500 palabras para la compasión

Sara Losantos, Pilar Pastor y Patricia Díaz, psicólogas de FMLC

 

© MalagónCuando tuvieron lugar los terribles atentados de Estambul y Niza, el equipo de psicólogas de la Fundación Mario Losantos del Campo escribió este artículo para expresar su solidaridad y cercanía a los afectados, así como para aportar alguna pauta para aliviar y apoyar desde aquí a los familiares y amigos de las víctimas de la violencia terrorista. Lamentablemente, hoy este artículo sigue vigente.

Resulta enormemente difícil encontrar palabras para abordar un tema tan complejo y tan espinoso como es el duelo que produce la muerte de un ser querido, cuando ésta ha sido provocada por otro semejante.

Obstáculos en el duelo traumático

Una de las principales complicaciones que puede encontrar cualquier persona que pierda a un ser querido en un atentado es la dificultad para darle sentido a la experiencia de pérdida. Todo aquello que generalmente resulta útil en un proceso de duelo resulta insuficiente cuando afrontamos la muerte de un ser querido en un atentado, debido a la magnitud del impacto.

Tras un atentado de estas características, la prioridad es atender la devastación que deja la crueldad a su paso. Tan sólo el amor, la compasión y el encuentro genuino con otro ser humano pueden sostener y contener el alma rota de un país en duelo.

Tal vez esta explicación pueda resultar pueril o insuficiente, pero en este momento el amor constituye realmente una auténtica fuerza frente al odio, al horror y la destrucción. Aunque ahora mismo pueda parecer que el odio lo ocupa todo, al igual que aquel sabio indio, necesitamos descubrir que “el amor es silencioso, pero es superior al odio que hay en el mundo. Si no fuera así, el mundo no resistiría”.

Continue reading

La huella del 11-M en el duelo infantil

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

Hace poco se han cumplido doce años desde los atentados del 11-M en Madrid, una fecha en la que se han celebrado diversos actos conmemorativos en memoria de las víctimas de esta tragedia. En este contexto, no podemos dejar de reflexionar en torno a cómo han vivido los actos de homenaje aquellos niños que no tuvieron la suerte de conocer a ese familiar que viajaba en uno de los trenes atacados.

Es posible que, durante estos años, el resto de sus familiares les hayan transmitido a esos niños un recuerdo doloroso del fallecido. Por esta razón, cada familia tiene que hacer un esfuerzo y tirar de memoria, si sólo le transmitimos eso al niño, se quedará con un recuerdo muy pobre de ese ser querido.

Por eso, conviene hacer acopio de recuerdos y fotografías, eventos y situaciones que puedan ayudarle a forjar una imagen de cómo era el fallecido. Es importante que sepamos rescatar la personalidad de ese tío, ese padre, esa madre, hermano o abuelo que viajaba en los trenes, para que el niño sepa realmente a quién tiene que recordar.

Cómo explicarle al niño una pérdida dolorosa

Aunque es difícil, cuando le hablemos al niño de lo que pasó resulta conveniente ceñirse a los hechos: la persona murió por las lesiones que sufrió en el atentado. Evitemos decir “murió en el atentado” o “víctima de un atentado”, ya que hay muchas personas que sobrevivieron al mismo.

Continue reading

Características y atención del duelo traumático en niños

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

Una de las frases que más escuchamos quienes trabajamos en el ámbito del duelo infantil es que «hay que tener mucho cuidado porque los niños se pueden traumatizar«.

Estas frases suele emitirlas un adulto que ha tenido una experiencia negativa con la muerte y, por ejemplo, confiesa que, desde que vio a un difunto o fue al tanatorio por primera vez, se traumatizó y ya no ha vuelto a hacerlo, o no ha vuelto a ser lo mismo y tiene miedo de que eso les ocurra a sus hijos.

