El duelo infantil: la importancia de la red social del niño tras una pérdida

David Oslé, psicólogo infanto-juvenil de FMLC

 

A menudo nos encontramos con personas, tanto niños como adultos, que al sufrir la muerte de un ser querido tienden a aislarse. El proceso de duelo conlleva muchas demandas externas e internas: prestar atención a la tristeza que se siente, mantener unas rutinas, reorganizar la casa y sus tareas, concentrarse al hacer los deberes…

Por eso, estas demandas pueden ser vividas como sobrecogedoras y las personas que las sufren pueden tender hacia la introversión: encerrarse en uno mismo.

Cuando el ser humano se enfrenta al duelo, en su mente se produce algo similar a una batalla en una ciudadela: a medida que las fuerzas contrarias superan a las nuestras, retrocedemos hacia una muralla y luego a otra, así hasta encerrarnos en el fortín, que sería la situación de aislamiento. Se trata de una reacción natural: cuando las cosas nos superan, vamos retrocediendo hasta estar donde nos sentimos seguros.

El aislamiento y los niños en duelo

Cuando el duelo afecta a niños o adolescentes, nos encontramos con que además de hacer frente a estas demandas, la pérdida de un ser querido les crea una grandísima sensación de vulnerabilidad ante su grupo de iguales. A esto se suma que el duelo los hace sentirse distintos, por ejemplo: si todos tienen padre y el mío se ha muerto, es normal que me sienta diferente y menos incluido en el grupo. Continue reading

El duelo infantil en el aula: Cuando las notas del niño se resienten

David Oslé, psicólogo infanto-juvenil de FMLC

 

En artículos anteriores hemos hablado de algunos de los síntomas que indican que el duelo infantil puede estar complicándose. Entre los signos del duelo complicado en niños podemos encontrar la bajada del rendimiento académico, un tema sobre el que nos centraremos con más detalle a continuación.

El duelo es un período vital muy estresante. Sin embargo, no hay que entender este estrés como el estrés laboral, en el sentido de tener demasiado trabajo y la sensación de no llegar a todo. Lo que implica el estrés del duelo es que tenemos que hacer frente a tantas demandas, tanto a nivel ambiental como emocional, que todo ello termina generándonos una sensación de agotamiento. Continue reading