El duelo en el entorno familiar (I)

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

FMLCEl pasado 26 de abril participamos en la IV Jornada de Duelo de la asociación Menudos Corazones, donde impartimos una charla acerca de las reacciones del entorno familiar y social ante el duelo y su influencia en la superación del mismo. Dado el interés que suscitó este tema, reproduciremos la ponencia aquí, dividida en varios posts.

El duelo en el entorno

En nuestra sociedad existe una tendencia más o menos generalizada que tiende a protegerse del dolor huyendo de él. Huir de lo que nos produce dolor y acercarnos a lo que nos produce placer forma parte del instinto humano. Esta forma de enfrentarnos a la vida y al mundo nos ha mantenido sanos y salvos como especie durante millones de años. Ésa es la manera natural de acercarse a algo doloroso.

El duelo lo vivimos en sociedad porque somos seres sociales. Por este motivo, el modo en que la sociedad evalúa o maneja el duelo influye tremendamente en la forma en que el doliente vive su dolor. No hace mucho tiempo, el duelo se vivía en familia y tenía un impacto en la sociedad. La vivencia del duelo era comunitaria.

La necesidad de aceptar el dolor para superarlo

Sin embargo, ahora el duelo se vive cada vez más de manera aislada, no compartida. La razón es que nos encontramos en una sociedad que vive de espaldas al dolor, a la muerte y al sufrimiento. Vivimos en una sociedad «abrefácil» donde lo importante son las cosas que se consiguen sin esfuerzo.

Por eso rechazamos y apartamos de nuestras vidas todo lo que tiene que ver con el dolor o con el sufrimiento: lo obviamos, lo desplazamos y, al final, acabamos no atendiéndolo mientras podemos. Y, cuando ya no nos queda más remedio -porque estamos frente a la muerte, frente al dolor y al sufrimiento- entonces la muerte es tremendamente impactante y produce un shock en el ser humano.

Continue reading

El duelo por la muerte inesperada de un ser querido

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

MUERTETRAUMA

El duelo que tiene lugar tras una muerte inesperada presenta un conjunto de características concretas que orientan el camino de este proceso en una dirección determinada.

Hoy pondremos el foco en las generalidades del proceso de duelo que se desencadena tras un fallecimiento repentino y nada esperado.

Sensación de irrealidad tras una muerte repentina

Lo más característico de una muerte inesperada es la lucha con la sensación de irrealidad. Es muy habitual que, tras un fallecimiento repentino, el doliente no sienta el dolor de la pérdida en un primer momento. Cuando se observan reacciones de serenidad mantenida o de gran tranquilidad en dolientes que acaban de perder a un ser querido, generalmente éstas se achacan a la frialdad o incluso a la fortaleza (bien o mal entendida) pero, en cualquier caso, sorprenden.

A menudo estas reacciones provienen de mecanismos de defensa básicos de protección del dolor. No podemos afrontar lo que no estamos preparados para soportar. Estos mecanismos internos de protección dan tiempo a nuestra mente y a nuestro cuerpo para que procesen lo sucedido. Son mecanismos puramente biológicos y necesarios. Cada persona tiene unos tiempos para afrontar la realidad de la muerte, que deben ser respetados.

Cuánto dura el duelo tras una muerte súbita

Cuando se sufre la pérdida repentina de un ser querido, el doliente seguramente va a necesitar más tiempo para encajar lo ocurrido y su energía se centrará más en este proceso que en cualquier otro. Se encontrará con angustia, dolor, falta de comprensión de lo sucedido e incluso sensación de inseguridad.

Continue reading

Las claves para una terapia de duelo exitosa

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

FMLCDurante las sesiones de terapia, siempre decimos a nuestros pacientes que cada duelo es único, que cada uno tiene su propio ritmo a la hora de elaborarlo y que en ese proceso existen generalidades, pero no universalidades.

Sin embargo, a pesar de repetir esta idea en todas nuestras terapias, somos conscientes de que hay determinados aspectos o condiciones que resulta imprescindible que se den para que la terapia tenga éxito. Se trata de condiciones sin las cuales no puede darse una resolución del duelo. Nosotras consideramos que al menos existen cinco factores necesarios para garantizar el éxito del proceso, aunque somos conscientes de que pueden surgir discrepancias al respecto, tanto por parte de los dolientes como de los profesionales de la Psicología.

Factores imprescindibles para la terapia de duelo

Este listado de condiciones se basa en la observación basada en nuestro ejercicio de la terapia de duelo durante más de una década:

    • Una relación terapéutica basada en el respeto y exenta de juicio. La relación entre paciente y terapeuta es curativa en sí misma. Debemos creer en las posibilidades reales de nuestros pacientes y esto implica creer que el ser humano es capaz de sobrevivir a la pérdida. Esta relación se basa en la confianza: si un paciente confía en nosotros, se defenderá menos, por lo que la terapia progresará más rápido. No existe la confianza sin el respeto. En el momento en que nuestro paciente sienta que puede ser juzgado, se protegerá. Perder su confianza implica perder el proceso. Y, en cualquier caso, sería una actitud paternalista por nuestra parte.

    • Continue reading