagnóstico y diferenciación entre duelo normal y complicado ha preocupado desde hace años a los investigadores de este proceso, siendo este tema fuente de reflexión y de estudio para muchos autores relevantes. Prigerson es uno de los que más han investigado la delimitación de los criterios de duelo complicado. Como resultado se ha desarrollado un Inventario de Duelo Complicado* para facilitar al profesional el diagnostico de duelo complicado.

Cuándo buscar ayuda psicológica para el duelo

La adaptación española del inventario de duelo complicado de Prigerson la han realizado Garcia, Landa et al., que elaboran una serie de criterios para la delimitación del duelo complicado que ponemos a continuación:

● Criterio A: Estrés por la separación afectiva que conlleva la muerte.

Presentar, cada día o en grado acusado, 3 de los 4 síntomas siguientes:

1) Pensamientos intrusivos -que entran en la mente sin control- acerca del fallecido.

2) Añoranza -recordar su ausencia con enorme y profunda tristeza- del fallecido.

3) Búsqueda -aún sabiendo que está muerto- del fallecido.

4) Sentimientos de soledad como resultado del fallecimiento.

Continue reading

Teorías sobre el proceso de duelo

Pilar Pastor, psicoterapeuta de FMLC

 

FMLCEl proceso de duelo ha sido estudiado durante décadas por los profesionales de la Psicología.

En un intento por comprender mejor este proceso y facilitar la comunicación entre los profesionales y con la sociedad en general, los expertos han ido desarrollando diversos modelos explicativos, que ofrecen un guión y sirven de linterna cuando el proceso se torna demasiado oscuro.

Fases del duelo

Los primeros modelos que se crearon sobre el duelo son los Modelos de Fases o etapas, que dan una importancia casi única al componente emocional del duelo. Estos modelos contemplan el duelo como un proceso lineal: en él se irían sucediendo las fases y el doliente atravesaría cada una de ellas en una secuencia determinada y fija.

Estos modelos, como el de Kübler-Ross* o el de Parkes, se han difundido ampliamente debido a su sencillez y claridad a la hora de explicar el proceso. Según Kübler-Ross, para la resolución de su duelo el doliente pasa por las siguientes fases:

  • – Negación
  • – Ira
  • – Negociación
  • – Depresión
  • – Aceptación

Las fases descritas por este modelo hacen hincapié en el aspecto emocional del proceso, dejando menos atendidos y descritos otros aspectos como el cognitivo, el relacional o el de significado profundo, que resultan igualmente importantes para la completa elaboración del duelo.

Continue reading