El eneagrama y el duelo: El doliente con eneatipo 6 (I)

Rosa Sánchez, psicóloga de FMLC

En este artículo seguimos analizando la influencia que ejerce cada uno de los nueve eneatipos de la personalidad que contempla la Teoría del Eneagrama en el proceso de duelo por la muerte de un ser querido.

En anteriores posts os explicamos que el eneagrama es un sistema descriptivo de la formación del carácter, basado en las fases de desarrollo evolutivo del niño y en las fijaciones-bloqueos que se producen en estas etapas, como consecuencia de los fallos en la vinculación con las figuras de referencia.

El eneatipo 6 (E6) queda fijado en la etapa fálica del desarrollo. Durante este periodo, el niño necesita distanciarse de la madre, romper la simbiosis de la etapa oral. Y empieza a ser importante la familia más amplia y la escolarización. La figura del padre, o quien ejerza esa función, es importante para este momento de socialización.

Características de las personas con eneatipo 6

Generalmente, durante la infancia del E6, la figura que ejerce la función de padre es autoritario, o ausente-arbitrario, y no permite al niño expresar sus propias necesidades ni reconoce sus logros. Así, el niño acaba dependiendo de los deseos de la figura de referencia y renuncia a sus propios impulsos con el fin de ser aceptado.

Haciéndose “bueno” apacigua su inseguridad, miedo al rechazo y la culpa de sentirse “malo” si no satisface las expectativas del progenitor. Por imposición, satisface los deseos del progenitor (esto mismo le sucede al E3, pero por seducción del progenitor, en lugar de por imposición).

Mantiene en su crecimiento un estado de alerta y miedo, adaptándose a los deseos del otro, insatisfecho por no satisfacer sus propios deseos, de los que se aleja hasta dudar de ellos y por lo tanto de su propia identidad. Continue reading

El eneagrama y el duelo: El doliente con eneatipo 5 (II)

Rosa Sánchez, psicóloga de FMLC

Eneagrama tipo 5En este artículo continuamos con la exposición de los rasgos que caracterizan a las personas con eneatipo 5 (E5) y que comenzamos en el artículo anterior, y analizamos cómo les influye a la hora de afrontar el duelo.

Como ya hemos comentado, el eneatipo 5 queda fijado en la etapa pre-oral del desarrollo, debido a diversas situaciones determinantes durante su infancia. A partir de ellas, la persona con E5 puede desarrollar diferentes patrones de conducta que condicionan su manera de afrontar el duelo.

Cómo reaccionan en el duelo los E5 que buscan ideales sobrehumanos

Los E5 que han desarrollado el patrón de conducta de buscar ideales sobrehumanos van a conectar con un profundo dolor “terrenal” durante el duelo. La cantidad de experiencias y títulos acumulados no les son útiles ahora y el tiempo restado a los afectos no es recuperable. Sentirán la pérdida del ser querido y, además, la pérdida de su motivación vital.

Acudirán y se mantendrán en la terapia solamente si consideran al profesional una persona moral e intelectualmente sólida, honesta, respetuosa y tierna.

Si deciden ir a terapia, les va a beneficiar, porque puede aportarles los siguientes logros:

  • Darse cuenta de que su “búsqueda de altura” tiene la función de mantener el intelecto ocupado y alejado de sus emociones. Y descubrir que cuando se emocionan intelectualizan, acuden a su intelecto para enfriar sus sentimientos.
  • Comprender que su orientación predominantemente cognitiva de preparación para la vida va en detrimento de vivirla. Aprender a estar presentes en las relaciones, manteniendo el contacto con sus emociones, valorando lo sencillo y lo concreto. Tomar conciencia del estado de su cuerpo: tensión en toda su estructura corporal y poder atravesar el espasmo de miedo característico de su mirada.
  • Desarrollar su propia capacidad de amar: primero a sí mismos, cuidando y atendiendo necesidades básicas: frío, calor, hambre, sueño… de las que suelen olvidarse.

Cuando comienzan a ayudar, a ofrecer su tiempo, a liderar, encabezar, motivar, dándose a la vida a través de otros, esto nos indicará sus re-decisiones sobre sus patrones de conducta originarios.

Cómo reaccionan en el duelo los E5 que buscan la “intimidad a dos”

Los E5 que han desarrollado el patrón de conducta de intimar en poquísimas relaciones van a compartimentar: sólo compartirán el dolor con sus contactos más íntimos y mostrarán cierta normalidad “apagada” con el resto de relaciones.