A todos estos adultos les explicamos que no es tan fácil traumatizar al niño, que esa experiencia no tiene por qué ser tan negativa y que seguramente se deba a que se lo explicaron mal, o esperaba otra cosa, o sencillamente nadie le explicó lo que iba a suceder o ver.

Factores que contribuyen al duelo traumático

Aunque es muy difícil que nos enfrentemos al caso de un niño que atraviese un duelo traumático, sí es cierto que hay factores que pueden provocar esta situación. Estas son algunas experiencias que hemos visto en terapia y que pueden resultar traumáticas para los menores, si bien no dependen exclusivamente de la pérdida:

Como decíamos, el duelo sea traumático no depende en exclusiva de cómo haya fallecido el ser querido, también influyen las habilidades del niño y de quienes le rodean, las experiencias previas, la red de recursos disponible, quién estaba a su lado, el tipo de pérdida (no es lo mismo perder a un progenitor que a toda la familia), la cantidad de cambios a las que se vea sometido, etc.

Continue reading

Los duelos superpuestos: Cómo afrontar varias pérdidas sucesivas

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

© MalagónA veces, cuando fallece un ser querido, parece que todo se detiene. Podemos tener la sensación de que la vida se ralentiza, pero no es así: la vida continúa y el mundo sigue girando, aunque nos pueda parecer imposible que lo haga.

Quizás por esta razón, a veces puede ocurrir que, mientras aún nos encontramos en medio de un proceso de duelo, se produzca otra muerte en la familia o en el entorno, que viene a sumar aún más dolor al ya existente. En este caso, el abanico de reacciones ante esta nueva pérdida es amplio.

Sensación de impotencia ante la vida

Puede suceder que en el doliente predomine una tremenda sensación de impotencia, de que la vida le golpea, le trata injustamente o que todo le sucede a él. A esto se añade una profunda sensación de vulnerabilidad ante la vida y la percepción de que no tienen ningún control en un mundo que es dañino y hostil.

En estos casos, el trabajo del duelo probablemente tendrá que ir encaminado a aceptar que, aunque en la vida tenemos cierto control sobre las cosas que nos suceden, este control no es total, ya que vivimos en un mundo azaroso. Asimismo, habrá que reparar esa visión tan hostil de la realidad y ayudar al doliente a aceptar la dualidad de vivencias que se producen en el mundo, unas veces positivas para nosotros y otras, negativas.

Cuando el duelo es abrumador

A todas estas reacciones que hemos mencionado puede sumarse un sentimiento de derrota, de que lo que ha ocurrido es demasiado para ellos y que no van a poder manejarlo todo. En este punto, es imprescindible acompañar esa sensación, que es legítima, y saber que no se puede imprimir prisa a los procesos de duelo.

Y es que, aunque el tiempo no es el factor clave de un proceso de duelo, lo cierto es que se necesita un mínimo de tiempo –cada persona precisa de un periodo distintopara poder elaborar una doble pérdida. A esto hay que añadir el hecho de que en la vida hay momentos en que una persona puede no sentirse capaz de superar algo, pero esto no significa que no seamos capaces, sólo que en dicho momento vital la sensación predominante es esa.

Los duelos superpuestos

Sin embargo, quizás la más demoledora de las reacciones, la que añade mayor sensación de extrañeza, es aquella en la muerte de un ser querido se superpone a la de otro, como si uno de los fallecidos tuviera una mayor presencia que el otro: como si el recuerdo de uno de los difuntos se difuminara y el del otro cobrase mayor relevancia.

Hay pacientes que describen esta sensación como si el último duelo sustituyera al anterior, como si la otra muerte se viera lejana o hubiese perdido relevancia. Descubrir todas estas sensaciones hace que el paciente lo viva con sentimiento de culpa, como si estuvieran olvidándose de uno de sus seres queridos.

