El eneagrama y el duelo: El doliente con eneatipo 3

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

En este artículo, retomamos la descripción de los nueve eneatipos de personalidad que componen la teoría del eneagrama y su vinculación a los procesos de duelo.

En esta oportunidad, nos adentramos en el análisis de las reacciones más habituales que afectan a las personas con eneatipo 3.

Las personas que se agrupan bajo este número, suelen ser individuos que destacan por buscar el éxito y por implicarse mucho en el trabajo. Sienten que valen en tanto en cuanto logran, esa es su vara de medir su valía. Hay quien dice que al estar tan centrados en el hacer, puede parecer que en vez de seres humanos son haceres humanos… En ese sentido, tienden a ser personas competitivas y eficaces.

Características del doliente con eneatipo 3

A este grupo de personas les preocupa mucho lo que los demás piensen de ellos; de hecho, depende mucho del reconocimiento social de esos logros. Hay que tener en cuenta que el éxito se concibe de distintas maneras en función de la cultura, de la sociedad o del entorno. Es tal la necesidad de reconocimiento que, a veces, se enfocan en tareas que se les dan bien de forma natural, a pesar de que no les satisfagan; esto les puede llevar a un estado de insatisfacción permanente.

Como todo, un tres equilibrado será una persona eficaz, competente en su trabajo y orientada a las soluciones. Sin embargo, cuando esa necesidad de reconocimiento no esté cubierta, puede obsesionarse con los logros, orientarse sólo a eso, y meterse en una espiral de insatisfacción que puede llevar a una autoexigencia que les agote y les produzca incluso malestar físico. Esa es la línea roja del 3. Siempre están en lucha contra un miedo básico que es no tener valor, no valer. Es difícil que el tres permita aflorar o que sea visible el malestar, pues el malestar o estar triste resulta poco atractivo. Sólo reconocerán ese malestar cuando sea imposible ocultarlo o negarlo. En síntesis, son personas carismáticas, con mucha fuerza, fantásticas para coordinar y motivar  a equipos.

La pauta infantil que los explica, nos habla de un niño o de una niña muy vinculada emocionalmente a la persona que le crió, (la que fuera). El niño/a esperaba que esa persona dijera: «eres maravillosa», o «eres bienvenida en el mundo». Para conseguir la aprobación de esa persona, los 3 aprenden de manera inconsciente a complacer a esa persona.

El individuo con eneatipo 3 puede tener ala cuatro o ala dos. En el caso de eneatipo tres con ala dos, corresponde a personas que son más emotivas y espontáneas que el 3 con ala 4. Suelen ser serviciales y amigables como los dos y, a la vez, mantener el aplomo y un alto nivel de rendimiento. Mientras que el eneatipo 3 con ala 4, es conocido como «el profesional». Piensan que deben trabajar constantemente por la seguridad y la estabilidad y desean crearse una base de bienestar material. Se esfuerzan por ser eficientes y cualquier otro aspecto de su vida será secundario a su profesión. Por ello, incluso pueden llegar a descuidar su salud y sus relaciones personales en aras de la eficiencia en el trabajo.

¿Cómo afecta el duelo a una persona con eneatipo 3?

Con este contexto, es fácil predecir que no va a ser una persona que fluya de manera natural en el duelo, en principio, sino que lo que cabe esperar es una persona que niegue que el duelo le está afectando. Tratará de seguir siendo valiosa, eficiente y sólo cuando sea imprescindible, buscará ayuda y probablemente el hecho de evitar el dolor haga que un duelo que podría haber sido sano, se convierta en un duelo complicado.

A simple vista, no me parece que sea buena idea tratar a este “número” en grupo, dado que le resultará más difícil exponer su vulnerabilidad en grupo que en terapia individual. Mi recomendación es esperar a que pida ayuda, respetar y validar su ritmo, darle confianza y permitir que poco a poco vaya abriéndose y vaya exponiéndose, sin forzar en ningún momento y será interesante también utilizar esta teoría para ir haciéndole caer en la cuenta de los mecanismos que utiliza para ser amado, de su búsqueda agotadora de éxito tratando de conectarle con su esencia, que es lo que en definitiva realiza a un 3.

Todas estas claves pretenden servir de orientación a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido o intentan ayudar a una persona doliente de su entorno. Para saber más o para solicitar ayuda psicológica gratuita, no dude en consultar nuestra página web:

   www. fundacionmlc.org