Lecturas recomendadas para reflexionar sobre el duelo

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

FMLCResulta reconfortante escuchar vivencias de otras personas que han atravesado experiencias parecidas a las nuestras. Sentirse acompañado en el dolor es una de las potencias de los grupos de terapia de duelo y también es uno de los motivos por los que, en ocasiones, recurrimos a libros que nos acercan al conocimiento o a la experiencia de duelo de los demás.

A menudo, en la lectura de un libro encontramos las palabras que describen lo que no somos capaces de verbalizar, o que nos ayudan a poner claridad y entender el proceso de duelo, gracias a las teorías que exponen los expertos.

En el artículo de hoy proponemos una serie de libros, tanto de experiencias personales de duelo como de teoría sobre el mismo, que pueden servir de ayuda a los dolientes y a todo aquel que desee saber más acerca de este proceso.

‘La mujer que me escucha’: superar la pérdida de un hijo

Pedro Alcalá comparte en este libro la vivencia en primera persona de su duelo, su proceso de elaboración del dolor y la superación de la muerte de su hijo pequeño.

Con frecuencia hablamos de la particularidad del duelo, de cómo en cada persona es distinto y de cómo cada individuo avanza de forma distinta por este proceso. Pero sin duda la transparencia, profundidad y sensibilidad del camino andado por Pedro sirve de ayuda y de inspiración tanto para dolientes como para los profesionales que están en contacto con aquellos que sufren.

Atreviéndose a poner en papel su vivencia desde la autenticidad, Pedro Alcalá explora su proceso interno y va respondiendo a una serie de preguntas que, en su resolución (por parte de cada doliente, de manera individual) van anticipando la elaboración del duelo.

El camino de las lágrimas: un mapa del proceso de duelo

Con su habitual modo de comunicarse con el lector, a través de cuentos y metáforas, Jorge Bucay traza un mapa del camino del duelo que se produce por la muerte de un ser querido y por otras pérdidas. Pone especial énfasis en el contacto con el dolor como camino indispensable para la elaboración del proceso.

Continue reading

Después del duelo por una pareja: ¿Y si me vuelvo a enamorar?

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

© MalagónLa cuarta tarea del duelo, según Worden, nos habla de recolocar emocionalmente a la persona querida que ha fallecido y seguir viviendo.

Históricamente, las conclusiones de los estudios sobre duelo se obtenían de estadísticas de mujeres viudas procedentes de Estados Unidos, por lo que gran parte de las cosas que sabemos acerca del duelo están mediadas por este factor.

Esto también implica que se interpretara esta tarea como la necesidad de volver a amar y a enamorarse para considerar el duelo concluido. A día de hoy, entendemos que esto es falso.

¿Podré volver a enamorarme de nuevo tras el duelo?

En primer lugar, es falso porque la muerte de la pareja no es la única que nos encontramos en la terapia de duelo. Y en segundo lugar, porque no consideramos que sea imprescindible encontrar pareja para superar el duelo. Hemos encontrados varias razones que justifican esta postura:

  • ● No existe una ley universal válida para todo el mundo, de hecho, hay personas a quienes este planteamiento (la posibilidad de volver a enamorarse tras perder a su pareja) les parece casi ofensivo.
  • ● No es esencial vivir en pareja para ser feliz.
  • ● No siempre es fácil encontrar pareja, de modo que si ése fuera el criterio para dar el alta, por ejemplo, la terapia podría prolongarse fácilmente durante años o incluso no finalizar nunca.

En cualquier caso, no es criterio clínico para dar por elaborado un duelo.

El duelo por la pérdida del amor

A la consulta también acuden personas que han perdido a su pareja y que se plantean si podrán volver a amar y, en cualquier caso, si podrán volver a sentir lo mismo. En algunos de estos casos, lo que predomina es el miedo a no poder volver a sentir todo lo que el amor trae consigo. En otras ocasiones, la emoción que predomina es el sentimiento de culpa, como si volver a amar a alguien fuera una traición o una infidelidad.

Continue reading

Las tareas del duelo: Andando el camino

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

Hemos hablado del duelo como el camino que se abre y se va recorriendo cuando fallece alguien querido, pero, ¿en qué consiste realmente este proceso?

El proceso de duelo consiste en ir afrontando y elaborando una serie de tareas que describen, concretan y ponen nombre a las distintas facetas que supone la readaptación al mundo, tras el fallecimiento de quien estaba en nuestra vida.

El proceso de duelo supone para el doliente ir reelaborando desde su día a día sus valores más profundos. Es un proceso de dentro hacia fuera y de fuera hacia dentro: cómo es ahora el mundo para el doliente y cómo se ve ahora el doliente en el mundo con la certeza de la ausencia.

Las tareas que el doliente necesita resolver para elaborar el duelo y que Worden describe, son las siguientes:

1ª tarea:  Aceptar la realidad de la pérdida

Por muy esperada que sea, toda muerte conlleva una sensación de irrealidad. Esta tarea consiste en asimilar completamente lo que implica la muerte, tanto a nivel racional (sé que la persona ha muerto y no va a volver) como emocional (sé que ha muerto y lo acepto).  Tiene que ver con darse cuenta de que la persona está muerta y no va a volver, con aceptar que eso es así. La aceptación consiste en asumir que la realidad es la que es. No quiere decir que nos guste o que estemos de acuerdo.

Evitar esta tarea no protege del dolor que supone vivir sin el fallecido. Aceptar que el fallecido ya no va a volver es una idea dolorosa, a veces casi tan grande que parece que no nos entra en la cabeza, pero permanecer a la espera de una vuelta que no se va a producir es, si cabe, una idea aún más angustiosa.

Dejar intacta la habitación del fallecido, continuar hablando en presente de él o recoger todas sus pertenencias tras la muerte indica un bloqueo de esta tarea.

Continue reading

Teorías sobre el proceso de duelo

Pilar Pastor, psicoterapeuta de FMLC

 

FMLCEl proceso de duelo ha sido estudiado durante décadas por los profesionales de la Psicología.

En un intento por comprender mejor este proceso y facilitar la comunicación entre los profesionales y con la sociedad en general, los expertos han ido desarrollando diversos modelos explicativos, que ofrecen un guión y sirven de linterna cuando el proceso se torna demasiado oscuro.

Fases del duelo

Los primeros modelos que se crearon sobre el duelo son los Modelos de Fases o etapas, que dan una importancia casi única al componente emocional del duelo. Estos modelos contemplan el duelo como un proceso lineal: en él se irían sucediendo las fases y el doliente atravesaría cada una de ellas en una secuencia determinada y fija.

Estos modelos, como el de Kübler-Ross* o el de Parkes, se han difundido ampliamente debido a su sencillez y claridad a la hora de explicar el proceso. Según Kübler-Ross, para la resolución de su duelo el doliente pasa por las siguientes fases:

  • – Negación
  • – Ira
  • – Negociación
  • – Depresión
  • – Aceptación

Las fases descritas por este modelo hacen hincapié en el aspecto emocional del proceso, dejando menos atendidos y descritos otros aspectos como el cognitivo, el relacional o el de significado profundo, que resultan igualmente importantes para la completa elaboración del duelo.

Continue reading