Continue reading

Accidente de GermanWings: Escucha y acompañamiento, las claves para ayudar a las familias de las víctimas

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

El accidente del Airbus de la compañía GermanWings nos ha conmocionado e impactado a todos. Se sabe que entre los pasajeros fallecidos hay víctimas españolas, pero la tragedia no entiende de nacionalidades. Ya lo dijo Publio Terencio: “Ningún sufrimiento humano me es ajeno”. Ahora, comienzan unos días de mucha incertidumbre y dolor para los familiares de las víctimas del siniestro aéreo.

El hecho de que la muerte de sus seres queridos haya sido causada por un accidente de aviación añade al duelo de las familias un componente traumático. Así, en los primeros momentos tras conocer la noticia pueden producirse reacciones propias del trastorno de estrés postraumático. (Embotamiento emocional, sensación de desapego de la realidad, insomnio, irritabilidad, hipervigilancia). Por eso tenemos que estar preparados para responder a las necesidades de quienes van a vivir más directamente estas pérdidas.

Atender el duelo: Escucha y cercanía

Cuando se produce una tragedia de esta magnitud, todos los agentes sociales estamos llamados a prestar nuestro apoyo a los afectados, cada uno desde su campo de acción. Nuestra presencia, cercanía y, especialmente, la escucha van a jugar un papel fundamental en la atención de su duelo, porque el dolor necesita de otro ser humano que lo valide, que lo permita y que lo legitime para disolverse, deshacerse y aceptarse.

Solamente un ser humano puede aliviar el dolor de otro, porque somos seres sociales y necesitamos el consuelo de nuestro entorno. Pero prestar apoyo en estas circunstancias no es tarea fácil. “Ni el sol ni la muerte pueden mirarse fijamente ni duramente mucho tiempo”, dijo François de la Rochefoucauld. Y tenía razón: como individuos, nos resulta muy difícil sostener nuestra mirada ante el sufrimiento y el dolor ajeno. Sin embargo, cualquier esfuerzo que hagamos será crucial para las víctimas, porque el dolor necesita testigos para sanar.

Continue reading

Aniversario del 11-M: ¿Cómo puede afectar al duelo de las familias de las víctimas?

Sara Losantos, Pilar Pastor y Patricia Díaz, psicólogas de FMLC

 

Durante las casi dos décadas que han pasado desde los atentados de Atocha, los familiares de las víctimas han tratado de aceptar lo ocurrido, superar su dolor y seguir viviendo. Sin embargo, el duelo por un ser querido, cuando la muerte ha tenido lugar en circunstancias traumáticas, puede presentar complicaciones que se intensifican ante los aniversarios.

Según el equipo de psicólogas de FMLC, cuando se acerca la conmemoración de algún momento importante para el doliente, como es la fecha de fallecimiento, es habitual que los familiares de las víctimas experimenten reacciones emocionales y recuerdos intensos.

Se trata de unos momentos muy duros y de gran carga emocional, pero en general estas reacciones son normales y no deben ser motivo de preocupación ni para los dolientes ni para su entorno. Sin embargo, en el caso de los duelos traumáticos como el del 11-M, estas sensaciones se agudizan por varios motivos:

  • -En primer lugar, el hecho de que el fallecimiento del ser querido haya tenido un componente traumático intensifica la reacción de duelo, ya que a menudo se le une un trastorno de estrés postraumático que dificulta el proceso.

  • -En segundo lugar, el hecho de ser un duelo colectivo implica un componente protector, ya que acompaña a las familias de las víctimas, legitima su dolor y hace que se sientan menos solas. Sin embargo, al mismo tiempo, las desprotege ante los numerosos homenajes, noticias y declaraciones de políticos, asociaciones, medios, etc., que reabren el proceso. Esto impide a los dolientes marcarse una agenda propia para vivir su duelo, ya que ésta se encuentra en manos de muchos actores a la vez.

