Cómo abordar una primera visita al cementerio con los niños

David Oslé, psicólogo infanto-juvenil de FMLC

Actualmente nos encontramos en una situación extraña y estresante: el Covid-19 nos ha confinado en casa y ha provocado que muchas familias hayan perdido a algún miembro en los últimos meses. En este artículo abordaremos una serie de pautas destinadas a facilitar la primera visita de los niños a un cementerio.

Aunque todavía tendremos que convivir en este incierto contexto durante un tiempo, cada vez vamos notando más aire fresco y empezamos a vislumbrar el final del túnel. Han comenzado a eliminarse algunas restricciones, progresivamente podemos salir de casa con más asiduidad y, en breve, también podremos desplazarnos a otros lugares un poco más lejanos. Esto significa que aquellas familias que han perdido a un ser querido, van a poder visitar su tumba si ha sido enterrado. A su vez, esto puede suponer para muchos niños su primera vista a un cementerio.

Muchos niños obtienen la referencia de lo que es un cementerio, o cómo son las tumbas y el ambiente que se respira, a través de los dibujos animados o la televisión, de modo que no suele ser una representación muy fidedigna. A menudo se representan como lugares sombríos y descuidados. Si nos imaginamos un cementerio de dibujos animados, es habitual que las escenas transcurran de noche, acompañadas de una bruma siniestra, árboles sin hojas, junto a búhos que ululan o incluso una mano que asoma desde alguna tumba.

Cómo abordar la primera visita al cementerio

Si el niño tiene esta referencia y le proponemos hacer una breve visita a la tumba de nuestro ser querido, es probable que la idea no le haga mucha gracia. Por eso, os proponemos una serie de pautas para facilitar este proceso:

Continue reading

Y ahora que ha fallecido, ¿qué hago con sus cosas?

Rosa Sánchez, psicóloga de FMLC

A menudo las personas en duelo se preguntan cuándo deben desprenderse de las pertenencias de un ser querido que ha muerto. La duda de cuándo recoger, regalar, tirar o recolocar las cosas del fallecido suele preocupar al doliente: ¿Me perjudica, es malo que aún no lo haya hecho? ¿Si han pasado meses desde su fallecimiento, tendría que empezar ya?

Sin embargo, el hecho de recoger sus cosas y decidir qué hacer con ellas es un proceso que no se puede forzar o empujar, si el doliente aún no tiene fuerzas para hacerlo. No hay normas sobre cuándo es el mejor momento para afrontarlo o cuándo alguien se está retrasando. Cuando una persona está en duelo, su mundo interno y el mundo externo van a diferentes velocidades. El doliente debe escuchar cuál es su velocidad ahora y actuar respetándola.

Implicaciones de los objetos en el duelo

Fíjate en tu cuerpo y nótalo: ¿Qué te pide tu cuerpo al ver sus pertenencias? ¿Soltarlas o aferrarte a ellas? Puede que sientas consuelo y dolor al mirar sus cosas, tocarlas… O, por el contrario, sientes tanta rabia al verlas que te desharías de ellas al instante. También puede ocurrir que quieras guardar sus objetos para siempre, no aceptar lo ocurrido y negar la realidad del fallecimiento. Continue reading

Claves de la terapia de duelo por teléfono durante el confinamiento por Covid-19

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

A lo largo de mi carrera profesional, siempre he mantenido la idea de que una terapia adecuada tiene que ser presencial. Llevo más de diez años ejerciendo la Psicología como experta en duelo y, durante todo este tiempo, me he negado a realizar terapias por teléfono porque consideraba que la terapia requiere presencia física, contacto entre el profesional y el paciente.

Antes creía que la atención del proceso de duelo, sobre todo si es traumático, implicaba elementos que sólo se dan en la terapia cuando los dos participantes, experto y paciente, están el uno frente al otro; o, más concretamente, cuando ambos se encuentran en la misma habitación, dibujando un ángulo de noventa grados. La atención telefónica me parecía un tipo de terapia que podía ofrecer algo de consuelo cuando no quedaba otro remedio.

Sin embargo, desde que la pandemia del Covid-19 nos obligó a confinarnos y nos impidió realizar terapias presenciales, se produjo un cambio de paradigma en mi interior. Comencé a realizar llamadas telefónicas a todos mis pacientes para no dejarles sin atención y sucedió que empezaron a mejorar. De pronto, algunos de ellos con los que no había conseguido establecer un buen vínculo comenzaron a desarrollar una relación mucho más poderosa conmigo. Continue reading

Cómo hablar de la muerte con los niños mientras vemos una película sobre el duelo

David Oslé, psicólogo infanto-juvenil de FMLC

En artículos anteriores y en nuestro canal de Youtube hemos recomendado películas de las que nos podemos valer a la hora de hablar de muerte con niños. Son largometrajes que tienen la muerte como tema central o como elemento importante en algún momento de la historia.

