El exceso de medicación en el duelo

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

© MalagónSi existe una máxima en la terapia de duelo es que el duelo duele y no podemos hacer nada para evitarlo. Sólo se puede elaborar atravesándolo. Partimos de una premisa que no sólo comparten las teorías psicológicas que estudian el duelo, sino que también comparten todas las tradiciones filosóficas y espirituales.

Si investigamos un poco, todos los sabios, eruditos y filósofos occidentales y orientales hacen referencia a la necesidad de sentir y experimentar los malos momentos y los sentimientos (mal llamados negativos) para poder afrontarlos y aprender de ellos. No podemos vivir de espaldas a una emoción –en este caso, el dolor- que está siendo y se está manifestando.

Esto no es una invitación al masoquismo, ni para hacer del dolor nuestra bandera, convirtiéndonos en sufridores expertos. Pero sí hay que tener en cuenta que el proceso de duelo implica que, cuando fallece alguien a quien quiero, inevitablemente va a doler, y mucho. Y que, aunque al atravesar momentos de dolor sobrecogedor no lo parezca, tenemos recursos suficientes para afrontar lo sucedido. No podemos hacer del dolor nuestra bandera, pero tampoco podemos evitar el dolor eternamente. Por supuesto, cada caso es único y como tal debe ser atendido. Este artículo es una reflexión, no una orientación y recomendación rígida.

Los recursos para afrontar el duelo

Los recursos con los que contamos todos para afrontar el duelo tienen que ver con nuestra capacidad para aceptar la realidad, la gestión que hacemos de las emociones, la sensación de apoyo que percibimos por parte de nuestro entorno, como lo vive nuestra familia, cuidar el descanso, la alimentación, el ejercicio físico, el cuerpo, leer acerca del duelo, pasear, buscar recogimiento, escribir, estar en silencio, ordenar recuerdos, hablar de lo que pensamos, compartir,  buscar aquello que necesitemos que nos relaje, nos anime o nos cuide.

Por supuesto otro de los recursos a los que podemos acceder es la medicación. A menudo es necesaria y está más que justificada, pero a veces recurrimos con demasiada rapidez a aquello que nos libera momentáneamente de sentir nuestras emociones, cuando experimentarlas y aprender a gestionar y drenar ese dolor es una parte fundamental de la resolución del duelo.

El papel de la medicación en el duelo

Hay que procurar no recurrir a la medicación como huida y anestesia emocional del dolor, porque entonces estamos convirtiendo la ayuda en un problema. Recurriendo a la sobremedicación como recurso principal, estamos bloqueando emocionalmente el proceso.

La medicación es un recurso adecuado en muchas ocasiones. Controlada por el médico, adaptada a nuestra necesidad clínica y limitada en el tiempo, resulta de ayuda cuando las sensaciones, emociones y sensaciones físicas nos desbordan, son incontrolables y nos incapacitan para afrontar el día a día.

Continue reading

Sí, es necesario un blog sobre el duelo

Fundación Mario Losantos del Campo

 

© MalagónHace hoy poco más de dos años que estrenábamos este espacio virtual con una pregunta: «¿Por qué crear un blog sobre duelo?«. Las razones que planteábamos entonces eran sólidas: en primer lugar, percibíamos la necesidad de crear un espacio en el que abordar una realidad universal –la muerte- y explicar un proceso al que, más tarde o más temprano, todos debemos hacer frente: la pérdida de un ser querido.

¿Y por qué un blog? Para hacer nuestros contenidos accesibles a toda la comunidad hispanohablante y ofrecer nuestra guía y consejo al mayor número posible de personas, ya que el duelo es común a todas las culturas y credos. Aunque no existe un duelo igual a otro, y cada persona lo afronta de diferente manera en función de su personalidad, sus circunstancias y su entorno, no hay duda de que es un proceso natural del ser humano.

Dos años después: 8.000 visitantes mensuales

Llega el momento de hacer balance de estos primeros años de rodaje y éste no puede ser más positivo: en nuestro primer mes de funcionamiento alcanzamos casi 1.000 lectores, una cifra que fue creciendo paulatinamente, a medida que nuestro equipo de psicólogas expertas iba añadiendo artículos semanales sobre todos los aspectos que rodean e influyen en la superación del duelo.

