Cuando no sabemos qué decir ante una persona en duelo

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

Muchas personas se quedan sin palabras cuando se encuentran ante alguien que está sufriendo dolor. Este “vacío de palabras” aumenta si la persona ante quien están ha experimentado la pérdida de un ser querido.

Es común observar esta reacción en tanatorios, en cementerios o en celebraciones religiosas. Nos quedamos mudos, sin palabras, sin saber qué decir. A veces nos preguntan: ¿Qué le puedo decir a una persona que acaba de perder a un ser querido? ¿Cómo puedo consolar a alguien cuyo familiar acaba de fallecer? No existe una respuesta sencilla a esta pregunta.

Cada uno necesita diferentes formas de consuelo

Dado que no existe ni un solo duelo igual a otro, tampoco puede haber una expresión o una frase que sirva por igual a todo aquel que haya vivido una pérdida reciente. Es una de las cuestiones que más preguntas generan en la red, en nuestro blog y en las consultas.

Y sin embargo en este artículo queremos plantear otra pregunta con la esperanza de que proporcione respuesta a la primera: ¿Existe una palabra o conjunto de ellas cuya combinación pueda disminuir, aliviar o calmar el dolor de alguien en duelo?

­­­­La respuesta es taxativamente NO. No existe tal fórmula. Ninguna palabra, por amable o cálida que sea, puede reparar el dolor que produce la muerte de alguien a quién queremos. Las únicas palabras que pueden aliviar a una persona en duelo son las que el propio doliente pronuncia cuando nombra su experiencia y pone palabras a su dolor.

Frases vacías que no ayudan al duelo

Sentimos una gran presión al buscar mentalmente una frase mágica que sirva de bálsamo al doliente. Pero no son las palabras las que curan: es la cercanía, la escucha, los ofrecimientos concretos.

En esos momentos de silencio, de tensión, a veces tenemos la tentación de apagar el dolor, de acallarlo y rompemos el silencio para interrumpir la incomodidad que genera esa situación. En esas ocasiones, puede suceder que recurramos a frases hechas, frases como “Te acompaño en el sentimiento” o  “Sé cómo te sientes”.

Continue reading

Los miedos del profesional socio-sanitario ante el duelo

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

En esta sociedad de la que formamos parte, que siente el dolor y el sufrimiento con aprensión, y que busca distanciarse del dolor propio y ajeno, ¿a qué retos se enfrenta el profesional que trabaja en contacto con el duelo y la muerte?

Parece necesaria una revisión y un trabajo personal por parte del profesional para trabajar en este campo, ya que participa de esta sociedad y está inmerso en dicha corriente de (no) afrontamiento del dolor.

La herramienta más importante del profesional que trabaja con personas es él mismo. Más importante que cualquier técnica o herramienta es que el profesional esté presente (en presencia terapéutica), en autenticidad y consciencia en el momento de la terapia o la consulta.

Hacia la humanización de la atención socio-sanitaria

Entre los profesionales socio-sanitarios (psicólogos, médicos, enfermeros, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales, etc.) está surgiendo con fuerza una tendencia a humanizar la salud, a deshacer ese camino que se ha andado en pro de la tecnificación y la medicalización, devolviendo la importancia del contacto humano y abogando por el trabajo interno a cargo del profesional, por la compasión (entendida como la comprensión profunda y como invitación a acompañar al otro) y la empatía.

Parece que este movimiento que surge desde la Medicina, la Psiquiatría, la Psicología… está suponiendo una revolución silenciosa, que va poniendo las semillas para crear en el trabajo terapéutico una forma de relación basada en la humanidad y en el cuidado de calidad.

La importancia de la escucha

Quizá una de las principales tareas que tiene por delante un profesional sanitario es la de parar: parar para poder escuchar y escucharse; para poder tomar conciencia de qué partes de su interior se activan en el encuentro terapéutico con el dolor.

Trabajamos como somos, así que los miedos, las creencias, las emociones, los mecanismos propios de afrontamiento y todo aquello que nos despierta el sufrimiento, la muerte y el dolor en nosotros mismos, van a estar presentes en el momento de la terapia.

Continue reading

Cosas que no hay que decir a los niños en duelo (I)

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

Como dicen las abuelas en su sabiduría popular, más vale prevenir que curar. Por eso, este artículo y su continuación tienen la intención de ayudar a los adultos a evitar algunas actitudes en las que solemos caer a menudo a la hora de orientar o consolar a los niños que han sufrido la pérdida de un ser querido.

Todos los adultos tenemos la necesidad de decir algo a las personas en duelo, especialmente si se trata de niños o adolescentes. Es como si pensásemos que nuestra experiencia o nuestra edad pueden aportar una visión basada en nuestras vivencias que, sí o sí, ayudará a los niños a llevar mejor el duelo.

La experiencia de duelo es única

Sin embargo, hay que tener en cuenta que aunque algunas cosas nos hayan sido útiles en el pasado, lejos de servirles, a los niños puede complicarles la existencia. Las cosas que nos consuelan a nosotros no tienen por qué consolar a los demás.

Por este motivo, hay determinados tipos de mensajes que, en lugar de ayudar a los menores a sobrellevar su duelo, no hacen más que complicarlo. A continuación explicamos algunos de ellos.

No abrumar al menor con responsabilidades que no le corresponden

Ahora tienes que ser fuerte, eres el hombre de la casa, tienes que ser un apoyo para tus hermanos, tienes que dar ejemplo de valentía…” son mensajes que limitan la expresión emocional de los niños y los adolescentes.

Se pone sobre sus hombros la responsabilidad de garantizar el bienestar emocional de su familia y se les obliga a fingir una fortaleza y unas emociones que nada tienen que ver con la valentía y la superación.

Continue reading