Si deciden ir a terapia, les va a beneficiar, porque puede aportarles los siguientes logros:

  • Darse cuenta de que han creado un mundo interno: de fantasías románticas, ideales, utopías sobre el amor incondicional/ y fantasías catastróficas sobre lo que puede ocurrirles si se muestra.
  • Comprender que son muy exigentes por sus altas expectativas hacia el otro. Buscan un maternaje que les faltó, pero esa persona es un ideal y como tal, no existe.
  • Aprender a diferenciar la petición de apoyo afectivo de la expresión de pasión, para no sexualizar la relación.

Nos va a indicar que mejoran cuando comienzan a sentirse parte de una comunidad, dando y recibiendo con reciprocidad, abriendo su círculo de relaciones exclusivas y expresando emociones espontáneamente.

El comportamiento observable en las personas con E5

Los individuos con eneatipo 5 suelen ser tranquilos, reservados, románticos, serios, sensibles, silenciosos, humildes, guardan bien los secretos, son amigos leales, pero tienen pocas amistades.

Rigurosos y honestos intelectualmente, son excelentes observadores pero no bajan al terreno de juego de la vida. El respeto es imprescindible en sus relaciones. Tienden a la autonomía y la independencia. Además, están orientados al conocimiento intelectual y más alejados del contacto emocional y de la acción.

Todas estas claves pretenden servir de orientación a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido o intentan ayudar a una persona doliente de su entorno. Para saber más o para solicitar ayuda psicológica gratuita, no dude en consultar nuestra página web:

   www. fundacionmlc.org

El eneagrama y el duelo: El doliente con eneatipo 5 (I)

Rosa Sánchez, psicóloga de FMLC

En este artículo continuamos con la exposición de los nueve eneatipos de la personalidad que comprende la teoría del eneagrama. Como ya hemos explicado anteriormente, el eneagrama es un sistema descriptivo de la formación del carácter basado en las etapas de desarrollo evolutivo del niño, así como en las fijaciones-bloqueos que se producen en ellas como consecuencia de los fallos en la vinculación con las figuras de referencia.

Eneagrama tipo 5

El eneatipo 5 (E5) queda fijado en la etapa pre-oral del desarrollo. La persona con E5 siente invasión, abandono o deprivación en su infancia, a causa probablemente de alguna de estas circunstancias:

  • Hospitalismo: el niño tiene que ser hospitalizado y el tratamiento de su enfermedad implica dolor físico, del cual no puede protegerle su madre.
  • La madre o figura de referencia está furiosa por algún aspecto de su vida que no tiene que ver con su amor al niño. Sin embargo, éste va a percibir la tensión de su enfado como una amenaza.
  • Situación de escasez de espacio, pertenecer a una familia numerosa.

El niño interpreta la invasión, el contacto con los otros, como una amenaza para su vida y se aleja de su necesidad de ser amado (“cuanto menos necesite, menos contacto con la amenaza”). Mantendrá a lo largo de su crecimiento el miedo a necesitar.

Los tres patrones de conducta del eneatipo 5

A partir de esta situación en la infancia, la persona con E5 desarrollará tres posibles patrones de conducta:

  1. Evitan las relaciones. Organizan su vida sobre la premisa de no necesitar a los demás y ahorran sus propios recursos. Disminuyen sus necesidades y deseos, porque para ellos desear significa depender.
  2. Buscan un súper-sentido de la vida. Ideales sobrehumanos. Buscan lo esencial, lo sublime… y menosprecian la vida ordinaria y a las personas comunes. Olvidan al otro, no les interesa, así no lo necesitan. Tienden a la vanidad.
  3. Busca la intimidad que no tuvo. Tienen pocas relaciones pero muy intensas, con demasiadas expectativas, comunicación transparente. “Soledad o intimidad a dos”. Carácter romántico.

Continue reading

El eneagrama y el duelo: El doliente con eneatipo 4

Rosa Sánchez, psicóloga de FMLC

 

En este artículo continuamos con la exposición de los nueve eneatipos de la personalidad que contempla la Teoría del Eneagrama y las reacciones más comunes para afrontar el duelo. El eneagrama es un sistema descriptivo de la formación del carácter, basado en las etapas de desarrollo evolutivo del niño y en las fijaciones-bloqueos que se producen en estas fases, como consecuencia de los fallos en la vinculación con las figuras de referencia. En ese sentido, el eneatipo 4 queda fijado en la etapa oral del desarrollo.

Eneagrama tipo 4

Continue reading

El eneagrama y el duelo: El doliente con eneatipo 3

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

En este artículo, retomamos la descripción de los nueve eneatipos de personalidad que componen la teoría del eneagrama y su vinculación a los procesos de duelo.

En esta oportunidad, nos adentramos en el análisis de las reacciones más habituales que afectan a las personas con eneatipo 3.

Las personas que se agrupan bajo este número, suelen ser individuos que destacan por buscar el éxito y por implicarse mucho en el trabajo. Sienten que valen en tanto en cuanto logran, esa es su vara de medir su valía. Hay quien dice que al estar tan centrados en el hacer, puede parecer que en vez de seres humanos son haceres humanos… En ese sentido, tienden a ser personas competitivas y eficaces.

