El duelo infantil: La metáfora de la pelota de playa

David Oslé, psicólogo infanto-juvenil de FMLC

A menudo los psicólogos hacemos uso de metáforas para referirnos a problemas que traen los pacientes. Hoy vamos a hablar de una metáfora, propuesta por Steven Hayes, que puede aplicarse a muchos casos de niños en duelo por la muerte de un ser querido.

Vamos a imaginarnos que estamos tranquilamente en una playa o en una piscina. De pronto, empiezan a aparecer pensamientos y emociones muy desagradables: dolor por la ausencia de nuestro ser querido, tristeza, nostalgia, ansiedad, miedo, enfado, pensamientos de no tener nada por lo que vivir… Todas estas emociones y pensamientos se meten dentro de una gran pelota de playa. Esta pelota nos recuerda todo lo doloroso y desagradable que tenemos: ¿Qué podemos hacer con ella? Lo que intentamos es meterla debajo del agua para que no se vea. Una vez sumergida, todo está bien: la piscina o la playa vuelven a ser como eran antes, salvo por el hecho de que estamos esforzándonos mucho en intentar mantener la pelota bajo el agua. Además, tampoco podemos nadar o jugar, porque en el momento en el que lo hagamos, la pelota volverá a emerger a la superficie.

La evitación del dolor tras una pérdida

Muchos niños en duelo se ven en sus piscinas con sus correspondientes pelotas de playa, y, en algunos casos, optan por intentar sumergirlas. Ocultan lo que sienten, lo ignoran y aparentan que no ha pasado nada. Esto se debe a que les faltan las herramientas necesarias para gestionar las emociones y los pensamientos que hay dentro de la pelota, y así ir deshinchándola poco a poco.

Enfrentarse a la realidad del duelo es algo doloroso y desagradable, y hacerlo suele convertir el mundo en un sitio desapacible. Es por eso que muchos niños optan por ignorarla o evitarla. En la película Belleza oculta (Collateral Beauty) y en la serie Bruja Escarlata y Visión (Wandavision) tenemos dos buenos ejemplos de personajes evitando esta realidad, sumergiendo la pelota bajo el agua y esforzándose mucho en mantenerla así.

Cómo ayudar a los niños a gestionar el duelo

¿Cómo podemos enseñar a los niños a gestionar esas emociones para facilitar el procesamiento del duelo y fomentar la aceptación de la realidad de la muerte? Estas son algunas pautas:

  • Podemos hablar con ellos sobre nuestras propias emociones o nuestros pensamientos: contarles que echamos de menos a nuestro ser querido, si nos acordamos de él o ella, si tenemos miedo o sentimos tristeza, enfado… Además, al elaborar nuestro propio duelo ayudaremos a que los niños vean cómo nos enfrentamos nosotros a esa pelota de playa: ¿Qué hace mamá cuando se enfada? ¿Qué hace papá cuando llora? ¿Qué hace la abuela cuando echa de menos? Esto se llama modelado: enseñamos a nuestros niños y niñas a través de nuestro ejemplo.
  • También les enseñaremos a gestionar esas emociones y pensamientos de uno en uno. El duelo trae consigo una sucesión de sentimientos e ideas que cambian de una a otra con mucha rapidez, se encubren y disfrazan entre sí, o disparan pensamientos totalmente distintos. Afrontar todas a la vez es una tarea muy complicada hasta para un adulto cuya educación emocional haya sido perfecta. No obstante, podemos enseñar a los niños a gestionar la tristeza, el enfado, el miedo, los pensamientos dañinos y desagradables que provoca el duelo… cada uno por separado. De esta forma, el niño tendrá herramientas para hacer frente a algunas partes del duelo y conseguir que su pelota de playa no esté tan hinchada ni sea tan molesta.

Recursos para atender el duelo infantil

Evitar las situaciones desagradables alivia a corto plazo, pero consigue que se cronifiquen. Sabemos que enfrentarnos a ellas es beneficioso a largo plazo, pero tenemos que tener las armas necesarias para hacerlo. Uno de los objetivos del trabajo en el duelo es deshinchar la pelota de playa, con el fin de llenarla de pequeñas ilusiones y sentimientos agradables, que facilitarán que hagamos con ella lo que se tiene que hacer: jugar.

Para saber más sobre la atención del duelo infantil, podéis acudir a nuestro servicio gratuito de Psicoterapia de duelo infantil, solicitar que impartamos una charla gratuita para padres y profesores en vuestro centro educativo (a través de este proyecto) o descargar gratis nuestro manual práctico “Hablemos de Duelo”, que ofrece pautas para ayudar a los adultos a hablar de la muerte con los niños y da claves sobre cómo viven el duelo los menores según su edad.

También incluye un apartado sobre cómo atender el duelo en el colegio y cómo ayudar a afrontar el duelo a las personas con discapacidad intelectual. La guía está disponible gratuitamente para su descarga en nuestra página web:

www.fundacionmlc.org