Mejora de la Educación Secundaria en Benga

El objetivo de este proyecto es mejorar el nivel educativo en la zona de Benga mediante becas destinadas a la población juvenil, que les ayuden a matricularse en buenas escuelas de Educación Secundaria.

Actualmente las escuelas locales diurnas de Secundaria están masificadas y su nivel educativo es muy bajo. Mediante la concesión de 50 becas de estudios a adolescentes con pocos recursos y buen expediente, pretendemos no sólo aumentar el número de estudiantes que tienen acceso a la Educación Secundaria, sino también ayudarles a que puedan asistir a escuelas de buena calidad, ya que de otra forma no podrían permitírselo debido a su alto coste.

Escuela Saint Mary de Benga

A través del mantenimiento de este colegio de Educación Primaria -que también funciona como centro de atención nutricional-, contribuimos a mejorar las condiciones de vida de la población infantil de Benga, una región habitada por familias con escasos recursos, situada al este de Malaui.

Actualmente asisten a esta escuela 83 niñas y 65 niños que reciben clases de educación infantil y Primaria, dos comidas diarias para mejorar su nutrición. El centro dispone de varias aulas donde los pequeños aprenden lectura, escritura, matemáticas e inglés, conocimientos básicos que más adelante les permitan integrarse en la Enseñanza Secundaria.

También reciben clases prácticas de jardinería y cultivo, en las que se familiarizan con las frutas, las plantas, el riego, y también con la crianza y el cuidado de animales como conejos o vacas, que nunca han visto en sus casas.

Servicio de Rehabilitación y Estimulación Temprana

Este centro acaba de abrir sus puertas en 2018 y tiene previsto acoger hasta 40 alumnos de entre 1 y 5 años. Su objetivo es dar apoyo educativo y terapéutico a menores con discapacidad para facilitar su integración progresiva en las escuelas públicas de Primaria de La Paz.

Para ello se cuenta con un edificio, situado dentro de los terrenos de la Parroquia de El Salvador, que ha sido rehabilitado para poder acoger a niños con diferentes minusvalías físicas y psíquicas, procedentes de familias con bajos ingresos que no pueden costear su educación privada. Actualmente cuenta con salas de Fisioterapia, Fonoaudiología, Psicopedagogía y Psicología.

En este centro se proporcionará a los niños atención experta e individualizada, adaptada a la diversidad y complejidad de sus necesidades, facilitando su incorporación al sistema educativo, que en Bolivia es muy complicada debido a la discriminación social que sufre este colectivo y a la escasez de recursos para atenderlos.

Alimentos para Malaui

A través de este proyecto, FMLC proporciona asistencia nutricional a la población infantil y a los ancianos sin recursos de la región de Benga, en Malaui, un país muy afectado por la pobreza y la malnutrición.

Dos veces al año, nuestra entidad organiza una recogida solidaria de alimentos no perecederos (legumbres, pasta, leche en polvo, conservas de carne y pescado) durante varios días en la zona norte de Madrid, los cuales se envían posteriormente a los centros materno-infantiles que coordina en Malaui la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol (MCSPA).

Allí, los alimentos se almacenan y se utilizan para enriquecer con proteínas y hierro la dieta de los niños, así como para abastecer a los numerosos ancianos que viven en la zona, y que apenas cuentan con apoyo ni recursos para subsistir durante los meses previos a la cosecha.

Apadrina a un niño en Bolivia

A través de este programa puedes apadrinar a un niño sin recursos del barrio de El Tejar, en La Paz (Bolivia) y mejorar su acceso a la educación y sus oportunidades de futuro. Actualmente, en Bolivia menos del 30% de los niños menores de 5 años están escolarizados, debido a la falta de guarderías públicas y a los escasos recursos de la población para acceder a centros escolares privados.

La falta de educación y atención en los primeros años de vida dificulta el desarrollo cognitivo de los niños, al tiempo que desemboca en una incorporación tardía al sistema escolar, un bajo rendimiento académico y, en última instancia, pocas posibilidades de prosperar una vez alcanzada la edad adulta.

Apadrinando a un niño o una niña de El Tejar, estás financiando el coste de su educación, su atención sanitaria y nutricional durante un año, a través de una contribución de sólo 20 € al mes. Esta aportación nos permite aumentar el número de menores que podemos atender en nuestro centro infantil, mejorando notablemente su calidad de vida.
Haz click aquí para saber más sobre este programa. ¡Apadrina!

