¿Qué es el duelo?

PILAR PASTOR, PSICOTERAPEUTA DE FMLC

 

FMLC

En líneas generales el proceso de duelo se define como el proceso normal y necesario de adaptación a una pérdida. La pérdida puede ser ampliamente entendida como pérdida de un ser querido, una ruptura sentimental, pérdida de empleo o de rol, etc.

En este artículo, centraremos nuestra atención en la pérdida de un ser querido. Adentrarse en los elementos que componen esta definición da una pista de la profundidad del significado del duelo.

El duelo es un proceso

La primera acepción de “Proceso” en el diccionario de la Real Academia de la Lengua es “Acción de ir hacia adelante”. El proceso de duelo es un proceso cambiante, con subidas y bajadas, pero que, como su definición indica, siempre va hacia adelante e implica movimiento y acción.

Una parte importante de la resolución del duelo pasa por que el doliente tome parte activa en él, es decir, es una cuestión de decisión y de que la persona afectada se haga responsable de su proceso. El tiempo ayuda a poner distancia con el hecho en sí, a adquirir perspectiva, reflexionar y dolerse. Sin embargo, el tiempo no es curativo en sí mismo: lo curativo es lo que el doliente hace y se permite sentir durante ese periodo.

En este sentido, el deudo puede elegir sobre “cómo” resolver el duelo, es decir: cómo afrontar el vacío de la pérdida, como resolver la duda de qué hacer con las pertenencias del fallecido, permitirse dejar sentir el dolor o no, pedir ayuda o no. Sigmund Freud lo definía como “el trabajo del duelo” en referencia a la parte activa -de acción y compromiso- que conlleva la resolución y afrontamiento de este proceso.

El duelo es un proceso normal

El experto Doug Manning habla del duelo en estos términos: “El duelo es tan natural como llorar cuando te lastimas, dormir cuando estás cansado, comer cuando tienes hambre y estornudar cuando te pica la nariz. Es la manera que tiene la naturaleza de sanar un corazón roto”. Es normal sentir dolor cuando perdemos a alguien, es normal sentirnos confusos y perdidos. En palabras de Worden: “Es imposible no sentir cierto nivel de dolor cuando muere alguien a quien estábamos vinculados”.

Sentir dolor es necesario. En cierta medida, el dolor nos empuja a estar con nosotros mismos, con los recuerdos, con los porqués, repasando la experiencia de muerte. Anima a la introspección y al llanto, dos factores que son de gran ayuda para la asimilación y aceptación de la pérdida.

Continue reading

El mejor momento: Cuándo comunicar la muerte de un ser querido a los niños

PATRICIA DÍAZ, PSICÓLOGA INFANTO-JUVENIL DE FMLC

 

© MalagónMamá, ¿dónde está el abuelito? ¿Se ha puesto ya bueno?”.

Esta es una de tantas situaciones temidas por los adultos: comunicar la primera muerte de un ser querido a los niños.

A menudo nos cuesta mucho hablar de la muerte, muchas personas dicen que este tema les perturba y, a pesar de que la muerte es un hecho natural, nos encontramos en un mar de dudas cuando se trata de los niños. Nos cuestionamos infinidad de cosas, incluido si comunicar la muerte al niño podría generarle algún trauma.

Cómo comunicar una muerte a los niños

Aunque no hay un momento exacto para comunicar la muerte a un niño, sí hay algunas recomendaciones que nos pueden ayudar a la hora de anunciar la muerte de un ser querido a los niños y a los adolescentes.

Si es una muerte previsible, es decir, si la persona se encuentra en un estadio terminal de una enfermedad, podemos ir adelantando al niño lo que va a suceder: le preparamos para los cambios que van a tener lugar y, si es posible, los vamos ejecutando. Esto es especialmente importante en los más pequeños -de los 0 a los 2 años- que son los que más sufren con los cambios en sus rutinas.

Cuándo decirles a los niños que alguien ha fallecido

Hay que hacerlo lo antes posible. Aunque esto no significa que deba ser de golpe, se puede comunicar de manera gradual.

Lo debe comunicar alguien cercano, que sea de su confianza, no conviene que se entere por terceras personas o por comentarios. Lo ideal es que sean los propios padres quienes comuniquen la noticia. Si no es posible, entonces debe ser una figura cercana, en quien el niño confíe.

Hay que contestar a las preguntas o dudas que surjan sobre la muerte, atendiendo a las observaciones y cuestiones que el niño nos proponga. Debemos reconocer aquello que no sepamos contestar y dar al menor la oportunidad de buscar una respuesta juntos.

Continue reading

Un blog sobre el duelo: ¿Y por qué ahora?

 Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

FMLCExisten en la red multitud de blogs: hay una lista de los bloggers más famosos a los que los escritores noveles escriben para que reseñen sus libros, e incluso bitácoras con más seguidores que cualquier grupo de música. Ahora la pregunta es: ¿tendrá hueco este blog en el universo virtual?

Hay razones sólidas para crear un blog sobre el duelo: la primera es que debe existir un espacio en el que abordar una realidad que es universal, como lo es la muerte y, consecuentemente, el dolor que produce la pérdida de un ser querido. El motivo por el cual hemos elegido este formato para alzar la voz es que actualmente éste es el medio de expresión más potente. Y es que si nuestra entidad, la Fundación Mario Losantos del Campo, hubiera nacido en la Edad de Piedra, hubiéramos grabado un monolito.

¿Cómo nos afecta el duelo?

Nuestra segunda razón para crear este blog son los siguientes datos: si tenemos en cuenta que sólo en el año 2010 fallecieron en España 382.047 personas, y que cada muerte puede llegar a afectar a una media de 128 supervivientes, resulta evidente que el número potencial de personas afectadas por un duelo es elevado y, por lo tanto, también lo es la cifra de usuarios que encontrarían útil un blog sobre este tema. En el fondo buscamos dar respuesta a una necesidad social: hablar más sobre el duelo.

Está científicamente documentado que un duelo complejo puede aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y, en el caso de los viudos, incluso puede incrementar en un 50% la probabilidad de muerte durante el primer año de duelo. En resumen, conocer las características del duelo normal y complicado resulta vital para la salud física y emocional de las personas que atraviesan este proceso, ya que no detectar a tiempo un duelo difícil puede tener implicaciones severas para la salud, tanto física como psicológica*.

Continue reading