El dibujo como herramienta para facilitar el duelo infantil

David Oslé, psicólogo infanto-juvenil de FMLC

 

La muerte de un ser querido produce en los niños y niñas un conjunto de emociones que, a menudo, les cuesta distinguir y gestionar adecuadamente. En artículos anteriores hemos mencionado algunas actividades que facilitan la expresión de dichas emociones, como son el visionado de películas, la lectura de libros o la caja de recuerdos.

Estas actividades son llamadas a los sentimientos: facilitan su expresión y su interpretación de un modo que resulta fácil de controlar.

Además, para los adultos del entorno de estos menores en duelo, estas actividades resultan realmente útiles para conocer su estado emocional, cómo están gestionando estas emociones y si debemos tomar cartas en el asunto: nos sirven para enseñarles a manejar esas emociones, hablarles de cómo estamos nosotros para que no se sientan incomprendidos o para detectar irregularidades que requieran de ayuda profesional.

El dibujo en el duelo infantil

Una de esas actividades facilitadoras es el dibujo. Podemos pedir a nuestro hijo o hija que dibuje a la persona fallecida, sus recuerdos con ella, cómo se imagina que está en el Cielo (en función de las creencias religiosas de la familia), que dibuje a la familia antes y después de la muerte, cómo fue el entierro o el funeral… en resume, todo aquello que se nos ocurra que puedan dibujar en relación a la muerte.

En realidad, el tema sobre el que dibujen no es tan importante para la expresión emocional como el hecho mismo de que dibujen. ¿Por qué es el dibujo un medio tan bueno para que nuestros niños y nuestras niñas expresen lo que sienten?

Beneficios del dibujo en la psicología infantil

En primer lugar, es un medio aparentemente inofensivo. Probablemente los niños y niñas pasen mucho tiempo dibujando, tanto en el colegio como en casa, ya sea por gusto o por aburrimiento. Es una actividad que disfrutan desde muy corta edad.

Si tras la muerte de alguien cercano los adultos nos sentamos a hablar con ellos de cómo están, es muy posible que demos pie a una situación incómoda (aunque sea muy importante hablar con ellos a menudo e insistamos mucho en que lo hagáis, al principio no es fácil). Sin embargo, si les pedimos que lo dibujen, la situación no va a ser tan tensa y no les va a provocar tanto rechazo de primeras.

El dibujo como herramienta para expresar las emociones

En segundo lugar, el dibujo no tiene las ataduras que tiene el lenguaje. Cuando pedimos a un menor que exprese una emoción que siente a través del habla o de la escritura, existen ciertas ataduras. Necesitamos una palabra que describa lo que sentimos. A lo mejor la palabra que más se acerca es “tristeza”, pero lo que sentimos en ese momento no se ajusta exactamente a lo que entendemos por tristeza.

En el dibujo no encontramos ese tipo de desajustes: tratamos de plasmar aquello que sentimos de la forma en la que lo sentimos. Es más “libre” en el sentido en el que no tiene por qué entenderse, sino simplemente expresarse. Además, no solamente importa el resultado (qué se dibuja y cómo), sino que durante el proceso los niños y las niñas exploran y expresan lo que sienten de un modo indirecto y controlado.

Cómo manejar el duelo infantil

Cuando hayan terminado, también podemos pedirles que nos expliquen el dibujo y qué sienten o piensan cuando lo ven. Así, el dibujo se convierte en una actividad fácil que podemos realizar con los niños para elaborar y expresar las emociones tras la muerte de un ser querido. Da igual que no dibujen bien, lo importante es que dibujen.

Para saber más sobre la atención del duelo infanto-juvenil, podéis acudir a nuestro servicio gratuito de Psicoterapia de duelo infantil, solicitar que impartamos una charla gratuita para padres y profesores en vuestro centro educativo (a través de este proyecto) o descargar gratis nuestro manual práctico “Hablemos de Duelo”, que ofrece pautas para ayudar a los adultos a hablar de la muerte con los niños y da claves sobre cómo viven el duelo los menores según su edad.

También incluye un apartado sobre cómo atender el duelo en el colegio y cómo ayudar a afrontar el duelo a las personas con discapacidad intelectual. La guía está disponible gratuitamente para su descarga en nuestra página web:

www.fundacionmlc.org