El duelo infantil: la importancia de la red social del niño tras una pérdida

David Oslé, psicólogo infanto-juvenil de FMLC

 

A menudo nos encontramos con personas, tanto niños como adultos, que al sufrir la muerte de un ser querido tienden a aislarse. El proceso de duelo conlleva muchas demandas externas e internas: prestar atención a la tristeza que se siente, mantener unas rutinas, reorganizar la casa y sus tareas, concentrarse al hacer los deberes…

Por eso, estas demandas pueden ser vividas como sobrecogedoras y las personas que las sufren pueden tender hacia la introversión: encerrarse en uno mismo.

Cuando el ser humano se enfrenta al duelo, en su mente se produce algo similar a una batalla en una ciudadela: a medida que las fuerzas contrarias superan a las nuestras, retrocedemos hacia una muralla y luego a otra, así hasta encerrarnos en el fortín, que sería la situación de aislamiento. Se trata de una reacción natural: cuando las cosas nos superan, vamos retrocediendo hasta estar donde nos sentimos seguros.

El aislamiento y los niños en duelo

Cuando el duelo afecta a niños o adolescentes, nos encontramos con que además de hacer frente a estas demandas, la pérdida de un ser querido les crea una grandísima sensación de vulnerabilidad ante su grupo de iguales. A esto se suma que el duelo los hace sentirse distintos, por ejemplo: si todos tienen padre y el mío se ha muerto, es normal que me sienta diferente y menos incluido en el grupo.

No obstante, la red social es una parte muy importante en la vida de los niños y, sobre todo, de los adolescentes. El apoyo social es un factor de protección. Con factores de protección denominamos a aquellas circunstancias y características que potencian nuestras capacidades para afrontar con éxito determinadas situaciones adversas.

La red social es de gran utilidad para la gestión emocional: es un entorno seguro en el que los menores se pueden desahogar de situaciones novedosas que estén viviendo en casa, o donde pueden compartir recursos personales, o donde simplemente poder desconectar de una situación desagradable.

La importancia del entorno social en el duelo infantil

La red social también es un entorno en el que suelen abundar las experiencias de éxito y en el que se tienen roles distintos a los que se tienen en casa: con sus amigos, el niño o adolescente en duelo puede ser quien cuenta los chistes o hace las bromas, el que propone los planes, o el más organizado, etc.

En ocasiones vemos cómo algunos menores (generalmente preadolescentes y adolescentes) se refugian más en la red social que en su familia. Por ejemplo: a sus amigos les cuentan cómo se sienten desde la pérdida y a su familia directa, no.

Esto es normal y esperable, y generalmente indica que el menor está creciendo de forma adecuada. A partir de cierta edad, los niños son conscientes del peso que tiene la muerte de un ser querido en sus familiares y que estos pueden estar tristes, enfadados, cansados, desesperados… por lo que consideran que no es conveniente añadir su leña a ese fuego.

Evitar el aislamiento de los menores en duelo

¿Cómo podemos evitar que los niños o adolescentes en duelo se aíslen de forma peligrosa? Lo más fácil es fomentar que salgan de casa, que vean a sus amigos. A menudo, los adolescentes suelen disfrazar su tendencia al aislamiento con ofertas de ayuda a los adultos: “Hoy me quedo en casa y te ayudo con la cena”, “Nos ponemos una película y nos distraemos”, “El sábado aprovechamos para limpiar la casa”, etc. Sin embargo, aunque estas ofertas sean muy tentadoras, generalmente no es necesario que ayuden en casa o que nos hagan compañía.

Lo más recomendable es que, si sus amigos tienen un plan, el menor asista. Ya hemos dicho que el grupo de iguales tiene muchísima importancia: en su seno el menor pone a prueba estrategias y roles, practica sus habilidades sociales, vive experiencias integradoras agradables y es un ambiente protector frente a situaciones adversas. Quien tiene un amigo, tiene un tesoro, y cuando se pasa por un duelo, es un tesoro que brilla más.

Para saber más sobre la atención del duelo infantil, podéis acudir a nuestro servicio gratuito de Psicoterapia de duelo infantil, solicitar que impartamos una charla gratuita para padres y profesores  en vuestro centro educativo (a través de este proyecto) o descargar gratis  nuestro manual práctico “Hablemos de Duelo”, que ofrece pautas para ayudar a los adultos a hablar de la muerte con los niños y da claves sobre cómo viven el duelo los menores según su edad.

También incluye un apartado sobre cómo atender el duelo en el colegio y cómo ayudar a afrontar el duelo a las personas con discapacidad intelectual. La guía está disponible gratuitamente para su descarga en nuestra página web:

www.fundacionmlc.org