En los últimos tres meses, nuestra audiencia se ha estabilizado en torno a los 8.000 lectores mensuales, alcanzando su pico más alto el pasado mes de noviembre, con un total de 9.198 visitantes, la mayoría de ellos procedentes de España y Latinoamérica. Entonces, ¿era necesario un blog sobre duelo? La respuesta que nos dan las cifras no puede ser más contundentes: sí.

El duelo: las preguntas más frecuentes

Cuando sufrimos la pérdida de un ser querido, la intensidad de las emociones y el dolor es tan fuerte, que a menudo creemos que nunca podremos recuperarnos de un golpe así. Pero el ser humano está preparado por naturaleza para superar la pérdida, si bien a veces, por circunstancias diversas, el dolor puede enquistarse y degenerar en un duelo complicado. Pero, sea cual sea la situación del doliente, al afrontar una pérdida surgen numerosas preguntas para las que no siempre es fácil encontrar respuesta.

Continue reading

La importancia del autocuidado en el duelo

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

© MalagónEl duelo es un camino largo y duro. Constituye un reto no sólo a nivel psicológico y emocional, sino también del ser humano en su globalidad. Atender las necesidades que van surgiendo durante el proceso es una parte importante para la buena elaboración del duelo.

Asimismo, el autocuidado orientado al proceso de duelo significa ser consciente de las vivencias internas y hacerse cargo de ellas, favoreciendo el proceso, atendiéndolo con cariño, compasión y sin juicio.

Procurarse consuelo y ayuda en el duelo

El concepto de autocuidado no sólo tiene que ver con la parte básica de alimentarse y dormir, algo sin duda esencial, sino que intenta ir un poco más allá. El autocuidado también implica procurarnos ayuda y consuelo, ya que no sólo la comida es una necesidad. Existen muchas formas de nutrirse que es importante atender para sentirnos plenos y equilibrados. Por eso, en momentos críticos como el duelo, ser conscientes de lo que necesitamos y lo que nos puede ayudar a nivel psicológico nos ayudará a elaborar nuestras emociones.

Cada momento del duelo implica atender una serie de necesidades específicas, mientras que para cada persona esas necesidades van a ser particulares. Para el buen desarrollo del proceso, el doliente tiene que aprender a escucharse a sí mismo, a estar con su dolor (y aprender de él), para así evitar que el proceso se complique. Esta actitud también le servirá para detectar los bloqueos que ya lo están complicando y poder superarlos.

El autocuidado en el duelo agudo

En un primer momento, cuando el duelo está en su fase más aguda, las necesidades del doliente seguramente irán más orientadas a atender lo inmediato. Una parte de la elaboración del duelo es social y consiste en que el doliente comparta su vivencia con los más allegados. El hecho de que pueda compartir su dolor con alguien, que se sienta entendido, respetado y consolado también es una necesidad básica.

Poder contar con los demás y pedir ayuda no nos hace dependientes, sino que nos hace conscientes de la situación, aceptándola en su dureza pero afrontándola en compañía.

Continue reading

El duelo en el entorno familiar (I)

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

FMLCEl pasado 26 de abril participamos en la IV Jornada de Duelo de la asociación Menudos Corazones, donde impartimos una charla acerca de las reacciones del entorno familiar y social ante el duelo y su influencia en la superación del mismo. Dado el interés que suscitó este tema, reproduciremos la ponencia aquí, dividida en varios posts.

El duelo en el entorno

En nuestra sociedad existe una tendencia más o menos generalizada que tiende a protegerse del dolor huyendo de él. Huir de lo que nos produce dolor y acercarnos a lo que nos produce placer forma parte del instinto humano. Esta forma de enfrentarnos a la vida y al mundo nos ha mantenido sanos y salvos como especie durante millones de años. Ésa es la manera natural de acercarse a algo doloroso.

