El deseo y la inapetencia sexual durante el duelo

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

Este año ha caído en mis manos el libro de Milena Busquets, “También esto pasará”. Se trata de una novela muy profunda y emotiva, donde la autora narra en primera persona el duelo que vivió por la muerte de su madre. Es un libro muy recomendable y, leyéndolo, sentí la necesidad de hablar del papel que desempeña el sexo en el proceso de duelo.

Considerado como un tema tabú para muchos y como un instinto primario en el ser humano para otros, el sexo es, sin embargo, el gran olvidado en el proceso de duelo. Pero, en realidad, el sexo forma parte del ciclo evolutivo y conecta al ser humano con la vida de un modo único. El papel que desempeña el sexo en el proceso de duelo es distinto para cada persona. A pesar de ello, podemos distinguir fundamentalmente dos supuestos:

Inapetencia sexual durante el duelo

Por un lado, nos encontramos con aquellas personas para las que la sexualidad supone algo excesivo, casi obsceno, porque hay quienes sienten que disfrutar del sexo durante el duelo -o incluso reír o cantar- es una muestra de deslealtad hacia la persona que ha fallecido.

Para ellos es como si fuera irrespetuoso disfrutar mientras el ser querido está muerto y como si la muerte nos obligase a guardar un tiempo “prudente” de luto más o menos riguroso, consistente en una cierta solemnidad y en guardar la memoria del difunto a través de la inactividad. Es como si el mundo hubiese muerto con él. El problema es que los márgenes del luto están tan desdibujados que los dolientes no tienen un tiempo “concreto” durante el que dolerse y acaban por no saber a qué atenerse.

Continue reading

La importancia del vínculo con el fallecido en el duelo

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

Si hay una premisa a través de la cual entendemos el duelo, es que no existe un duelo igual a otro. Y lo que hace que un duelo sea tan particular para cada persona es el vínculo único que existía con el fallecido.

Por eso, ante el fallecimiento de un padre, por ejemplo, cada hijo lo sentirá de una manera diferente porque, aun tratándose de la misma persona, la relación, el vínculo que les unía a cada uno, era completamente distinto. Las características del vínculo son las que resumen por completo la relación, la expresión de la unión que mantenían el difunto y el doliente, y sobre la que se asienta la relación.

Cómo funcionan los vínculos

En la relación, cada persona se coloca alrededor del vínculo en una relación circular y sistémica. Se unen y relacionan en función de este vínculo, que está repleto de emociones y experiencias vividas conjuntamente, pero interpretadas individualmente, en las que se mezclan miedos, certezas, amor, etc.

Cada relación establece un vínculo: aunque tengamos tendencia a relacionarnos y a crear vínculos de una determinada manera, cada relación tiene sus características particulares. Por esa razón cada pérdida es única y por eso es tan importante adentrarnos en la relación que había con el fallecido para poder elaborar el proceso de duelo.

Si no había vínculo con el fallecido, no puede desencadenarse el proceso de duelo. Y esto puede ocurrir incluso dentro de una familia. La forma en que el doliente desarrolle el duelo estará definida por cómo era su relación con el difunto.

La influencia del vínculo en el duelo

El vínculo ha sido largamente estudiado en los procesos de duelo: tanto poniendo el foco en la calidad del apego -como hizo Bowlby-, de forma que el duelo se irá elaborando de forma más o menos complicada, como poniendo el foco en la transformación del vínculocomo lo trabaja Neimeyer-, de tal manera que el doliente encontrará la manera de conectar de un modo más sutil, pero también más profundo, brillante y acorde con el cambio en la relación.

La relación cambia, de modo que el vínculo también cambia: pasa a tener un significado más trascendente donde el amor lo llena todo. Pero para llegar aquí, muchos dolientes necesitan llevar a cabo pasos y procesos intermedios.

Continue reading

Características y atención del duelo traumático en niños

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

Una de las frases que más escuchamos quienes trabajamos en el ámbito del duelo infantil es que “hay que tener mucho cuidado porque los niños se pueden traumatizar“.

Estas frases suele emitirlas un adulto que ha tenido una experiencia negativa con la muerte y, por ejemplo, confiesa que, desde que vio a un difunto o fue al tanatorio por primera vez, se traumatizó y ya no ha vuelto a hacerlo, o no ha vuelto a ser lo mismo y tiene miedo de que eso les ocurra a sus hijos.

A todos estos adultos les explicamos que no es tan fácil traumatizar al niño, que esa experiencia no tiene por qué ser tan negativa y que seguramente se deba a que se lo explicaron mal, o esperaba otra cosa, o sencillamente nadie le explicó lo que iba a suceder o ver.

Factores que contribuyen al duelo traumático

Aunque es muy difícil que nos enfrentemos al caso de un niño que atraviese un duelo traumático, sí es cierto que hay factores que pueden provocar esta situación. Estas son algunas experiencias que hemos visto en terapia y que pueden resultar traumáticas para los menores, si bien no dependen exclusivamente de la pérdida:

Como decíamos, el duelo sea traumático no depende en exclusiva de cómo haya fallecido el ser querido, también influyen las habilidades del niño y de quienes le rodean, las experiencias previas, la red de recursos disponible, quién estaba a su lado, el tipo de pérdida (no es lo mismo perder a un progenitor que a toda la familia), la cantidad de cambios a las que se vea sometido, etc.

Continue reading