Nuestros alimentos llegan a Malaui

test

La campaña solidaria «Alimentos para Malaui» que pusimos en marcha el pasado mes de junio recogió más de una tonelada de alimentos que, tras un largo viaje, por fin han llegado a los centros materno-infantiles que mantiene en Benga la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol (MCSPA), nuestra contraparte en África. Ya podéis ver las fotos de los niños que, gracias a vuestro apoyo, disfrutarán de una mejor nutrición durante una larga temporada.

Durante las tres semanas que duró la campaña, numerosos vecinos de Alcobendas, San Sebastián de los Reyes y Madrid se acercaron a nuestra sede para donar principalmente aceite, leche en polvo y legumbres. También participaron empresas locales como Parcesa, Parques de la paz, que colaboró con 200 kilos de comida. En total, FMLC recogió más de 1.150 kilos de alimentos que fueron enviados a Sevilla, donde se almacenaron en un contenedor especial que partió por barco en septiembre hacia Mozambique.

Desde allí fueron transportados por carretera hasta la localidad de Benga, al este de Malaui, por lo que han tardado varios meses en llegar a su destino final: uno de los centros materno-infantiles que nuestra contraparte, la MCSPA, ha puesto en marcha en esta región. 

Una dieta nutritiva para los niños de Malaui

En estos centros, los niños de entre 3 y 7 años reciben educación infantil y dos comidas diarias, lo que contribuye a mejorar notablemente su salud y su calidad de vida. Haz click para ver las fotos de la recepción de los alimentos y de los pequeños disfrutando de sus primeras raciones de leche.

Actualmente, el 50% de la población de Malaui vive en la miseria. La elevada densidad de población y la pobreza han contribuido en los últimos diez años a la degradación de la base de sus recursos naturales. Se calcula que un 48% de los niños menores de 5 años presenta problemas de crecimiento, el 22% padece malnutrición grave y un 5% sufre un grave deterioro de su salud.

La mayoría de sus habitantes apenas pueden permitirse adquirir productos básicos como carne o medicinas, mientras que los alimentos a los que tienen acceso –arroz y maíz, base de la agricultura local– son insuficientes para garantizar la correcta nutrición de los niños. Ahora, gracias a vuestra ayuda, los pequeños de Benga podrán disfrutar de una dieta sana durante varios meses, lo que les ayudará a crecer mejor y más sanos. ¡Gracias a tod@s!