El eneagrama y el duelo: El doliente con eneatipo 7 (I)

Rosa Sánchez, psicóloga de FMLC

En este post seguimos reflexionando sobre la influencia que ejerce la personalidad en la respuesta del individuo que atraviesa un duelo por la muerte de un ser querido. Este texto continúa la serie de artículos donde abordamos este proceso desde la perspectiva de cada uno de los nueve eneatipos de la personalidad que contempla la Teoría del Eneagrama.

Como recordaréis, el eneagrama es un sistema descriptivo de la formación del carácter, basado en las fases de desarrollo evolutivo del niño y en las fijaciones-bloqueos que se producen en estas etapas, como consecuencia de los fallos en la vinculación con las figuras de referencia. El eneatipo 7 (E7) queda fijado en la etapa genital del desarrollo (igual que los E1, E2 y E8).

Características de las personas con eneatipo 7

Generalmente, la persona con E7 se siente desamparada durante su infancia, sin protección ni seguridad. En estos casos el progenitor de sexo contrario suele ser extremadamente autoritario, ante lo cual lo más conveniente para el E7 fue adoptar una forma suave de rebelión: rebeldía pasiva. El progenitor es una figura que no ofrece una guía justa: es asfixiante, posesivo y seductor, y sustituye el amor por privilegios y caprichos. El niño/a se aferra a ellos para no conectar con la frustración de sus necesidades esenciales no atendidas, pagando el precio de mostrar una complicidad pasiva. A su vez, el progenitor del mismo sexo, auto-debilitado o ausente, no le ha servido al niño como identificación de género.

Para salir de la desprotección y desconfianza filial, el niño/a carga con funciones o responsabilidades que no le corresponden. Programa su mente para la supervivencia con astucia. El E7 mantiene durante su crecimiento una aparente sumisión ante las personas investidas de autoridad, pero oculta una rebeldía pasiva y provocativa. Niega la carencia y los límites y, por tanto, tiene un recuerdo idílico de su infancia porque se centra en los privilegios recibidos.

Patrones de conducta del adulto con E7

A partir de esta situación en la infancia, la persona con eneatipo 7 puede desarrollar tres posibles patrones de conducta al llegar a la edad adulta:

  1. Necesitan crear alianzas oportunistas, formando una familia no consanguínea, por cuyos miembros se interesan en contraste con su desinterés por el resto del mundo. Sienten debilidad por el placer, tendencia insaciable.
  2. Altruista, entusiasta, sigue un ideal por el que hace grandes esfuerzos, casi maníaco, para compensar la culpa que siente por su atracción al placer o por su propia ventaja.
  3. Soñador, fantasioso, confunde el sueño con la realidad. Sugestiona a otros y se sugestiona con la ensoñación, manipula y es manipulable, entusiasmado con las posibilidades.

En general, el comportamiento observable de los E7 corresponde a personas despreocupadas, alegres, infantiles, optimistas, soñadoras: faltas de disciplina debido a su dificultad para posponer el placer o, por el contrario, excesivamente enfocados en complacer al tiempo que esconden su gula por los placeres. Son anticonvencionales y con enfoques utópicos, siempre buscan lo extraordinario y rechazan lo cotidiano. Tienen tendencias hedonistas (evitando el dolor), son autoindulgentes y permisivos consigo mismos.

Cómo reaccionarán en el duelo los E7 oportunistas

Los E7 que han desarrollado el patrón de conducta de crear alianzas oportunistas, probablemente van a notar con más fuerza esa íntima sensación de amenaza a su supervivencia durante el duelo, pero no llegan a conectar con el dolor, se defienden de él evitándolo y negándolo. Saldrán de esta amenaza endureciendo su cinismo hacia los que consideran “los de fuera” y aferrándose aún más a los que consideran “los suyos”.

Pueden compensar el sentimiento de amenaza refugiándose en la sexualidad, pero más que satisfacerse con ella, va a sexualizar la relación, utilizando a la otra persona y manteniendo a través del sexo todas las posibilidades abiertas.

Si deciden ir a terapia, les puede beneficiar:

  • Reconocer que detrás de la alianza está su propio interés, egoísmo, “motivación de contrabando”, que el honor no es algo instrumental; descubrir que tras su cinismo se esconde el dolor de su carencia primaria; diferenciar la necesidad del capricho o privilegio.
  • Aceptar y respetar los límites que les ponen los demás y comprender que no implican una falta de amor hacia ellos.
  • Aprender a contener su estímulo por conseguir-conquistar y a desarrollar la motivación por conservar-finalizar proyectos.
  • Atreverse a conectar con su dolor.

En el próximo artículo seguiremos analizando los rasgos que caracterizan a las personas con eneatipo 7 y cómo les influyen los otros dos posibles patrones de conducta a la hora de afrontar el duelo. Todas estas claves pretenden servir de orientación a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido o intentan ayudar a una persona doliente de su entorno. Para saber más o para solicitar ayuda psicológica gratuita, no dude en consultar nuestra página web:

www. fundacionmlc.org