Curso on-line de Intervención en Duelo

FotoCursoOnLine_peqblogOK

Tenemos buenas noticias para todos aquellos que desde hace tiempo nos habéis mostrado vuestro interés en adquirir formación sobre la intervención en duelo normal y complicado: desde este mes, ya podéis inscribiros en nuestro Curso on-line de intervención en duelo”, que arrancará en octubre y tiene como objetivo proporcionar al profesional sanitario formación para atender el proceso de duelo, tanto en adultos como en menores.

El curso consta de 5 módulos teóricos que abarcan todos los aspectos que rodean el proceso de duelo y su abordaje terapéutico: definición, tratamiento y complicaciones, la terapia de duelo grupal e individual, el duelo en niños y adolescentes, o el abordaje del duelo traumático. Podéis consultar el programa completo en este enlace.

¿Por qué este curso?

Desde hace más de una década nuestra entidad ha trabajado para profundizar en el conocimiento del duelo y hemos tomado conciencia de las necesidades y peculiaridades de este proceso. A través de nuestra experiencia terapéutica hemos detectado la inmensa necesidad de apoyo que manifiestan los dolientes en una sociedad donde la muerte y el duelo se han convertido en un tabú.

Por esta razón, cada vez es más habitual que los dolientes recurran a los profesionales sanitarios en busca de orientación y ayuda. Por este motivo, saber detectar los síntomas del duelo complicado y cómo intervenir resulta crucial para que el profesional pueda responder de forma adecuada ante esta demanda creciente.

Objetivos

Este Curso on-line de Intervención en Duelo ofrece al profesional los conocimientos necesarios para atender el proceso de duelo, así como herramientas que le permitan afrontar el dolor ajeno y gestionar las situaciones de gran intensidad emocional.

Esto se consigue a través de una completa combinación de exposiciones teóricas, casos prácticos y lecturas sometidas a debate, todo ello dividido en 5 módulos teóricos que abordan desde las características del duelo complicado, hasta la terapia de grupo e individual, el duelo en menores o su abordaje en casos especiales.

Continue reading

Soluciones infalibles para aliviar el duelo

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

FMLCAl final de cada una de las sesiones formativas que impartimos en la Fundación Mario Losantos del Campo, siempre hay alguien que pregunta: ¿Cómo puedo ayudar a una persona en duelo? Esta consulta suele repetirse en diferentes ocasiones y ante circunstancias distintas, y la verdad es que suscita mucho interés.

Estos interrogantes reflejan la búsqueda de soluciones infalibles, recetas únicas, que les permitan ayudar a personas que están en duelo. En ocasiones nos lo piden para ayudar a algún conocido y, otras veces, para sí mismos. Durante mucho tiempo nos hemos resistido a ofrecer recetas generales para situaciones particulares. Creemos que es casi imposible que una fórmula general pueda captar la inmensa complejidad de matices del duelo.

El duelo como proceso único

Desde siempre hemos partido de la base de que el duelo es un proceso único y que no existe un duelo igual a otro, y todo eso sigue siendo verdad. No hemos abandonado esta idea y nos ratificamos en que resulta casi imposible afinar en el duelo, sin tener en cuenta las particularidades casi infinitas de cada caso. Pero, al mismo tiempo, es cierto que existen respuestas, o actitudes, o pautas que funcionan siempre.

Estas pautas no sirven para dar una respuesta clínica profesional a la resolución de un duelo complicado, pero sí para aliviar al doliente durante un proceso de duelo sano. Son actitudes o pautas que siempre ayudan a aliviar el dolor, pero hay que tener en cuenta lo limitado de su alcance. No son pautas terapéuticas en el sentido clínico de la palabra, simplemente aligeran el peso del duelo y facilitan que este proceso sea sano.

Continue reading

El duelo desautorizado: Cuando la sociedad no deja espacio al dolor

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

© MalagónHay procesos de duelo que parece que no tienen derecho a ser llorados. Parece darse por hecho que hay determinadas experiencias de pérdida que no van a doler o, por lo menos, que el dolor va durar sólo unos días: cuando fallece un padre o una madre a edad muy avanzada, los abuelos, un duelo perinatal, el fallecimiento de una pareja cuya relación no era admitida, la muerte de un sobrino, o de un familiar con el que no había buena relación…

Todos ellos son ejemplos de procesos de duelos a los que socialmente no se les da un espacio, o que parece que van a tener una rápida recuperación. En la literatura sobre el duelo se les denomina “duelos desautorizados”.

Reacciones ante un duelo desautorizado

El doliente que atraviesa un proceso de este tipo suele sentir culpa o dudas sobre si sus sentimientos son válidos o no. Cuando el entorno y la sociedad le apremian para que se sienta mejor y para recuperarse rápido -minimizando la importancia del dolor y de este tipo de fallecimientos-, el doliente puede sentirse inseguro con respecto a los derechos que tiene acerca de su dolor.

