El duelo adolescente: la muerte y las redes sociales

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

FMLC

Uno de los temas que más preocupa a los padres del siglo XXI es el poder de comunicación que adquieren las redes sociales entre los adolescentes. Esta actividad que tanto tiempo nos acaba quitando al final del día puede convertirse en un arma de doble filo cuando hablamos de la muerte y el duelo.

Aunque hay muchas indicaciones en internet sobre qué se puede hacer con las cuentas de los fallecidos (ya sea en Facebook, Twitter, Tuenti, Instagram), lo más significativo es que normalmente se puede solicitar su cierre a los administradores adjuntando datos de la defunción.

Qué hacer con el perfil de un fallecido  en las redes sociales 

En el caso de Facebook, se puede mantener la cuenta del fallecido de manera que sea conmemorativa, aunque esta modalidad es limitada y no permite mandar mensajes privados. También ofrece la posibilidad a sus usuarios de dejar preparado un vídeo o mensaje que se enviaría a determinadas personas en caso de fallecimiento, a través de un programa llamado “If I die”.

Por su parte, Twitter permite que un albacea se haga cargo de la cuenta de la persona fallecida.

Los mensajes de condolencia a través de las redes sociales

Debido a que hoy en día las redes sociales son un canal de comunicación habitual, hay que tener en cuenta que también constituyen una nueva vía para despedirse y homenajear a las personas fallecidas. La persona que está en duelo puede recibir mensajes y condolencias a través de las redes, no sólo las sociales, sino también desde páginas web especializadas en despedidas, como pueden ser las esquelas virtuales.

En concreto, los adolescentes tienden mucho a enviar mensajes a través de las redes sociales. La razón de que elijan este canal es que, por un lado, les protege de mostrar sus emociones en público y, por otro, es un medio que manejan bien y en el que no hay límites de expresión. Por ello, es habitual que el muro de facebook de alguien que ha fallecido se vea inundado por mensajes de adolescentes ante una pérdida.

Expresar y compartir el duelo en foros de Internet

La red también permite crear una experiencia de duelo -en apariencia íntima- en la que la gente puede compartir su estado de ánimo con otras personas que han pasado o están pasando por la misma situación, a través de los foros. Sin embargo, aunque los adolescentes vuelquen sentimientos, opiniones y emociones en estos espacios virtuales, hay que tener en cuenta, que caso de necesitar ayuda externa, estos espacios no sustituyen a la terapia.

Además, aunque expresar el duelo en foros pueda ser de ayuda en algunos casos, al no tratarse de entornos controlados, es posible que se generen muchos mensajes erróneos que podrían complicar la situación y provocar en el adolescente dudas sobre sus emociones, o incluso sentimiento de culpa y bloqueo. Por ello, si somos conscientes de que nuestros hijos acceden a estos espacios, es conveniente supervisarlos periódicamente.

El uso adecuado de las redes sociales durante el duelo

Las aplicaciones de las que hemos estado hablando permiten, en primer lugar, algo que ya hemos mencionado: exhibir y compartir el dolor. Se crea una red de mensajes a modo de homenaje, memoria o consuelo que suele servir de ayuda al adolescente. Sin embargo, pasado un tiempo prudencial, no es conveniente que se quede enganchado a estas páginas y siga pendiente de las actualizaciones (si aún hay reacciones, si la familia cuelga cosas nuevas, si aparece la persona fallecida conectada, etc.).

Continue reading

Películas para trabajar el duelo con adolescentes

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

© MalagónEn artículos anteriores hemos explicado lo difícil que es acercarse a los adolescentes cuando están en duelo: prefieren hablar con sus amigos u ocultar sus sentimientos, por miedo a hacernos daño. Sin embargo, existen técnicas alternativas que aconsejamos utilizar en el aula o en casa para poder abordar o trabajar el tema del duelo.

Si sois aficionados al cine, hay películas que podéis ver en familia, tras lo cual puede ser un buen momento para debatir y trabajar algunos temas relacionados con la muerte y el duelo. En el post de hoy, os sugerimos algunas películas muy recomendables para ver en casa, no sólo si os encontráis atravesando en duelo, sino también para ayudar a vuestros hijos adolescentes a reflexionar sobre el tema de la muerte, de forma que puedan expresaros preocupaciones, dudas, ideas, etc.

El duelo a través del cine

Hemos elegido el cine porque, si el adolescente quiere hablar, la película puede darle pie a iniciar la conversación, mientras que sí no tiene interés en compartir sus preocupaciones, puede permanecer callado viéndola. Por otro lado, normalmente resulta difícil disimular las emociones que nos generan las escenas de las películas con las que empatizamos, de forma que esto puede darnos pistas sobre los sentimientos de nuestro adolescente.

Ver películas en familia también es una buena actividad para el adolescente, si éste no quiere comunicarse, ya que al menos podrá reflexionar de manera privada sobre los temas que aborde el largometraje. A continuación os recomendamos un breve listado de películas y cortos que puedes resultar de utilidad.

