Cómo afrontar el duelo por un ser querido en Navidad

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

Con la cercanía de la Navidad, gran parte del tiempo que dedicamos estos días a las consultas con los dolientes gira en torno a este tema. Resulta muy difícil abstraerse del calendario y no pensar, planificar o temer esta época del año que puede resultar especialmente sensible para los que han perdido a un ser querido.

Es frecuente escuchar que la Navidad constituye una época difícil, poco grata, o demasiada larga para muchas personas, que desearían que esta época pasase más deprisa. Son fechas que invitan a la melancolía, al recuerdo, pero también a los compromisos familiares, de trabajo y amigos, obligando a veces a reunirse con aquellos con los que se tiene un conflicto. Si a esto se une el hecho de haber sufrido una pérdida, todo se suma.

La Navidad durante el duelo inmediato

Cuando el duelo se encuentra en una fase aguda, ya sea porque la pérdida ha sido reciente o porque el nivel de dolor aún es muy intenso, muchos dolientes se sienten incapaces de celebrar la Navidad o simplemente reunirse con su familia.

A las personas de su entorno cercano solo les corresponde respetar ese dolor, así como las decisiones tomadas por la familia o el doliente, y mostrarse accesibles y dispuestos a acompañarle en la medida de lo posible.

La Navidad durante el duelo avanzado

Sin embargo, las pocas ganas de reunirse con la familia o de celebrar el Año Nuevo (posiblemente uno de los días más duros para los dolientes) no sólo se dan en las personas que han sufrido una pérdida muy reciente, o en quienes afrontan la primera Navidad sin su ser querido.

Continue reading