La pérdida gestacional: El duelo tras la pérdida de un bebé

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

Cada 15 de octubre se conmemora una de las pérdidas más tristes que puede sufrir una pareja y que la sociedad a menudo silencia: la pérdida del bebé que estaban esperando o del que nació, pero no sobrevivió. Se trata del Día internacional de la Pérdida perinatal y gestacional.

Cuando una pareja pierde a un hijo, los dos cónyuges deben enfrentarse a una reorganización, tanto del sentido de su vida como de su relación. El dolor conduce a una revisión total de los valores, los planes de vida, los roles, las emociones… y a menudo exige respuestas.

Tener otro hijo tras una pérdida

Una de las preguntas que pueden surgir tras la muerte de un hijo pequeño es: ¿En qué momento puedo volver a plantearme tener otro hijo? Hay casos en los que esta pregunta no se da nunca, pero hay otros en los que volver a tener otro bebé es importante. Estamos hablando de casos en los que la pérdida se ha producido intra-útero o teniendo el bebé apenas unos días o meses.

Hablamos de pérdida perinatal cuando la muerte se ha producido entre los 6 meses de gestación y los 24 meses de vida. Algunas madres que han vivido este tipo de pérdidas suelen consultarnos si existe una fecha “adecuada” a partir de la cuál pueden se volver a plantear quedarse embarazadas.

Preguntas tras el duelo perinatal

Esta cuestión genera una serie de preguntas a las que trataremos de ir dando respuesta poco a poco:

1. ¿Existe una fecha concreta a partir de la cuál se pueda volver a intentar tener un hijo?

Esta pregunta pone de manifiesto dos temas: uno, si el psicólogo tiene capacidad para hacer una recomendación tan precisa, y dos, los aspectos físicos de la pérdida. Más allá del duelo, el cuerpo requiere de un tiempo para reponerse del embarazo y de la pérdida bajo criterios que son estrictamente médicos.

2. ¿Cuánto dura el duelo?

Si tuviéramos una respuesta exacta a esta pregunta podríamos decir que una mujer puede volver a quedarse embarazada una vez que haya finalizado el duelo. Sin embargo, la duración del duelo depende de muchos factores y varía completamente de una persona a otra.

Sobre estas dos cuestiones, nuestra respuesta es que no existe una fecha concreta a partir de la cuál una mujer pueda volver a intentar quedarse embarazada con seguridad. Es importante tener en cuenta las recomendaciones médicas y, en cualquier caso, no existe algo similar a un “alta”. La fecha para volver a intentarlo pertenece a la pareja.

Es conveniente que la expectativa de ese nuevo embarazo sea realista. Haber sufrido una pérdida no implica tener una segunda, pero es normal sentir cierto miedo a la pérdida durante el segundo embarazo. También es importante que éste no venga a llenar el hueco del primer hijo, sino que surja de un deseo y una ilusión nuevas.

El sexo tras el duelo

La tercera pregunta que suele surgir tras un duelo perinatal puede parecer una cuestión que está implícita o poco importante, pero:

3. ¿Cuándo se recupera el deseo sexual en la pareja tras la pérdida de un hijo?

¿Qué papel tiene el sexo en el duelo? No podemos dar por sentado el deseo. La sexualidad, la intimidad, interviene en la concepción de un nuevo hijo y no existe una fecha concreta a partir de la cual el deseo reaparezca. Es algo que no se puede forzar y para cada persona tiene una importancia y lleva un ritmo distinto.

El deseo sexual representa la conexión con la vida, con el placer, con el deseo de intimidad. Es importante permitir que las sensaciones, el deseo, la ilusión… fluyan sin imponerles un calendario, ni imprimirles un tiempo concreto. Todos estos aspectos deben ser explicitados por los cónyuges en el caso de que quieren tener otro hijo.

Estas claves pretenden servir de orientación a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido o intentan ayudar a una persona doliente de su entorno. Para saber más o para solicitar ayuda psicológica gratuita, no dudes en consultar nuestra página web:

   www. fundacionmlc.org