Superar el duelo: cuándo pedir ayuda

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

FMLC

Lo primero que explica la definición del duelo es que se trata de un proceso normal. Y con normal nos referimos a que es esperable y sano que exista dolor y tristeza, tras el fallecimiento de una persona a la que hemos estado vinculados.

Es imposible no sentir cierto nivel de dolor cuando fallece alguien de nuestro entorno, por lo que es perfectamente normal  que, tras la muerte, se desencadene el duelo.

Aunque es un proceso natural, como todo proceso, puede complicarse. Lo más habitual es que el duelo se afronte sin necesidad de ayuda profesional especializada, pero si no sigue el curso esperado (duelo complicado) e interfiere en el funcionamiento de la persona, comprometiendo su salud, la psicoterapia especializada en duelo resulta imprescindible.

Cómo saber que un duelo se ha complicado

Pistas que pueden ayudarnos a saber cuándo solicitar ayuda  a un profesional especializado:

  • • Sentirse bloqueado en el proceso.
  • • Sensaciones físicas vagas, difusas, o parecidas a las que experimentaba el fallecido durante un periodo de tiempo • largo (Somatizaciones contrastadas médicamente).
  • • Sentirse incapaz de afrontar la vida sin el fallecido.
  • • No sentir nada.
  • • Dificultad para asumir la realidad de la muerte.
  • • Sentir una emoción muy intensa al hablar del fallecido, aun habiendo pasado al menos seis meses después de su muerte.

Diferencias entre duelo normal y complicado

Como hemos comentado en post anteriores, la diferencia entre duelo normal y duelo complicado viene en gran parte delimitada por la intensidad y duración de las manifestaciones del duelo.

Esta distinción a menudo resulta muy difícil de matizar: por un lado, debido a la confusión que existe a nivel académico con respecto a la definición de duelo complicado; y por otro, a que el duelo normal y el complicado se mueven en un continuo de intensidad, por lo que su diferenciación es compleja.

El diagnóstico y diferenciación entre duelo normal y complicado ha preocupado desde hace años a los investigadores de este proceso, siendo este tema fuente de reflexión y de estudio para muchos autores relevantes. Prigerson es uno de los que más han investigado la delimitación de los criterios de duelo complicado. Como resultado se ha desarrollado un Inventario de Duelo Complicado* para facilitar al profesional el diagnostico de duelo complicado.

Cuándo buscar ayuda psicológica para el duelo

La adaptación española del inventario de duelo complicado de Prigerson la han realizado Garcia, Landa et al., que elaboran una serie de criterios para la delimitación del duelo complicado que ponemos a continuación:

● Criterio A: Estrés por la separación afectiva que conlleva la muerte.

Presentar, cada día o en grado acusado, 3 de los 4 síntomas siguientes:

1) Pensamientos intrusivos -que entran en la mente sin control- acerca del fallecido.

2) Añoranza -recordar su ausencia con enorme y profunda tristeza- del fallecido.

3) Búsqueda -aún sabiendo que está muerto- del fallecido.

4) Sentimientos de soledad como resultado del fallecimiento.

Continue reading

Cuánto dura el duelo: ¿De verdad el tiempo lo cura todo?

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

FMLCTodos disponemos de mapas de la realidad, creados por nosotros mismos para adaptarnos al mundo en el que vivimos. Se trata de creencias concretas sobre la vida, que asumimos como ciertas y que nos permiten dar sentido a lo que nos sucede.

Estos esquemas que tenemos de la realidad son atajos que nos permiten tomar decisiones de manera más ágil. De otro modo, si tuviéramos que conocer todos los datos acerca de una realidad concreta para poder tomar una decisión, eso nos ralentizaría y bloquearía nuestras acciones de manera fulminante.

Así pues, contar con dichos mapas de la realidad -aunque a veces no se correspondan enteramente con ella- es positivo y nos facilita la vida. Lo que ocurre es que, igual que unas veces agilizan nuestra toma de decisiones, en otras ocasiones nos hacen cometer errores. Esto es así en todos los ámbitos de la realidad (conocer a alguien nuevo, empezar a trabajar…) incluido el proceso de duelo.

Falsas creencias sobre el duelo

Algunas de estas ideas o creencias acerca del duelo, muy extendidas culturalmente, pueden dificultar la resolución del mismo, ya sea porque lo intensifican o lo alargan. Hoy examinaremos alguna de esas creencias, para poder cuestionarlas y analizar su validez, con el único propósito de evitar bloqueos en un proceso que está llamado a resolverse de una manera casi espontánea.

Éstas son algunas de las ideas o creencias erróneas más comunes sobre el duelo:

  • • “El tiempo lo cura todo”.
  • • “Hay que ser fuerte”.
  • • “Si no lo superas, no dejas descansar al fallecido”.
  • • “Los que estamos aquí necesitamos que estés bien”.
  • • “Él/ella no querría verte así”.
  • • “Es mejor no pensarlo”.