En este artículo vamos a proponer una serie de acercamientos para aquellos que se pregunten: “Vale, pongo la película pero, ¿cómo hablo con mi hijo?”. Para aprovechar la película al máximo, recomendamos una serie de pasos o pautas que ayudarán a los padres a dirigir la conversación con los niños, para acercarse a la realidad de la muerte aprovechando la película que estén viendo.

Primer nivel de acercamiento al duelo

Es más fácil hablar de los demás que de uno mismo: podemos preguntar al menor cómo se sienten los distintos personajes de la película cuando sufren la muerte de un ser querido. Por ejemplo:

  • Reconocer la emoción en los personajes: ¿Se pone triste? ¿Se enfada? ¿Tiene miedo…? Generalmente, los directores de películas, los actores o los dibujantes –si es una película de animación- dejan muy clara la emoción: si está triste llora, si está enfadado pone una mueca, si tiene miedo se esconde…
  • Reconocer la intención en los personajes: ¿Qué quiere hacer? ¿Por qué crees que está haciendo eso o portándose así? Desde bien pequeños los niños aprenden a reconocer intenciones en las expresiones de los demás. Podemos hablar de las intenciones de los personajes que han sufrido una muerte. Si no son capaces de entender o reconocer estas intenciones, podemos explicarles posibles reacciones a la muerte de un ser querido.

Hablar con los niños de esto ya sería un ejercicio interesante y nos aproximaría a la realidad de la muerte, además de darnos ejemplos de posibles reacciones ante una pérdida, ya sean recomendables o no. Continue reading

El duelo en tiempos de Coronavirus: Consejos para el doliente y su entorno

* Nuestras condolencias a todas las personas que están afrontando la pérdida de un ser querido en este difícil contexto que vivimos.
Rosa Sánchez, psicóloga de FMLC

A día de hoy todos somos conscientes de que estamos viviendo una situación excepcional. La cuarentena que nos protege del contagio del Covid-19 añade más dolor a la muerte de un ser querido, sobre todo por dos motivos:

En este contexto resulta fundamental el apoyo social al doliente, ya sea a través de teléfono, vídeo-llamada… porque el duelo se supera en comunidad. En este artículo ayudaremos al doliente y a su entorno a conocer las reacciones que son naturales en el duelo, pero que pueden asustar debido a su intensidad. Sin embargo, sólo son motivo de preocupación si se bloquean en el tiempo.

Se trata de manifestaciones que van a afectar a los pensamientos, las emociones, el cuerpo y el comportamiento. Aunque intensas, son naturales y cumplen una función necesaria para ir avanzando en el proceso del duelo. Continue reading

El eneagrama y el duelo: El doliente con eneatipo 2

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

En este artículo continuamos el análisis de cada uno de los nueve eneatipos de personalidad recogidos en la teoría del eneagrama, a fin de ponerlos en relación con el proceso de duelo. A continuación veremos cómo afrontan el duelo y qué reacciones más comunes experimentan las personas con el eneatipo 2, con el objetivo de ofreceros una herramienta útil para profundizar en el proceso.

El eneatipo 2 representa la bondad en la teoría del eneagrama. Los individuos que encajan en el perfil 2 se caracterizan por ser alegres, generosos y bondadosos. Se esfuerzan mucho para ser queridos y caer bien, y por ello se vuelcan en los demás. Pueden ser exageradamente “regaladores” y prestar demasiada atención a otras personas en detrimento de sus propias necesidades.

Cualidades del doliente con eneatipo 2

El mensaje que estas personas recibieron en la infancia es que deben esforzarse para ser queridas, porque nadie da nada por nada y recibirán lo que den. Por lo tanto, en base a esta creencia son personas amables, amistosas, que saben cómo complacer a los demás. Disfrutan de la intimidad y de poder ayudar. Sin embargo, tienen miedo de perder el afecto de los demás y quedarse solos. Continue reading

El duelo sin abrazos

Sara Losantos, psicóloga de FMLC
Ilustración de © Malagón

Este artículo va dedicado a todas aquellas personas que estos días se están enfrentando a la pérdida de seres queridos a causa de la epidemia del COVID-19 y no han podido despedirse ni abrazar a sus familiares, debido a las restricciones impuestas por esta situación de alarma sanitaria.

Con estas palabras quiero contribuir en lo posible a reducir el impacto que estas circunstancias excepcionales están generando en todos nosotros, ya que la cuarentena ha transformado el modo que tenemos de afrontar el duelo y nuestra manera de realizar los ritos de despedida.