La dama y la muerte

Este corto de animación que puede verse completo aquí nos muestra la lucha entre la vida y la muerte, un tema que nos puede servir para trabajar cosas como:

  • ● El final de la vida.
  • ● La nostalgia por los seres queridos que ya no están.
  • ● La idea de una posible reunión.
  • ● La posibilidad de elegir la propia muerte.
  • ● La muerte ligada a la vida.
  • ● Idea de soledad.

Ponette

Esta película francesa de 1996 nos relata de forma muy directa el duelo de una niña de cuatro años, que pierde a su madre en un accidente de tráfico. En esta película hay muchas cosas que podemos aprovechar.

Continue reading

Terapia de duelo infantil o juvenil: ¿En qué consiste?

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

© MalagónCuando las personas nos consultan sobre la pérdida de un ser querido y cómo ha afectado a los menores que le rodean, a menudo no saben bien en qué consiste una terapia de duelo infantil o juvenil.

Aunque ésta presenta aspectos comunes con la terapia adulta, también tiene rasgos que la diferencian y que abordaremos en este artículo.

El objetivo de la terapia de duelo infantil es que los niños lleguen a tener un recuerdo objetivo de la persona fallecida al que puedan recurrir. Es decir: se trata de colocar al ser querido en la memoria y el corazón del niño de forma que su recuerdo no le produzca malestar.

Cómo afecta el duelo a los niños y adolescentes

Para lograr este objetivo hay que tener en cuenta qué áreas están afectadas por la muerte del ser querido y trabajar sobre ellas. Algunas de las áreas a las que prestaremos especial atención son:

  • ● La familia: A menudo la imagen de los padres o las relaciones familiares se ven deterioradas tras una pérdida, o como consecuencia de procesos de duelo largos. Es habitual que, tras la muerte de un progenitor, el otro se haga cargo de cosas de las que antes no se ocupaba y esto repercuta en los menores. También podemos encontrarnos con que la familia necesite acoplarse a la nueva situación y requiera de apoyo.
  • ● Los amigos: Son motivo de atención, bien porque los niños no les hayan comunicado su pérdida, no saben cómo contarlo o bien porque no quieren ser diferentes a sus pares. En esta área también puede suceder que los amigos del menor no reaccionen como él hubiera esperado y la amistad se vea perjudicada.
  • ● Los estudios: Es normal que los niños se descentren y tengan un bajón académico. Pero que sea común no significa que no haya que apoyarles en esta área. Intentaremos regularizar este tema dentro de las posibilidades de cada niño.
  • ● Hábitos y rutinas: En anteriores artículos hemos comentado que es muy importante mantener las rutinas de los niños, aunque somos conscientes de que una muerte en nuestro entorno siempre implica cambios. Por eso, hay que trabajar con los niños para que se adapten a los cambios necesarios. Y trabajar también con las familias, para que recuperen las rutinas y hábitos importantes que tuvieran entes del fallecimiento. Continue reading

El duelo en adolescentes: Cuando se muere el amigo de mi hijo

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

© Malagón

Es muy frecuente que durante la adolescencia se produzcan fallecimientos significativos en el entorno del menor. Hace unas semanas hablábamos de cómo atender el duelo en adolescentes. Sin embargo, hay una pérdida que marca un antes y un después en la vida de un adolescente: la pérdida de uno de sus mejores amigos.

Los adolescentes son seres sociales. El grupo de amigos es uno de los pilares más importantes para su desarrollo, las opiniones de los amigos “van a Misa”, todos tienen unos gustos parecidos, un estilo similar, comparten confidencias, etc. Dentro del grupo de amigos siempre hay alguno que destaca por intimidad, al que normalmente el menor se siente muy unido, es con quien más confidencias comparte y a quien busca para pedir opinión.

Qué supone la muerte de un amigo para un adolescente

Hoy en día una amistad íntima entre adolescentes implica que pasan horas chateando por whatsapp, hablan por Facebook y Tuenti, y se etiquetan en todas las fotos porque comparten planes. En definitiva, los padres opinan que parecen gemelos o clones.

Así que resulta fácil imaginar lo que supone la pérdida de un amigo para un adolescente, a grandes rasgos:

  • –  Pérdida de un confidente.
  • –  Pérdida de un referente.
  • – Disminución de la comunicación con sus iguales: En muchas ocasiones su amigo era la principal comunicación, llegándole a dedicar tanto tiempo que se produce el aislamiento social con otros iguales. Los adolescentes viven por y para sus amigos
  • – Culpa por todo lo que no se le dijo, o por todo lo contrario. Ya sabemos que los adolescentes a veces tienen relaciones tortuosas, un día están bien y al otro mal, y lo mismo pasa con los amigos que un día son “lo mejor” y otro “lo peor”, así que ante una pérdida se pueden dar ambas situaciones: lo que ha quedado por decir o lo que se dijo y no se reparó… Al final, la conclusión a la que llega el adolescente es la misma: ¿Sabría mi amigo la verdad?
  • Continue reading

Cómo ayudar a los adolescentes en duelo

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

© MalagónSon muchas las personas que nos consultan sobre cómo abordar a los adolescentes y tratar con ellos el tema del duelo y la muerte. Entre todos ellos, hay una preocupación que se repite especialmente: qué hacer cuando un adolescente pierde una persona importante en su vida, ya sea un amigo, un progenitor, un abuelo, un hermano o un profesor significativo.