Hoy profundizaremos en la primera de ellas: “El tiempo lo cura todo”. Se trata de una de las creencias másextendidas y es habitual escucharla al menos una vez en la vida: el paso del tiempo como solución o remedio frente al dolor.

Continue reading

El duelo infantil: Cómo explicar a un niño que su padre o madre va a morir

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

© MalagónHoy hablaremos de uno de los momentos más difíciles para cualquier familia: cómo explicar a los niños que su padre o su madre va a morir. Hemos decidido abordar este escenario porque, aunque duro, sucede con una frecuencia mayor de lo que nos imaginamos.

Este tema es complejo porque, además del impacto que genera a los adultos el hecho de pensar que vamos a perder a nuestro cónyuge, a esto se unen las numerosas dudas sobre nuestro futuro familiar que nos plantea esta situación y el problema de explicárselo a los hijos. Por esta razón, en este artículo nos ceñiremos únicamente a las explicaciones que podemos dar a los niños en esos momentos en que la muerte se hace inminente.

Cómo comunicar una situación grave a los niños

Cuando recibimos la noticia de que el fallecimiento es inminente, en primer lugar es necesario tranquilizarse: los niños responden a nuestros estados de ánimo. Si no queremos generarles un impacto mayor, es conveniente que intentemos transmitir la información lo más objetivamente posible y con la mayor serenidad de la que seamos capaces.

Tranquilizarse no implica esconder nuestras emociones: hay que dejar que el niño las vea, no conviene ocultarlas. No existen emociones buenas ni malas, simplemente hay emociones. El único problema es que, si nuestros sentimientos son muy intensos, el niño podría asustarse o impregnarse de nuestra emoción. Por esta razón, es conveniente tranquilizarse y expresar las emociones de manera serena.

La rutina durante el duelo infantil

En esta situación, también es fundamental que nos organicemos para no cambiar los hábitos o rutinas de los más pequeños: debemos garantizarles que todas sus necesidades y actividades estarán igual de cubiertas que antes de la enfermedad.

En principio, lo ideal es que sea uno de los padres quien les ayude en su rutina diaria. Pero, si esto no es posible, es recomendable recurrir a personas cercanas de nuestro entorno, en las que los niños confíen, de modo que no noten los cambios que iremos preparando de manera gradual.

Cómo explicar la enfermedad de un padre

En necesario transmitir la información de forma adecuada para que los niños entiendan la situación. Hay que explicarles que el proceso es irreversible, es decir, que papá o mamá está muy muy malito, tanto que no es posible que se pueda recuperar.

Continue reading

Cómo acompañar a una persona durante su duelo

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

FMLCEn este artículo nos centraremos en cómo acompañar al doliente, una vez que ha pasado un tiempo desde la pérdida: cuando ya ha afrontado el duelo inmediato, la persona en duelo comienza a darse cuenta de la realidad de la pérdida y vuelve a retomar su rutina.

Esta etapa se conoce como duelo agudo. Acompañar a alguien de nuestro entorno que haya sufrido una pérdida puede resultar difícil a la hora de saber cuál es la mejor manera de ayudarle, qué decir y qué no decir.

Cómo atender el duelo agudo

La barrera fundamental a la que nos enfrentamos cuando estamos al lado de una persona en duelo y queremos ayudarle son nuestros propios miedos: miedo al dolor, a la muerte, a no saber qué decir o qué hacer, miedo a hacer más daño, etc.

Acompañar a alguien en duelo supone centrarse en el otro y colocarse al lado del que sufre, sabiendo que no tenemos la capacidad de liberar mágicamente el dolor de nadie. Pero sí podemos ofrecer una ayuda fundamental escuchando, interesándonos, ofreciendo ayuda concreta y respetando el proceso del otro.

Cómo consolar a una persona en duelo

La primera de las ayudas básicas que podemos proporcionar a alguien que está en duelo es ofrecerle nuestro interés y nuestra apertura a la comunicación; mostrarnos interesados y abiertos a lo que la persona quiere compartir. Es importante ser conscientes de que nada de lo que podamos decir va a aliviar instantáneamente el dolor de la persona.

El duelo duele y que exista dolor es parte inherente del proceso. Escuchar realmente a alguien que está sufriendo, estar a su lado de forma auténtica, con cariño y cuidado es una ayuda fundamental y de gran valor. Si no se sabe qué decir, es mejor no decir nada. Reconforta más un acompañamiento en silencio o una mano en el hombro que una frase hecha.

La escucha en el duelo

Se suele menospreciar el poder de la escucha y del acompañamiento, como si no fuera suficiente. Sin embargo, estar al lado de alguien que sufre, validar con nuestra atención todo aquello que está viviendo, le ayudará a andar el camino del duelo. Permitir al doliente poner palabras al dolor, expresarse con el llanto o el enfado, o compartir cómo está afrontando su pérdida le va a ayudar a elaborar las tareas del duelo de una manera casi espontánea.

Continue reading