El duelo y los objetos de vinculación

Rosa Sánchez, psicóloga de FMLC

Un objeto de vinculación no es lo mismo que un recuerdo. Cuando fallece un ser querido, mucha gente conserva para sí algún objeto que le pertenecía. Sin embargo, lo que representa el objeto de vinculación es al propio difunto.

Esta acción viene a simbolizar cierto triunfo sobre la muerte que ha hecho desaparecer el cuerpo del ser querido: mediante el objeto de vinculación, el doliente recrea una relación externa con su ser querido. Pero la parte externa ya no existe, el cuerpo murió.

Los objetos de vinculación son un obstáculo para poder llegar a decidir el final del proceso de duelo. El doliente crea una seudofantasía en lugar de aceptar la realidad de la muerte y la necesaria despedida del cuerpo físico del ser querido.

La aceptación de la pérdida

Elaborar el proceso del duelo consiste, entre otras tareas, en ir creando una conexión perdurable, un vínculo interno con el ser querido que ya no está, de manera que dicho vínculo nos permita volver a vivir una vida plena y con ilusión.

Sin embargo, el lazo que establece el doliente con el objeto de vinculación es externo en lugar de interno. Para el doliente es muy importante saber en todo momento dónde está el objeto y, si lo pierde, siente una terrible angustia, pues es como haber perdido el cuerpo de su ser querido.

El bloqueo de las tareas del duelo

El doliente siente el anhelo y la gran necesidad de llenar el vacío que dejó su ser querido: el tiempo que duró la relación, los hábitos de su presencia, el contacto físico, emocional… Cada conducta del doliente con su objeto de vinculación, por ejemplo: abrazar la urna, hablarle, abrigarla, no separarse de ella, llevarla consigo… tiene sentido para él.

Es una solución creativa que el doliente encuentra para aliviar su dolor. Pero cuando estas conductas se prolongan en el tiempo y se convierten en hábito, el doliente se ata a ese alivio y deja sin elaborar lo que hay debajo.

Los objetos de vinculación son similares a los objetos transicionales que usan los niños cuando tienen que alejarse de sus padres: una mantita, un animal de peluche o cualquier objeto que les haga sentirse más seguros y protegidos. Hay un tiempo para transitar entre la seguridad y protección asociada a los padres y la creación de la seguridad en sí mismos, que llegará con sus experiencias y necesidad de crecer.

Lo que esconde un objeto de vinculación

¿Cuál es la transición que se necesita hacer como doliente? ¿Qué significado da cada persona a su objeto de vinculación? ¿Qué queda oculto bajo esta conducta? En algunos casos, el doliente se aferra al objeto de vinculación y así niega algunos aspectos del fallecido. Evita el contacto con los sentimientos negativos que le suscitan los recuerdos de los momentos difíciles que hubo en la relación. La persona idealiza al fallecido y la relación que mantuvo con él.

El objeto de vinculación elegido puede recordarle un momento feliz y le ayuda a sentirse mejor, evitando elaborar y reflexionar sobre los límites que todos tenemos, aprendiendo a través de la reflexión las lecciones que esa relación tiene para su crecimiento y su futuro.

A veces el objeto de vinculación, como representación externa del fallecido, ofrece todo lo que recibía el doliente: seguridad, apoyo, “diálogo” … El doliente evita la inseguridad que le provoca afrontar sus propios pasos para desarrollar y fortalecer sus carencias.

Estrategias de evitación en duelo

El objeto de vinculación constituye una manera de no reconocer el carácter definitivo de la pérdida, la necesaria aceptación de la realidad: que el cuerpo físico del ser querido ha muerto. El doliente lo utiliza para protegerse de la angustia de la separación y representa una especie de “señal de triunfo” sobre la pérdida.

Los objetos de vinculación marcan un límite difuso entre el doliente y el fallecido, que impide al primero poder adaptarse a un presente sin el ser querido y dificulta también su propio crecimiento en recursos y habilidades. Es conveniente tener esto en cuenta para poder evitar complicaciones y bloqueos en la elaboración del duelo.

Todas estas claves pretenden servir de orientación a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido o intentan ayudar a una persona doliente de su entorno. Para saber más o para solicitar ayuda psicológica gratuita, no dude en consultar nuestra página web:

   www. fundacionmlc.org