Por este motivo, he elaborado una serie de medidas que pretenden paliar los efectos de la falta de contacto físico durante el aislamiento y dar respuesta a las inquietudes de quienes estéis sufriendo las consecuencias de esta cuarentena. Continue reading

El eneagrama y el duelo: El doliente con eneatipo 1

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

Como ya comentamos en el primer artículo de esta serie, es nuestra intención abordar cada uno de los nueve eneatipos de personalidad que se recogen en la teoría del eneagrama y ponerlos en relación con el proceso de duelo. En este artículo veremos cómo afrontan el duelo y qué reacciones más comunes experimentan las personas que tienen el eneatipo 1, a fin de poner a disposición de los lectores una herramienta más para profundizar en el proceso.

Según la teoría del eneagrama, el individuo con eneatipo 1 se caracteriza por su rigidez, lleva por sobrenombre “el juez”. Es conocido como el reformador, el moralista. Suele tratarse de una persona de principios sólidos, con un gran desarrollo moral, que siempre se esfuerza por hacer lo mejor posible las cosas, pero que teme la imperfección y cometer errores. En su mejor versión, el 1 será trabajador, perfeccionista, buscará ideales de justicia y honestidad, pero en su versión más insana el 1 puede ser demasiado exigente e incluso cruel. Entre los personajes de la historia con este eneatipo podemos encontrar a la madre Teresa de Calcuta o a Ghandi.

Características del doliente con eneatipo 1

Los individuos definidos como 1 son personas con mucha energía y un sentido de la responsabilidad muy elevado. Lo más importante para ellos es hacer lo correcto y su mayor temor es fallar. Son grandes trabajadores, son leales, comprometidos, honestos, justos… Los unos tuvieron una infancia en la que se les exigió mucho o sintieron la necesidad de suplir a los adultos en sus funciones. Fueron niños que enseguida se hicieron adultos responsables y exigentes. Un 1 puede ser implacable en la consecución de un objetivo, pero si falla siente una gran decepción y se culpabiliza por ello. Busca incansablemente la perfección, puede llegar a verse como un gran idealista. Continue reading

Cómo funciona el objeto de vinculación en el duelo: Un caso real

Rosa Sánchez, psicóloga de FMLC

Recientemente explicábamos qué son los objetos de vinculación. En el siguiente artículo vamos a exponer el caso de una doliente que llevó a cabo un proceso terapéutico de duelo con apego a varios objetos de vinculación. El primero era la urna con las cenizas de su ser querido, aunque en otro caso puede ser cualquier objeto al que el doliente le otorgue las mismas cualidades.

Llamemos X a una mujer de cincuenta y siete años, casada, con dos hijos, cuyo hermano fallece a los cincuenta años (“Era mi mejor amigo, con quien podía hablar. Le cuidé cómo a un hijo”). Durante su enfermedad, X cuida de su hermano, le pone un dormitorio en su casa y comparte con él cada día de su convalecencia.

Apego al objeto de vinculación

Cuando su hermano muere, X piensa en enterrar la urna con sus cenizas en un lugar especial para él: a la sombra de un árbol, en una finca familiar, un lugar muy querido para su hermano. Sin embargo, la mujer posterga esa decisión y mientras tanto, coloca la urna en el dormitorio en el que tantas horas había compartido con su ser querido.

Es entonces cuando comienza a desahogarse ahí, a calmar su dolor entrando en el dormitorio a conversar con él, igual que cuando estaba vivo. Y eso le calma. Al expresar este hábito en palabras, X no dice: “Imagino que hablo con él, porque recuerdo cómo era, pienso en qué me diría…”, sino que dice: “Hablo con él. Él está bien ahí, en su dormitorio”. Continue reading

El eneagrama y el duelo: Una introducción

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

En este artículo – el primero de otros nueve más- vamos a iniciar a nuestros lectores en las complejidades del eneagrama, una teoría tremendamente poderosa e inspiradora. No pretendemos abarcar todos los detalles y matices del mismo, sino tan sólo sembrar la inquietud y la curiosidad en otros para que se animen a acercarse.

En los próximos artículos abordaremos cada uno de los nueve eneatipos de personalidad recogidos en la teoría del eneagrama y los pondremos en relación con el proceso de duelo. Como ya hemos explicado en artículos anteriores, el término “eneagrama” procede del griego: “enea” significa nueve y “grama”, figura, por lo que eneagrama significa figura de 9 puntas y se representa así:

Existen multitud de entradas en la red que hablan de esta teoría, pero yo recomiendo encarecidamente el libro La sabiduría del eneagrama. Guía completa para el desarrollo psicológico y espiritual de los Nueve Tipos de Personalidad, de Don Richard Riso y Russ Hudson.

Qué es el eneagrama

El eneagrama es una teoría clasificatoria y, además, una herramienta de autoconocimiento basada en la descripción de los nueve tipos de personalidad; el lector tan sólo debe leer las descripciones de cada eneatipo y dejar que resuenen en él. Sólo uno mismo puede decidir a qué eneatipo pertenece y, desde ahí, puede comprender reacciones o actitudes que han permanecido inexplicadas hasta entonces. Continue reading