Cómo explicarle a un niño que va a morir

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

© MalagónHace unas semanas acudimos a un centro de Educación Especial con nuestro proyecto “Aprendiendo a vivir, Explicando el morir”, donde nos reunimos con algunas familias de discapacitados para hablar acerca del duelo y de cómo explicar la muerte a los niños.

Durante la charla, surgió la tan temida pregunta de cómo explicar su propia muerte a un niño. No era la primera vez que ocurría, ya antes nos habían consultado profesionales sanitarios que se enfrentan día a día con esta dura realidad. Pero en esta ocasión la pregunta venía de una madre que sabe que la discapacidad de su hijo tiene un final. Y, dolorosamente, en ese caso el final estaba relativamente cerca, ya que su hijo se había deteriorado con bastante rapidez.

Las palabras de esta mujer nos llegaron al corazón. Transmitía que para ella esa realidad se estaba haciendo inminente y, así, puso sobre la mesa un miedo que muchos compartiríamos llegados a esa situación: explicarle a un hijo su propia muerte, anticipar un duelo conjunto en el que ella llevaba un largo recorrido de años, desde que supo la noticia de que la enfermedad de su hijo era compleja y tenía un final.

Cómo explicar a un menor su propia muerte

Fue este encuentro el que nos decidió a redactar este post, escrito desde el corazón y el cariño con el que las personas nos hacen esa pregunta, del interés por hacer las cosas lo mejor posible al enfrentarse a uno de los momentos más complicados de la vida de un padre y -en muchos casos, según los profesionales sociosanitarios– algo a lo que uno no quiere enfrentarse nunca.

Como siempre, os dejaremos unas indicaciones para que os sirvan de guía ante la difícil tarea de explicar a un niño su propia muerte:

  • • Priorizar a las figuras de seguridad: Los familiares más cercanos son quienes mejor les pueden comunicar la noticia. Si están en un centro de salud o un hospital, lo normal es que sus médicos de referencia y el personal sanitario puedan ayudarnos ante esta tarea.
  • Si el niño pregunta, no evitar la respuesta con evasivas: Frases como “No tienes que preocuparte de eso ahora”, “No pasa nada”, etc. no son de ayuda, sino que aumentan su incertidumbre.
  • Utilizar palabras sencillas que el niño pueda comprender: Como ya hemos explicado anteriormente, hay que tener en cuenta que, a determinadas edades, el niño no entiende que la muerte es universal, sino que ésta pertenece al mundo adulto o es selectiva. Tampoco comprende que es irreversible, sino que la equipara a un sueño o a un viaje, de ahí la importancia de explicarle qué significa con un lenguaje adecuado o con ejemplos, atendiendo a las opiniones que le corresponden por edad.
  • Continue reading

Para qué sirven las teorías sobre el duelo

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

FMLCResulta complicado abordar la práctica clínica del duelo sin tener en cuenta las teorías explicativas sobre el mismo. Esto es así, a pesar de que siempre hacemos hincapié en el hecho de que cada duelo es distinto y único.

A la hora de impartir una terapia, no podemos tomar tan sólo la casuística como referencia, sino que resulta imprescindible tener formación y conocer el duelo a nivel teórico. El hecho de que los pacientes conozcan la teoría del duelo, aunque sea a grandes rasgos, resulta incluso terapéutico.

Las primeras teorías sobre el duelo

Cada teoría sobre el duelo ha aportado luz a un momento puntual. Ninguna es enteramente válida, pero ninguna es enteramente errónea. Los paradigmas del duelo han tratado de hacer comprensibles a los dolientes y a los profesionales una realidad que  era rechazada socialmente y de la que se sabía poco. Guían al doliente a la hora de atravesar el proceso de duelo, aportando datos sobre lo que hace la población media en esa misma situación y tratando de comprender las reacciones del duelo.

Las primeras teorías sobre el duelo, desde Parkes y Lindemann, tuvieron el acierto de ser las primeras en interesarse por esta realidad, y por tratar de arrojar luz sobre la muerte y cómo afecta a los seres más queridos. El inconveniente que tuvieron estas primeras teorías es que estaban basadas sobre todo en entrevistas  a viudas. Por ese motivo, eran sesgadas a un solo género -el femenino- y a atendían a las emociones que generaba la muerte en los supervivientes -en este caso en las viudas-, dejando de lado otras realidades.