El duelo lo vivimos en sociedad porque somos seres sociales. Por este motivo, el modo en que la sociedad evalúa o maneja el duelo influye tremendamente en la forma en que el doliente vive su dolor. No hace mucho tiempo, el duelo se vivía en familia y tenía un impacto en la sociedad. La vivencia del duelo era comunitaria.

La necesidad de aceptar el dolor para superarlo

Sin embargo, ahora el duelo se vive cada vez más de manera aislada, no compartida. La razón es que nos encontramos en una sociedad que vive de espaldas al dolor, a la muerte y al sufrimiento. Vivimos en una sociedad «abrefácil» donde lo importante son las cosas que se consiguen sin esfuerzo.

Por eso rechazamos y apartamos de nuestras vidas todo lo que tiene que ver con el dolor o con el sufrimiento: lo obviamos, lo desplazamos y, al final, acabamos no atendiéndolo mientras podemos. Y, cuando ya no nos queda más remedio -porque estamos frente a la muerte, frente al dolor y al sufrimiento- entonces la muerte es tremendamente impactante y produce un shock en el ser humano.

Continue reading

El duelo por un ser querido en la distancia

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

Vivimos en un momento de muchísima movilidad. La búsqueda de oportunidades, de una vida mejor, la necesidad de cambio… lleva a miles de personas a emigrar de sus hogares para probar suerte en otras ciudades, otros países e incluso otros continentes.

En este contexto, ¿qué ocurre cuando fallece alguien de la familia estando lejos? ¿Qué características tiene este duelo en la distancia?

Una de las principales complicaciones que atraviesa un doliente que se encuentra lejos de su familia cuando se produce una pérdida es la lucha contra el sentimiento de incredulidad. Aceptar la muerte de un ser querido es un proceso complejo, que necesita ser atendido y que requiere tiempo para poder trabajarlo.

Asumir la realidad de la pérdida

El encuentro frecuente con la realidad de la ausencia en el día a día (por ejemplo, entrar en casa y darnos cuenta de que el fallecido ya no está) facilita la asimilación. Estos momentos -en los que el dolor recorre al doliente, pero que son necesarios para elaborarlo- son una parte importante del proceso de aceptación del duelo, porque ayudan a la persona a centrarse en el ahora y en la realidad de la muerte.

El doliente que se encuentra lejos de su hogar no tiene la oportunidad de experimentar estas situaciones de contraste con la realidad cotidiana, ya que tampoco se encuentra en el entorno que compartía con el ser querido que ha muerto. Por eso, el proceso de aceptación le va a resultar más complicado, facilitando también que el doliente piense en el fallecido en términos de “como si estuviera vivo”, que es uno de los predictores de complicación del duelo, la negación.

Afrontar una muerte inesperada

Es frecuente que, ante una enfermedad y en un intento de proteger a los que están fuera, los familiares no comuniquen la realidad de lo que está ocurriendo o la gravedad de la enfermedad durante su transcurso. Cuando esto ocurre, a la dificultad de asimilar la pérdida en la distancia hay que sumar lo imprevisible que resulta el anuncio de la muerte a quien se encuentra lejos.

Continue reading

El duelo de las víctimas de una catástrofe natural

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

Cada cierto tiempo tienen lugar en nuestro planeta catástrofes naturales como terremotos, inundaciones o huracanes que arrasan países dejando miles de víctimas a su paso. Sin duda son noticias que nos impactan a todos e, inevitablemente, nos hacen reflexionar sobre las secuelas psicológicas que tiene una tragedia como ésta en la población. En este artículo analizaremos cuáles son las características generales del duelo tras una catástrofe natural de tal magnitud, a qué van a enfrentarse los supervivientes y qué factores complican o facilitan el desarrollo del proceso de duelo.

Las víctimas de una catástrofe natural deben hacer frente a numerosas pérdidas en un corto periodo de tiempo: pérdidas personales, pérdidas materiales, de su entorno, etc. Esto les obliga a emprender un éxodo lleno de incertidumbre. Al dolor de la pérdida (de los seres queridos que han muerto, de su hogar, etc.) se suman intensas vivencias de miedo, conmoción, peligro o desorientación.