En otras ocasiones lo que puede suceder es que el doliente no sienta espacio para dolerse, es decir: que no encuentre en su entorno más próximo ni el reconocimiento ni el apoyo necesario para elaborar su duelo.

Continue reading

Cómo atender el duelo de las personas con discapacidad (II)

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

© MalagónAbordamos de nuevo este tema, del que ya hemos hablado en artículos anteriores ya que, a pesar de su importancia, no siempre se le dedica la atención que se merece.

Hoy nos centraremos en aquellos factores que pueden ser determinantes a la hora de desarrollar un duelo complicado en las personas con discapacidad intelectual, es decir: los factores considerados de riesgo para este colectivo que deben ser tenidos en cuenta por los profesionales que les rodean y sus familiares:

Pérdidas bruscas e inesperadas

Cuanto más brusca sea la pérdida de un ser querido, peores van a ser las consecuencias sobre esta población, pero no hay que olvidar que, dada su baja comprensión, a menudo las personas con discapacidad no pueden prever una muerte, aunque ésta corresponda a una situación natural por edad avanzada.

Por esta razón, deberemos tomar como inesperadas todas las pérdidas no predecibles y temer una reacción complicada.

Falta de apoyo percibido o traumas acumulativos

Esto hace referencia a la pérdida de apoyos durante el duelo. Esta situación se da cuando el entorno no es capaz de dar apoyo suficiente al doliente discapacitado, bien porque lo consideran incapaz de expresar y compartir el dolor, porque no hay empatía con él o por el papel que ocupa el doliente en la relación familiar.

Otras pérdidas asociadas pueden ser la de la vivienda donde desarrollaba su vida habitualmente por la muerte del cuidador principal, la pérdida del estatus, de las actividades habituales…

Continue reading

Los duelos superpuestos: Cómo afrontar varias pérdidas sucesivas

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

© MalagónA veces, cuando fallece un ser querido, parece que todo se detiene. Podemos tener la sensación de que la vida se ralentiza, pero no es así: la vida continúa y el mundo sigue girando, aunque nos pueda parecer imposible que lo haga.

Quizás por esta razón, a veces puede ocurrir que, mientras aún nos encontramos en medio de un proceso de duelo, se produzca otra muerte en la familia o en el entorno, que viene a sumar aún más dolor al ya existente. En este caso, el abanico de reacciones ante esta nueva pérdida es amplio.

Sensación de impotencia ante la vida

Puede suceder que en el doliente predomine una tremenda sensación de impotencia, de que la vida le golpea, le trata injustamente o que todo le sucede a él. A esto se añade una profunda sensación de vulnerabilidad ante la vida y la percepción de que no tienen ningún control en un mundo que es dañino y hostil.

En estos casos, el trabajo del duelo probablemente tendrá que ir encaminado a aceptar que, aunque en la vida tenemos cierto control sobre las cosas que nos suceden, este control no es total, ya que vivimos en un mundo azaroso. Asimismo, habrá que reparar esa visión tan hostil de la realidad y ayudar al doliente a aceptar la dualidad de vivencias que se producen en el mundo, unas veces positivas para nosotros y otras, negativas.

Cuando el duelo es abrumador

A todas estas reacciones que hemos mencionado puede sumarse un sentimiento de derrota, de que lo que ha ocurrido es demasiado para ellos y que no van a poder manejarlo todo. En este punto, es imprescindible acompañar esa sensación, que es legítima, y saber que no se puede imprimir prisa a los procesos de duelo.

Y es que, aunque el tiempo no es el factor clave de un proceso de duelo, lo cierto es que se necesita un mínimo de tiempo –cada persona precisa de un periodo distintopara poder elaborar una doble pérdida. A esto hay que añadir el hecho de que en la vida hay momentos en que una persona puede no sentirse capaz de superar algo, pero esto no significa que no seamos capaces, sólo que en dicho momento vital la sensación predominante es esa.

Los duelos superpuestos

Sin embargo, quizás la más demoledora de las reacciones, la que añade mayor sensación de extrañeza, es aquella en la muerte de un ser querido se superpone a la de otro, como si uno de los fallecidos tuviera una mayor presencia que el otro: como si el recuerdo de uno de los difuntos se difuminara y el del otro cobrase mayor relevancia.

Hay pacientes que describen esta sensación como si el último duelo sustituyera al anterior, como si la otra muerte se viera lejana o hubiese perdido relevancia. Descubrir todas estas sensaciones hace que el paciente lo viva con sentimiento de culpa, como si estuvieran olvidándose de uno de sus seres queridos.

Continue reading