Construcción de un comedor infantil

En la zona oriental de la República Dominicana se encuentra la provincia de San Pedro de Macorís, una región apartada e inmensamente pobre, cuya economía depende casi enteramente de la caña de azúcar. La población de esta comarca, con un elevado porcentaje de inmigrantes procedentes de Haití en su mayoría, sobrevive en condiciones infrahumanas, durmiendo en poblados de chabolas en mitad de los campos de caña, totalmente aislados y sumidos en la miseria.

En este lugar, FMLC contribuyó a la construcción y puesta en funcionamiento de un comedor infantil que garantizase la atención alimentaria de los niños sin recursos. Además de a los menores de la zona, el comedor también está dirigido a todas las personas mayores de los alrededores que se encuentren solas y sin apoyo familiar.

Escuela de adultos

Tras la larga guerra civil sufrida, y los daños causados por los cambios climáticos y las enfermedades infecciosas, dos terceras partes de la población de Mozambique viven en la pobreza. Además, más del 56% de sus habitantes son analfabetos, pues estas difíciles condiciones han hecho imposible la escolarización de muchos niños. Es por ello que el país se enfrenta en estos momentos a la difícil tarea de su reconstrucción.

En 2005 FMLC contribuyó con la labor de la Casa do Gaiato, que desarrolla en Maputo una intensa labor social con adultos en situación de pobreza, huérfanos, niños repudiados, huérfanos del sida o menores en situación difícil. En concreto, nuestra entidad financió todos los gastos de convalidación necesarios para que más de un centenar de alumnos sin recursos pudieran completar su formación en la Escuela de Adultos que mantiene esta entidad.

Salud Bucodental

Este proyecto se inició con el objetivo de mejorar los hábitos de higiene oral de la población de Turkana y proporcionarles tratamiento gratuito para sus dolencias, con especial atención a los niños. Antes de que se pusiera en marcha, los habitantes de la zona recurrían a la extracción como cura a cualquier dolencia bucodental y padecían numerosos problemas e infecciones periodontales, debido a los cambios en sus hábitos alimenticios y al uso del esekon, un árbol local cuyas hojas utilizaban para limpiarse los dientes a falta de material básico como cepillos y dentífrico.

El proyecto se lleva a cabo en escuelas y asentamientos de la zona, con un elevado nivel de participación. Primero tiene lugar una charla informativa sobre salud oral, a cargo del responsable sanitario del proyecto, donde se explican nociones básicas de higiene dental y se resuelven las dudas y preguntas de los asistentes. A continuación, se realizan revisiones dentales a los participantes que lo soliciten y, en su caso, los tratamientos que sean necesarios (limpiezas, empastes temporales, extracciones). Los casos más graves se remiten a los hospitales de la zona.

Desde 2012, este proyecto se integra dentro de las actividades del Programa de Salud que coordina nuestro dispensario médico, con base en Todonyang.

Suministro de Agua Potable en Todonyang

La región de Turkana se caracteriza por la extrema aridez de su terreno y la escasez de lluvias, lo que dificulta enormemente cualquier tipo de actividad agrícola. La construcción de embalses de agua potable resulta, pues, crucial para combatir la extrema sequía que esta región padece desde hace años, la cual ha extremado la hambruna y causado cuantiosas pérdidas entre el ganado.

El dispensario médico que FMLC mantiene en Todonyang contaba desde hacía tiempo con una presa que suministraba agua potable al centro, así como a la población local y a su ganado. Sin embargo, no bastaba para paliar las necesidades de agua de todos ellos. Por esta razón, en 2010 se llevó a cabo la excavación de un nuevo embalse, con el objetivo de vallar uno de ellos y reservarlo exclusivamente al consumo humano.

Actualmente la presa se encuentra al máximo de sus reservas y, tras destinar el segundo embalse al consumo exclusivo del ganado, se han mejorado las condiciones de higiene de la zona y se han aumentado los recursos acuíferos en caso de sequía.

Dispensario Médico de Todonyang

Construido en 2007 por FMLC, que desde entonces financia su mantenimiento, este centro médico ha mejorado notablemente la calidad de vida de los habitantes del distrito de Lokitaung, que anteriormente carecían de cualquier tipo de atención sanitaria.

Cuando enfermaban debían desplazarse hasta el dispensario más cercano, situado a más de 30 kilómetros de distancia en una región que carece de carreteras o redes de transporte, por lo que la mayoría optaba por permanecer en sus casas y usar remedios tradicionales, que casi siempre resultaban inefectivos o perjudiciales.

Desde su apertura, el dispensario ha mejorado notablemente la salud de la población local. Además, cuenta con una clínica móvil que permite ofrecer cobertura sanitaria a los asentamientos más alejados. Desde el dispensario también se organizan cursos de formación para los enfermeros y los auxiliares sanitarios, así como charlas informativas sobre salud e higiene dirigidas a la población local.