Cómo reaccionan las víctimas de una catástrofe

Expertos como la psicóloga Roxane Cohen Silver, que ha estudiado durante décadas las reacciones personales y colectivas ante catástrofes naturales, aseguran que debemos ser sensibles a la variabilidad de respuesta individual que se produce ante un acontecimiento de estas características. También alerta sobre la existencia de muchos mitos en torno a cómo responde una persona a un evento de esta magnitud.

Lo que Cohen Silver ha demostrado en sus investigaciones, entre otras conclusiones, es que el duelo no sigue unas pautas ordenadas en fases, que la respuesta de una persona frente a la tragedia no es predecible, y que no es necesaria la angustia para poder afrontarlo. Sus estudios concluyen de manera firme que no existe ninguna manera concreta de afrontar una tragedia provocada por un terremoto, un tsunami o un huracán.

Continue reading

El duelo causado por una muerte traumática

Sara Losantos y Pilar Pastor, psicólogas de FMLC

 

Es imposible sustraerse a la magnitud del impacto emocional que provoca una catástrofe de grandes dimensiones, como un atentado, un accidente de tren o de avión. Cuando se produce una tragedia de estas características, hay muchas personas que se unen al dolor de las víctimas y que quieren ayudarlas. Nosotros queremos aportar nuestro granito de arena, explicando cuál es la mejor manera de atender a los afectados en los momentos inmediatos a una tragedia de este tipo.

Aunque la muerte siempre es muerte, este tipo de pérdidas tiene un componente traumático que alcanza no sólo a los familiares de las víctimas, sino también a todas las personas que son testigos de la catástrofe a través de los medios de comunicación. Expertos en duelo, como la Dra. Roxane Cohen Silver, señalan la importancia de evitar la difusión de imágenes en TV y prensa, para proteger a la población frente a un posible estrés postraumático colectivo.

El duelo por muerte inesperada

Las muertes súbitas son más difíciles de elaborar que otras en las que hay aviso previo de inminencia de muerte (enfermedad grave, salud deteriorada, etc.). Esta dificultad tiene que ver con que el doliente no tiene posibilidad de prepararse mental ni emocionalmente ante la pérdida.

Es frecuente que se dé un proceso de shock en el que la persona afectada no pueda creer lo que ha ocurrido. Ese bloqueo, normal al principio, tiene que ver con el proceso de asimilación, en el que se ponen en marcha mecanismos de defensa que nos protegen de la realidad de la muerte.

Atender los síntomas de estrés postraumático

Una de las características que va a tener este duelo -junto con el dolor añadido de la muerte- es la posibilidad de desarrollar un estrés postraumático completo o alguno de sus síntomas .(Reexperimentación del accidente, insomnio, embotamiento emocional, sensación de desapego de la realidad, irritabilidad, hipervigilancia). Para ayudar a la persona afectada, habrá que estar pendiente de la aparición de estos síntomas, al tiempo que se atienden sus necesidades en el duelo inmediato.

Continue reading

Los profesionales socio-sanitarios y el acompañamiento en duelo

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

FMLCEn el artículo de hoy vamos a poner el foco de atención en el acompañamiento y en las acciones incluidas en este tipo de intervención que pueden facilitar el buen desarrollo del duelo. Dependiendo del momento en que una persona en duelo contacte con el profesional socio-sanitario, éste intervendrá de una de las siguientes maneras:

  • Terapia: La meta de la terapia es identificar y resolver los conflictos que imposibilitan la realización de las tareas del duelo en personas cuyo duelo no aparece, se retrasa, o es excesivo o prolongado, es decir: cuando se trata de un duelo complicado. La terapia la realizará un psicólogo experto en duelo.
  • Asesoramiento: La meta del asesoramiento es facilitar la resolución de las tareas del duelo reciente, para que el proceso finalice con éxito. El asesoramiento lo llevan a cabo profesionales socio-sanitarios formados en duelo. También existen lugares donde esta responsabilidad corre a cargo de voluntarios que han atravesado circunstancias similares.
  • Acompañamiento: La meta del acompañamiento es permanecer al lado de la persona doliente que recientemente ha perdido un ser querido, escuchar su dolor y validarlo. Dar tiempo para la expresión emocional. Esta tarea la realizan los profesionales que están en contacto puntual con personas en situación de duelo agudo, como el personal de los tanatorios, profesionales de urgencias, etc.