Continue reading

El apoyo en duelo tras una gran tragedia

Patricia Díaz y Sara Losantos, psicólogas de FMLC

 

FMLCLas circunstancias en las que tiene lugar la muerte de una persona influyen en gran medida en la posterior elaboración del duelo de sus familiares. Cada vez que tiene lugar un atentado o un accidente de grandes dimensiones, se pone de relieve el sufrimiento y la desesperación de los parientes de las víctimas al no tener noticias de sus seres queridos durante las primeras horas tras el suceso.

A estas emociones se añade el tremendo impacto o angustia que produce en las familias la continua emisión de imágenes del suceso a través de los diferentes canales de televisión, lo que hace más difícil que encuentren un momento de reposo para asimilar los hechos.

A menudo se piensa que la sociedad está acostumbrada a las imágenes de las tragedias que se emiten diariamente en el telediario, a escucharlas sin apenas inmutarnos.  Pero en realidad, se trata de un mecanismo para protegemos de la sacudida y del impacto que nos producen. Esto nos permite ayudar en algunos casos y, en otros, simplemente seguir adelante.

Pautas para ayudar a los dolientes

Cuando se produce una tragedia de grandes dimensiones, como un atentado terrorista o un accidente de avión, la ayuda que se puede brindar a los familiares de víctimas puede resumirse en tres pautas fundamentales:

  • ● Cercanía: Es necesario respetar las necesidades de cada persona, pero es probable que el contacto físico -una mano en el hombro, un apretón, un abrazo sentido-, resulte de gran ayuda para muchos dolientes.  En estos casos donde se genera tanta intensidad emocional, resulta muy difícil no implicarse de alguna manera. También es clave no dejar solos a los familiares de las víctimas durante estos primeros momentos.

  • ● Respetar la expresión emocional del doliente. Esto hay que hacerlo sea cual sea su respuesta ante la noticia del accidente, evitando poner normas ni tampoco plazos a su proceso de duelo. La respuesta que da cada individuo ante una tragedia de estas características es siempre diferente y la mejor que puede dar, ya que no existe ni un solo duelo igual a otro. Además, es imposible que el proceso se ponga en marcha de manera normal en estos casos, porque la constante exposición informativa no deja espacio para ello.

    Continue reading

El duelo por la muerte inesperada de un ser querido

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

MUERTETRAUMA

El duelo que tiene lugar tras una muerte inesperada presenta un conjunto de características concretas que orientan el camino de este proceso en una dirección determinada.

Hoy pondremos el foco en las generalidades del proceso de duelo que se desencadena tras un fallecimiento repentino y nada esperado.

Sensación de irrealidad tras una muerte repentina

Lo más característico de una muerte inesperada es la lucha con la sensación de irrealidad. Es muy habitual que, tras un fallecimiento repentino, el doliente no sienta el dolor de la pérdida en un primer momento. Cuando se observan reacciones de serenidad mantenida o de gran tranquilidad en dolientes que acaban de perder a un ser querido, generalmente éstas se achacan a la frialdad o incluso a la fortaleza (bien o mal entendida) pero, en cualquier caso, sorprenden.

A menudo estas reacciones provienen de mecanismos de defensa básicos de protección del dolor. No podemos afrontar lo que no estamos preparados para soportar. Estos mecanismos internos de protección dan tiempo a nuestra mente y a nuestro cuerpo para que procesen lo sucedido. Son mecanismos puramente biológicos y necesarios. Cada persona tiene unos tiempos para afrontar la realidad de la muerte, que deben ser respetados.

Cuánto dura el duelo tras una muerte súbita

Cuando se sufre la pérdida repentina de un ser querido, el doliente seguramente va a necesitar más tiempo para encajar lo ocurrido y su energía se centrará más en este proceso que en cualquier otro. Se encontrará con angustia, dolor, falta de comprensión de lo sucedido e incluso sensación de inseguridad.

