Qué hacer si mi novio o novia se distancia de mí durante su duelo

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

A menudo recibimos en el correo electrónico de FMLC consultas sobre el proceso de duelo. Nos encontramos con e-mails en los que la gente nos pide asesoramiento sobre cuál es la mejor manera de recorrer el camino del duelo. Entre las consultas que más se repiten figuran las de las personas cuya pareja es quien ha sufrido la pérdida.

Tengo grabados en la memoria algunos de esos mensajes. Se trata de personas angustiadas por las reacciones de su pareja tras haber sufrido una pérdida importante. Muchos hablan del distanciamiento que sufren desde que su novio/a está en duelo.

En muchos de estos casos, el doliente pide respeto para poder estar recogido con su familia y disminuye la frecuencia con la que se pone en contacto con el otro. Por eso, sus parejas se preguntan: ¿Qué puedo hacer para ayudarle? o ¿Qué debo hacer ante esta situación?

¿Cómo ayudar a tu pareja durante su duelo?

Estas dudas ponen de manifiesto un enorme interés por el otro, pero también un gran desasosiego debido a esta situación de incertidumbre. La duda que la provoca es: ¿Hasta cuando va a durar esto? o ¿Puede llegar a ser para siempre?

Esta angustia puede llegar a ser absolutamente incapacitante o desbordante. En esos casos, más allá de dar pautas sobre el proceso de duelo, o sobre qué hacer o no hacer, o cómo acompañar el dolor de una persona cercana que ha perdido a un ser queridolo que intentamos es devolverles un poco el control sobre la situación.

¿Cómo? Cambiando el foco. En lugar de poner la atención en la persona que ha sufrido la pérdida, la oriento hacia ellos mismos, les hago preguntas como: ¿Qué necesitas tú en estos momentos? o ¿Cuánto estás dispuesto a esperar?

Qué hacer si el duelo afecta a mi relación

Es razonable pensar que las parejas se apoyan entre sí, pero es igualmente interesante no dar nada por sentado y sondear cuáles son los límites que se establecen entre los dos miembros de la pareja. No es lo mismo establecer los límites o los pactos cuando se está en un buen momento, que cuando se está en una crisis.

No estoy hablando de salir corriendo ante la mínima dificultad, sino de plantearse las cosas. Cuestionarlas no implica tomar decisiones -que obviamente se pueden tomar-, sino reflexionar y tomar conciencia de las necesidades, las exigencias… de cada uno. De esta manera, ambos crecen.

Cuando algo se vive entre dos, lo esperable es poner la atención en los dos, porque ambos están experimentando necesidades, no sólo el que está en duelo. Y mientras uno reflexiona, el otro puede ir elaborando su duelo. Es una forma de darle espacio al otro, pero no nos quedamos en punto muerto, sino que profundizamos en nosotros mismos.

El efecto del duelo en la pareja

A veces puede ocurrir que, tras enfrentarse a una experiencia así, los dos elijan permanecer juntos o que al hilo de lo sucedido se den cuenta de que la relación no les merece la pena y se distancien.

También puede suceder que, no deseando permanecer como pareja, sí deseen permanecer apoyándose juntos mientras dura el duelo, pero en calidad de amigos. Todo puede suceder, lo importante es que se haga desde la conciencia y una toma de decisiones serena.

Todas estas claves pretenden servir de orientación a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido o intentan ayudar a una persona doliente de su entorno. Para saber más o para solicitar ayuda psicológica gratuita, no dude en consultar nuestra página web:

   www. fundacionmlc.org