La escucha, fundamental en el acompañamiento en duelo

La labor fundamental que va a llevar a cabo la persona que realice acompañamiento en duelo va a ser la escucha. Puede parecer que escuchar el dolor de alguien o estar a su lado no es suficiente, pero la escucha atenta, sin juicio y realizada con interés resulta una ayuda fundamental que se puede prestar al doliente durante la fase de duelo agudo.

En los primeros momentos de duelo, es importante que el profesional que esté en contacto con el doliente tenga en cuenta que, al principio, lo que domina en la respuesta de duelo son los mecanismos de defensa. Por esta razón, lo que aparezca en esos momentos iniciales (bloqueo, culpa, llanto, negación, etc.) forma parte de la primera respuesta que puede dar la persona.

Cómo comunicar la muerte de un ser querido

Puede ser que el primer contacto con el doliente se produzca en el momento de tener que darle la noticia del fallecimiento. Resulta fundamental dar esta información con cuidado, tomándose tiempo. Podemos poner en antecedentes a la persona si, por ejemplo, ha sido una muerte inesperada. O preguntarle cuándo fue la última vez que la vio, empezar a utilizar los verbos en pasado, etc. Así le daremos tiempo para ir procesando poco a poco la noticia que vamos a darle.

Para que el impacto sea menos intenso puede ayudar quedarse al lado de la persona o, si lo permite, reconfortarle con gestos físicos como ponerle una mano en el hombro, tomarle la mano, etc.

Continue reading

Cómo acompañar a una persona durante su duelo

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

FMLCEn este artículo nos centraremos en cómo acompañar al doliente, una vez que ha pasado un tiempo desde la pérdida: cuando ya ha afrontado el duelo inmediato, la persona en duelo comienza a darse cuenta de la realidad de la pérdida y vuelve a retomar su rutina.

Esta etapa se conoce como duelo agudo. Acompañar a alguien de nuestro entorno que haya sufrido una pérdida puede resultar difícil a la hora de saber cuál es la mejor manera de ayudarle, qué decir y qué no decir.

Cómo atender el duelo agudo

La barrera fundamental a la que nos enfrentamos cuando estamos al lado de una persona en duelo y queremos ayudarle son nuestros propios miedos: miedo al dolor, a la muerte, a no saber qué decir o qué hacer, miedo a hacer más daño, etc.

Acompañar a alguien en duelo supone centrarse en el otro y colocarse al lado del que sufre, sabiendo que no tenemos la capacidad de liberar mágicamente el dolor de nadie. Pero sí podemos ofrecer una ayuda fundamental escuchando, interesándonos, ofreciendo ayuda concreta y respetando el proceso del otro.

Cómo consolar a una persona en duelo

La primera de las ayudas básicas que podemos proporcionar a alguien que está en duelo es ofrecerle nuestro interés y nuestra apertura a la comunicación; mostrarnos interesados y abiertos a lo que la persona quiere compartir. Es importante ser conscientes de que nada de lo que podamos decir va a aliviar instantáneamente el dolor de la persona.

El duelo duele y que exista dolor es parte inherente del proceso. Escuchar realmente a alguien que está sufriendo, estar a su lado de forma auténtica, con cariño y cuidado es una ayuda fundamental y de gran valor. Si no se sabe qué decir, es mejor no decir nada. Reconforta más un acompañamiento en silencio o una mano en el hombro que una frase hecha.

La escucha en el duelo

Se suele menospreciar el poder de la escucha y del acompañamiento, como si no fuera suficiente. Sin embargo, estar al lado de alguien que sufre, validar con nuestra atención todo aquello que está viviendo, le ayudará a andar el camino del duelo. Permitir al doliente poner palabras al dolor, expresarse con el llanto o el enfado, o compartir cómo está afrontando su pérdida le va a ayudar a elaborar las tareas del duelo de una manera casi espontánea.

Continue reading