Continue reading

El duelo de las víctimas de una catástrofe natural

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

Cada cierto tiempo tienen lugar en nuestro planeta catástrofes naturales como terremotos, inundaciones o huracanes que arrasan países dejando miles de víctimas a su paso. Sin duda son noticias que nos impactan a todos e, inevitablemente, nos hacen reflexionar sobre las secuelas psicológicas que tiene una tragedia como ésta en la población. En este artículo analizaremos cuáles son las características generales del duelo tras una catástrofe natural de tal magnitud, a qué van a enfrentarse los supervivientes y qué factores complican o facilitan el desarrollo del proceso de duelo.

Las víctimas de una catástrofe natural deben hacer frente a numerosas pérdidas en un corto periodo de tiempo: pérdidas personales, pérdidas materiales, de su entorno, etc. Esto les obliga a emprender un éxodo lleno de incertidumbre. Al dolor de la pérdida (de los seres queridos que han muerto, de su hogar, etc.) se suman intensas vivencias de miedo, conmoción, peligro o desorientación.

Cómo reaccionan las víctimas de una catástrofe

Expertos como la psicóloga Roxane Cohen Silver, que ha estudiado durante décadas las reacciones personales y colectivas ante catástrofes naturales, aseguran que debemos ser sensibles a la variabilidad de respuesta individual que se produce ante un acontecimiento de estas características. También alerta sobre la existencia de muchos mitos en torno a cómo responde una persona a un evento de esta magnitud.

Lo que Cohen Silver ha demostrado en sus investigaciones, entre otras conclusiones, es que el duelo no sigue unas pautas ordenadas en fases, que la respuesta de una persona frente a la tragedia no es predecible, y que no es necesaria la angustia para poder afrontarlo. Sus estudios concluyen de manera firme que no existe ninguna manera concreta de afrontar una tragedia provocada por un terremoto, un tsunami o un huracán.

Continue reading

El duelo causado por una muerte traumática

Sara Losantos y Pilar Pastor, psicólogas de FMLC

 

Es imposible sustraerse a la magnitud del impacto emocional que provoca una catástrofe de grandes dimensiones, como un atentado, un accidente de tren o de avión. Cuando se produce una tragedia de estas características, hay muchas personas que se unen al dolor de las víctimas y que quieren ayudarlas. Nosotros queremos aportar nuestro granito de arena, explicando cuál es la mejor manera de atender a los afectados en los momentos inmediatos a una tragedia de este tipo.

Aunque la muerte siempre es muerte, este tipo de pérdidas tiene un componente traumático que alcanza no sólo a los familiares de las víctimas, sino también a todas las personas que son testigos de la catástrofe a través de los medios de comunicación. Expertos en duelo, como la Dra. Roxane Cohen Silver, señalan la importancia de evitar la difusión de imágenes en TV y prensa, para proteger a la población frente a un posible estrés postraumático colectivo.

El duelo por muerte inesperada

Las muertes súbitas son más difíciles de elaborar que otras en las que hay aviso previo de inminencia de muerte (enfermedad grave, salud deteriorada, etc.). Esta dificultad tiene que ver con que el doliente no tiene posibilidad de prepararse mental ni emocionalmente ante la pérdida.

Es frecuente que se dé un proceso de shock en el que la persona afectada no pueda creer lo que ha ocurrido. Ese bloqueo, normal al principio, tiene que ver con el proceso de asimilación, en el que se ponen en marcha mecanismos de defensa que nos protegen de la realidad de la muerte.

Atender los síntomas de estrés postraumático

Una de las características que va a tener este duelo -junto con el dolor añadido de la muerte- es la posibilidad de desarrollar un estrés postraumático completo o alguno de sus síntomas .(Reexperimentación del accidente, insomnio, embotamiento emocional, sensación de desapego de la realidad, irritabilidad, hipervigilancia). Para ayudar a la persona afectada, habrá que estar pendiente de la aparición de estos síntomas, al tiempo que se atienden sus necesidades en el duelo inmediato.

Continue reading