En este artículo vamos a intentar abordar, de manera general, algunas guías claras para tratar el duelo en los adolescentes.

El duelo y la inseguridad adolescente

En primer lugar, hay que tener en cuenta el momento evolutivo en el que se encuentran: los adolescentes sufren un montón de transformaciones durante este periodo, no se trata únicamente de un proceso hormonal duro -al que quitamos importancia-, sino de grandes cambios físicos y cognitivos durante los cuales tiene que crearse una imagen adecuada de su cuerpo y del mundo.

Si a esto le unimos un duelo por alguien significativo, que era fuente de seguridad para él, es probable que el adolescente vea cómo su mundo en construcción se tambalea y su supuesta seguridad caerá unos peldaños, mientras intenta aparentar una falsa normalidad. Dos máximas en el pensamiento adolescente son: “Yo puedo con todo” y “Aquí no pasa nada, todo está bien”. Así que hay que estar prevenido ante estas actitudes. No es que no les duela, sino que simplemente en ese momento no pueden ni quieren manejar ese dolor.

La búsqueda de autonomía

El adolescente se encuentra en un proceso de búsqueda de independencia y autonomía, de modo que es normal que busque ser lo opuesto a sus padres y a los adultos que le rodean. En cierto modo busca independencia y, por otro lado, dejar huella. Esta búsqueda de autonomía implica en muchos casos que se establezcan malas relaciones entre los adolescentes y las figuras significativas que les rodean: se saltan los límites, las normas, tienen conductas inadecuadas, se enfadan con sus amigos, cambian sus prioridades.

Si en ese momento tiene lugar la pérdida de un ser querido, es posible que el adolescente interprete que esa persona fallecida no sabía el cariño real que le tenía y se quedará con esos momentos malos; es decir, el adolescente puede polarizar su pensamiento y creer que son más significativos los malos momentos que toda la gama de buenos momentos vividos, que normalmente pasan a un segundo plano.

La importancia del grupo para el adolescente

El grupo es importante, desde dos puntos de vista diferentes. Una de las quejas habituales de los adultos que conviven con los adolescentes es la incomunicación que perciben. Sin embargo, esto es algo común: los adolescentes hablan de sus cosas con sus amigos, así que es normal que decidan compartir sus sentimientos con sus iguales y no expresen su tristeza o dolor con los adultos, ya que se sienten más comprendidos por sus pares.

Por otro lado, el adolescente no quiere ser el diferente, “el raro”, y la muerte los hace distintos a sus iguales, los hace más vulnerables y frágiles, así que no debemos sorprendernos si muestran un comportamiento de aparente normalidad: no quiere decir que no les duela, sino que no quieren significarse, ni ser diferentes.

Continue reading

¿Qué es la terapia de duelo infanto-juvenil?

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

© MalagónAntes de abordar el duelo infantil, lo primero que debemos plantearnos es responder a la pregunta: “¿Qué es el duelo?”.

Una respuesta muy sencilla es que duelo es el proceso que sigue a la pérdida de un ser querido. Así que la terapia de duelo para niños y adolescentes sería el acompañamiento, realizado por profesionales de la Psicología, a niños y adolescentes que han perdido a un ser querido, ya sea éste un familiar o un amigo.

Todos sabemos que, normalmente, el fallecimiento de personas cercanas a nosotros es doloroso. Sin embargo, a menudo creemos que este dolor forma parte de un proceso normal, aunque cuando hablamos de niños y adolescentes nos perdemos, porque no sabemos qué actitud tomar en relación a ellos y la muerte.

Características del duelo infantil

El niño, al igual que el adulto, sufre un duelo después de una pérdida, si bien es cierto que el modo de demostrar ese dolor no tiene por qué parecerse al del adulto. En muchas ocasiones comparten cosas y, en otras, tanto los niños como los adolescentes muestran otra clase de comportamientos, muy distintos a los que el adulto espera o manifiesta.

En la terapia de duelo infanto-juvenil también asesoramos a los padres que necesitan explicar qué es la muerte y el duelo a sus hijos; y que necesitan saber qué actitud tomar, qué decir o qué hacer para ayudarles a recorrer este camino, o bien desarrollar las habilidades necesarias para que sus hijos superen la muerte de un ser querido.

Continue reading