Los síntomas “normales” del duelo

Estas primeras teorías describían los distintos momentos o fases que era “normal” atravesar en el duelo, asumiendo que la normalidad era puramente un dato estadístico. Así, si el estudio hubiera estado enmarcado -por ejemplo- en las vivencias de espías rusos o en una catástrofe de dimensiones mundiales, los resultados hubieran sido distintos. En este contexto, la pregunta que subyace es hasta qué punto son generalizables estos resultados a la población en general.

Continue reading

Superar el duelo: Cuando se instala la culpa

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

FMLCEl sentimiento de culpa en el duelo tras la muerte de un ser querido es una emoción habitual en la experiencia del doliente.

Cuando esta emoción se instala y se bloquea, se convierte en el centro del proceso de duelo, complicando su elaboración y convirtiéndose en una de las emociones más difíciles de abordar en la terapia.

Las falsas creencias sobre el duelo

En el duelo, la culpa se relaciona con algo que ha ocurrido y que el doliente considera irreversible. Este sentimiento viene acompañado de angustia, irritabilidad y tristeza. La autoimagen de la persona en duelo se resiente y el pensamiento está ocupado principalmente por los hechos concretos por los que se culpabiliza el doliente.

En ocasiones, la culpa que aparece en el duelo se sustenta en ideas irracionales -pero muy extendidas-, como por ejemplo: “A él no le gustaría que sufrieras” o “Si no lo superas, no dejas descansar al fallecido”. Esta clase de afirmaciones favorecen que el doliente se sienta culpable por no superar rápido su dolor, o por llorar, o por sentirse triste.

El sentimiento de culpa del superviviente

A medida que se desarrolla el proceso de aceptación y asimilación de la pérdida, se van disipando la sensación de culpa, o los autorreproches que el doliente se hace por disfrutar, o por volver a hacer cosas que se habían dejado de lado tras el fallecimiento del ser querido, incluido el sentimiento de culpa por seguir viviendo. Esto ocurre cuando se va asimilando la aceptación de la realidad de la muerte.

En las terapias es frecuente observar esa sensación de culpa, por ejemplo, en los padres que sobreviven a sus hijos, como si no tuvieran derecho a vivir. Durante la elaboración de su duelo y conforme aceptan lo que ha ocurrido, vuelven a darse permisos y se dan cuenta de que el dolor no es el único camino para echar de menos a quien han perdido.

Continue reading

Libros infantiles que ayudan a explicar la muerte a los niños

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

A menudo recibimos numerosas consultas tanto de padres como de profesionales, pidiéndonos que les recomendemos libros para trabajar la muerte con los niños.

Es decir, los adultos necesitan lecturas que les ayuden a introducir y tratar este tema con los menores, o incluso abordarlo cuando ha tenido lugar una pérdida en la familia.

Para dar respuesta a esa necesidad, en nuestro artículo de hoy os dejamos un listado de libros que pueden ser de gran ayuda para explicar la muerte y el duelo a los niños.

«El Pato y la Muerte»: Explicar el concepto de la muerte

Este libro es una de nuestras obras infantiles favoritas y expone abiertamente el encuentro de un pato con la muerte, a través de unas preciosas ilustraciones. Es una lectura útil para niños con edades a partir de los 6 años, es decir, alumnos del primer ciclo de Primaria. El libro establece un diálogo entre el pato y la muerte. Un ejemplo de la narración es este extracto, uno de los más aprovechables del libro:

  • – ¿Ya vienes a buscarme?

  • – He estado cerca de ti desde el día que naciste… por si acaso.

  • – ¿Por si acaso? – preguntó el pato.

  • – Sí, por si te pasaba algo. Un resfriado serio, un accidente… nunca se sabe.

  • – ¿Ahora te encargas de eso?

  • – De los accidentes se encarga la vida…

«El Pato y la Muerte» es un libro que podría servirnos para hablar a un niño de la muerte, pero no de la muerte concreta de un familiar, sino del propio concepto de muerte. Esta obra explica cómo es el proceso de la vida, mediante una metáfora con animales, y nos presenta a la muerte como una compañera de viaje.

«No es fácil, pequeña ardilla»: Trabajar las emociones del niño

Este excelente libro nos presenta a una ardilla pequeña y los sentimientos, emociones y reacciones que experimenta tras la pérdida de su madre. Se trata de un libro asequible para explicar las emociones y los comportamientos infantiles durante el duelo, que narra lo importantes que son los recuerdos y mantenerlos en el corazón.

Continue reading