Continue reading

El eneagrama y el duelo: El doliente con eneatipo 2

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

En este artículo continuamos el análisis de cada uno de los nueve eneatipos de personalidad recogidos en la teoría del eneagrama, a fin de ponerlos en relación con el proceso de duelo. A continuación veremos cómo afrontan el duelo y qué reacciones más comunes experimentan las personas con el eneatipo 2, con el objetivo de ofreceros una herramienta útil para profundizar en el proceso.

El eneatipo 2 representa la bondad en la teoría del eneagrama. Los individuos que encajan en el perfil 2 se caracterizan por ser alegres, generosos y bondadosos. Se esfuerzan mucho para ser queridos y caer bien, y por ello se vuelcan en los demás. Pueden ser exageradamente “regaladores” y prestar demasiada atención a otras personas en detrimento de sus propias necesidades.

Cualidades del doliente con eneatipo 2

El mensaje que estas personas recibieron en la infancia es que deben esforzarse para ser queridas, porque nadie da nada por nada y recibirán lo que den. Por lo tanto, en base a esta creencia son personas amables, amistosas, que saben cómo complacer a los demás. Disfrutan de la intimidad y de poder ayudar. Sin embargo, tienen miedo de perder el afecto de los demás y quedarse solos. Continue reading

El eneagrama y el duelo: El doliente con eneatipo 1

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

Como ya comentamos en el primer artículo de esta serie, es nuestra intención abordar cada uno de los nueve eneatipos de personalidad que se recogen en la teoría del eneagrama y ponerlos en relación con el proceso de duelo. En este artículo veremos cómo afrontan el duelo y qué reacciones más comunes experimentan las personas que tienen el eneatipo 1, a fin de poner a disposición de los lectores una herramienta más para profundizar en el proceso.

Según la teoría del eneagrama, el individuo con eneatipo 1 se caracteriza por su rigidez, lleva por sobrenombre “el juez”. Es conocido como el reformador, el moralista. Suele tratarse de una persona de principios sólidos, con un gran desarrollo moral, que siempre se esfuerza por hacer lo mejor posible las cosas, pero que teme la imperfección y cometer errores. En su mejor versión, el 1 será trabajador, perfeccionista, buscará ideales de justicia y honestidad, pero en su versión más insana el 1 puede ser demasiado exigente e incluso cruel. Entre los personajes de la historia con este eneatipo podemos encontrar a la madre Teresa de Calcuta o a Ghandi.

Características del doliente con eneatipo 1

Los individuos definidos como 1 son personas con mucha energía y un sentido de la responsabilidad muy elevado. Lo más importante para ellos es hacer lo correcto y su mayor temor es fallar. Son grandes trabajadores, son leales, comprometidos, honestos, justos… Los unos tuvieron una infancia en la que se les exigió mucho o sintieron la necesidad de suplir a los adultos en sus funciones. Fueron niños que enseguida se hicieron adultos responsables y exigentes. Un 1 puede ser implacable en la consecución de un objetivo, pero si falla siente una gran decepción y se culpabiliza por ello. Busca incansablemente la perfección, puede llegar a verse como un gran idealista. Continue reading

El eneagrama y el duelo: Una introducción

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

En este artículo – el primero de otros nueve más- vamos a iniciar a nuestros lectores en las complejidades del eneagrama, una teoría tremendamente poderosa e inspiradora. No pretendemos abarcar todos los detalles y matices del mismo, sino tan sólo sembrar la inquietud y la curiosidad en otros para que se animen a acercarse.

En los próximos artículos abordaremos cada uno de los nueve eneatipos de personalidad recogidos en la teoría del eneagrama y los pondremos en relación con el proceso de duelo. Como ya hemos explicado en artículos anteriores, el término “eneagrama” procede del griego: “enea” significa nueve y “grama”, figura, por lo que eneagrama significa figura de 9 puntas y se representa así:

Existen multitud de entradas en la red que hablan de esta teoría, pero yo recomiendo encarecidamente el libro La sabiduría del eneagrama. Guía completa para el desarrollo psicológico y espiritual de los Nueve Tipos de Personalidad, de Don Richard Riso y Russ Hudson.

Qué es el eneagrama

El eneagrama es una teoría clasificatoria y, además, una herramienta de autoconocimiento basada en la descripción de los nueve tipos de personalidad; el lector tan sólo debe leer las descripciones de cada eneatipo y dejar que resuenen en él. Sólo uno mismo puede decidir a qué eneatipo pertenece y, desde ahí, puede comprender reacciones o actitudes que han permanecido inexplicadas hasta entonces. Continue reading